martes, 15 de abril de 2008

Losch se dirige a la Familia Betel de Brooklyn


http://governingbodyletters.blogspot.com/

Estimados camaradas abducidos por la Watch Tower:

Os paso una traducción de nuestro queridísimo miembro del Cuerpo Gobernante, Gerrit Losch, amante de la de la cultura donde los halla, patrocinador de diversas universidades por todo el mundo.

Discurso Especial de Gerrit Losch a los Miembros de la Familia Betel. (Se dieron instrucciones específicas de que este discurso no se colgase en internet).

PRESERVANDO EL ESPÍRITU DE LA FAMÍLIA BETEL

"Cada familia tiene su propio espíritu. Como los instructores de Galaad bien saben, cada clase tiene su propio espíritu y así sucede con las congregaciones. Pablo habló a los coríntios sobre conservar el espíritu de la congregación "de manera que el espíritu pueda ser salvo en el día del Señor". (1ª Coríntios 5:5) La familia de la Central Mundial tiene su propio espíritu. Actitud definida por el diccionario Webster como una estado mental o una disposición. El tomo 2 del libro Perspicacia en sus páginas 1026-7, "Ru'ah y pneu'ma ambas se usan para para designar a la fuerza que provoca que una persona despliegue una determinada actitud, disposición o emoción... Como la que despliega un grupo de personas, es la fuerza dominante que les motiva".

La familia Betel despliega gozo, celo, lealtad, obediencia y aprecio. Disfrutan de una asociación estrecha con sus mayores, muestran interés personal unos a otros, tienen amor por la verdad, posee un espíritu abnegado y dan apoyo a cualquier directríz porcedente del Cuerpo Gobernante. Os encomiamos a que manifestéis dicho espíritu. (Salmo 110:3, Isaías 6:8) "Gracias por estar aquí, por cada año que estás, te amamos más".

Una experiencia de La Atalaya: Un hermano explicó que su hijo quería ver mundo y se enrroló en la marina mercante. Mientras visitaba en Nueva York, Betel. Vió que hombres y mujeres salían de la fábrica para ir a los comedores. Él observó lo ocupados y felices que estaban. Obsevó el espíritu de ellos. Él dejó su trabajo y ahora es siervo ministerial en la congregación de su padre. El 6 de enero de 1999, se recibió una carta de aprecio de un visitante que había visitado Betel el sábado: "las personas que ví iban vestidas con dignidad y respetuosamente. La vestimenta de nuestros hermanos mostraba respeto por nuestro Crreador".

Nosotros trabajamos para la gloria de Dios. Ese es el propósito de la familia Betel (Efesios 1:12) La familia de Betel mundial trae gloria a Jehová. (Efesios 3:21) Atesorad el buen espíritu de la familia Betel. Conservadlo inmáculo. (1ª Tesalonicenses 5:23)

El espíritu del mundo es como la contaminación. El espíritu del mundo hay que resistirlo. (Efesios 6:13) Nosotros recibimos el espíritu de Dios, no el del mundo. El espíritu del mundo puede afectar nuestra actitud, nuestro gozo. La familia Betel despliega un espíritu excelente. Sin embargo, algunos despliegan un actitud mundana y coorporativa. Esta actitud coorporativa afecta a unos pocos, y no debe afectar a otros. Sin embargo, es la responsabilidad de todos tener cuidado para no influir en otros con el fin de formar este espíritu coorporativo.

¿Pero no es Betel una cooporación no lucrativa? Betel no aprueba una actitud coorporativa. Por ejemplo, la Biblia habla de "dirigir", en Lucas 12:42 se refiere a dirigir una casa no en el sentido en cómo la dirigiría un director mundano. ¿Cómo puede introducirse esta actitud en nosotros? Esto viene como consecuencia de leer muchas periódicos mundanos, por internet, adoptar teorías, se transmite a través de hermanos que tienen sus propios negocios en la mundo y nosotros adoptamos sus puntos de vista.

¿Puede venir de programas informáticos como SAP? No. A pesar de que el programa está hecho con cierta termimología y operaciones, estas pueden ajustarse a nuestras necesidades. ¿Qué es esta actitud? ¿Cómo podemos identificarla y evitarla?

