lunes, 14 de abril de 2008

Ancianos de congregación testifican en juicio por abusos sexuales a menores





















http://www.signonsandiego.com/news/riverside/20080410-1357-molest.html

Estimados camaradas que antaño sufrísteis la oscuridad de la Watch Tower:

La verdad es hermosa, la verdad nos libera, la verdad es eterna, ¿no dijo el Maestro aquello de: "¡y conocerán la verdad... y la verdad os libertará!"? ¿Quién no quiere la verdad? ¿Quién desea la mentira? ¿Quién intenta por todos los medios evitar que la luz resplandezca sobre los justos? La verdad y luz... inseparables compañeras de viaje. ¿No son los "hijos de la luz"... los que aman la luz... los que aman la verdad?

La luz nos deslumbra y nos ciega con todo su poder en estos 'últimos días' de este sistema de cosas watchtoweriano. ¡Amámos la luz... queremos la luz... anhelamos la luz! No hay nada oculto... para siempre. Necesitamos la luz, sin luz no hay vida. La ausencia de luz... trae la muerte. Sin luz no tenemos ni fotosíntesis... ¡qué ya es decir!

¡Qué bueno que nuestros hermanos los ancianos de congregación tan predispuestos a formar Comités Judiciales de tapadillo... sin luz ni taquígrafos... ahora nos cuenten los pormenores de los casos judiciales... por imperativo legal "mundano"! ¡Ironías de la vida... vosotros que debíais juzgar a toda la humanidad... juzgados por jueces humanos! ¡Pero tenéis suerte... la justicia humana te permite disponer de un abogado para que te defienda y todo se hace a la luz pública... nada de secretismos masónicos! ¿Dónde reside la superioridad de vuestra justicia "celestial-watchtoweriana" sobre la de este inicuo sistema de cosas? Esta es una pregunta que sí podéis contestar en algún artículo de La Atalaya.

El siguiente, es un artículo periodístico sobre el mismo tema de caso Murrieta, pero, por otro periódico, sobre el primer día de juicio. ¿Lo queríes leer? ¿Amáis la verdad? ¿Amáis la luz? Pues ahí va un resumen de la noticia... todo para vuestros ojos:


ANCIANOS DE CONGREGACIÓN TESTIFICAN EN JUICIO SOBRE ABUSOS SEXUALES A MENORES

Murrieta - Un hombre acusado de abusar sexualmente de dos hermanas menores de edad, y de una tercera en una 'fiesta de la piscina' en casa del acusado, donde le hizo tocamientos indecentes, ésta última de 11 años testificó el jueves.

La niña, que tenía 9 años cuando sufrió el acoso sexual que tuvo lugar en el 2006, subió al estrado en el juicio a Gilbert Simental, de 49 años, a quien se le acusa de tres casos de conducta lasciva en niñas menores de 14 años y una alegación múltiple que implica a las víctimas.

El se enfrenta a una condena de 45 años de cárcel, si resulta culpable de todos los cargos de los que se le acusa, dijo el fiscal del distrito Burke Strunsky.

La niña que testificó el jueves, estaba en la 'fiesta de la piscina' en casa de la hija de Simental, en julio de 2006.

Ella dijo que no podía nadar y, Simental se ofreció a ayudarla a pasar la zona profunda de la piscina hasta llegar a la parte donde no cubría y donde estaban jugando las otras niñas.

"Yo trataba de alcanzar la zona de la piscina donde estaban las demás niñas jugando", dijo ella. "Me quitó la braguita del bikini y trató de sujetarme de una manera extraña. Pude sentir sus dedos en mis partes íntimas", declaró ella.

Un caso por el que se acusa a Simental de abusar de una menor y que está archivado aparte.

Las autoridades empezaron a investigar a Simental, cuando la madre de las dos niñas se acercó a las autoridades escolares y les contó que sus hijas habían sido sufrido abusos por parte del acusado.

La tercera de las niñas le contó a su madre que Simental la había "empujado" en la piscina, inicialmente, la madre pensó que la había empujado a dentro de la piscina, testificó el jueves la madre.

"No entendí lo que trataba de decirme", dijo ella.

Fue un año más tarde cuando la madre, se malició por las infecciones recurrentes de su hija en la vagina, interrogó a su hija detenidamente y llegó a la conclusión de que había sufrido abusos sexuales.

Este caso está pendiente de ser juzgado, dijo Strunsky.

Simental es testigo de Jehová, y el