El espíritu coorporativo es: 1º.- ... democrático. El trabajo se retrasa por que el superintendente tiene miedo a tomar una decisión por él mismo. Se opta por una decisión consensuada, por lo tanto, él no asume su responsabilidad. 2º.- No se les muestra respeto a los más antiguos. Se antepone la eficiencia a la compasión. In el mundo, aquellos que se quedan desempleados con 40 ó 50 años tienen muy difícil encontrar un empleo. Algunos están quemados (deshechados) antes de poder cobrar su pensión. El trabajo se les da a los jóvenes. (Añade el que colgó el discurso: "¿Está bromeando? Actualmente Betel está deshaciéndose de los trabajadores de más edad, por el gasto que supone los cuidados que necesitan".) 3º.- Crear trabajo artificial cuando no hay suficiente trabajo para mantener a todos ocupados. Crear puestos de trabajo en los que se requiera mano de obra manual y trabajos repetitivos, le quita su dignidad al trabajador. Se dice que no es posible desempeñar una faena sin las instrucciones precisas, a pesar de que son algunos los qu pueden precisar esas instrucciones precisas. El no admitir que hay un exceso de personal en el departamento. 4º.- Ver que hay insuficiente interes personal de unos para con otros. Cuando alguien se 'esconde' en su oficina para evitar el contacto personal con otros. Está el que te dice: "Envíame un email"... está evitando el contacto visual. (Filipenses 2:4). ¿Le diría un padre cuyo hijo desea hablar con él: "Envíame un email"? (Añade el betelita que ha colgado el discurso: "Losch es un miembro del Cuerpo Gobernante que habla como si hubiera perdido el contacto con la realidad por que le es desagradable. Si alguien se dirige a él con alguna pregunta... te dice: "Envíame una carta") 5º.- Demasiada producción. Hay que controlar la producción y la productividad. Esto crea ansiedad en los trabajadores. Los trabajadores tienen miedo a no dar la talla delante de su superintendente/encargado. Tienen pánico a que los trasladen de departamento, o, a que los echen de Betel. 6.- El espíritu competitivo, eclipsando a otros. Si el superintendente promueve la competencia entre los miembros del equipo con el fin de incrementar la productividad, eso es mundano. Gálatas 5:26 nos dice que no debe haber competencia. 7.- Despilfarro de los recursos. La actitud es siempre tener más de lo que se necesita. Miquéas 6:8 habla de "andar con modestia". Es fácil gastar el dinero que no es nuestro. Se razonable, no albergues ideas grandiosas. Solicita únicamente lo que necesites. No despilfarrar el dinero. 8º.- El método filosófico para incentivar a los trabajadores. La psicología popular, la filosofía humana, son intrísecamente egoístas y causa frustración. 9º.- La jergas. La familia Betel ha mejorado en los últimos 6 meses en el uso de jergas. (1ª Corintios 2:13) ¿Reflexionamos cuál es la actitud tras estas expresiones y palabras? 10º.- Reflexionar en la manera en que nos hablamos unos a otros. No utilizar groserías o habla cortante cuando nos comunicamos con otros. Un habla propia de un hombre de negocios es algo mundano. Nuestra manera de hablar debe de ser afectuosa, amigable, e infundir cariño en otros. (Efesios 5:31). Al habla del mundo le falta el espíritu del compañerismo.

A pesar de que en Betel podemos aprovecharnos de las ventajas que nos ofrecen ciertas cosas del mundo para realizar nuestro trabajo, no adoptamos sus modos y maneras. Los programas informáticos son sólo una herramienta. Podemos prescindir o escoger el que nos convenga. Nuestra satisfacción no puede residir en estas herramientas. El hombre espiritual no está interesado en sus preferencias personales, sino en el amor, el gozo y la paz. Él no se ve afectado por el tipo de trabajo o dónde lo desempeña. Él lo mira todo desde la óptica del hombre espiritual. Él fomenta y conserva el excelente espíritu de la familia Betel. Crece espiritualmente, ora y se asocia con los de más edad. La familia tiene un espíritu maravilloso. Así, ¡esto es lo que está sucediendo en el Hogar Betel, entre quienes están las personas más felices dela Tierra".

Así acaba el que estudió en la Universidad de Salamanca... el Gerrit Losch.

Ahora ofreceré mi opinión al respecto:

Apreciado Sr. Gerrit Losch:

No coincidimos en muchas cosas... una es esta disertación que religiosamente tuvo que escuchar la familia Betel de Brooklyn y Patterson. Podría contestarle de mil maneras y podría escribir varios libros sobre lo que usted asevera. Sólo le diré una, una sola, es la siguiente: No puede haber dignidad personal ni amor propio cuando tú no te ganas tu sostén económico y eres independiente... sino, que dependes de la caridad de los demás. Y, en esta línea, ¿cómo no van a tener terror los betelitas si... su futuro... siempre está pendiente de un hilo... de las NECESIDADES de la Organización? Así, las personas no pueden tener la naturalidad de expresar lo que piensan y son meros esclavos económicos... Sr. Losch, usted y el Cuerpo Gobernante, confunden el miedo que les tienen con la lealtad que les profesan. Son muy cucos... tienen cogidos a los betelitas... por donde más duele.

Un saludo.

P.D.: En su próxima visita a España, a ver si se decide y visita el Paraninfo de la Universidad de Salamanca... ¡vale la pena!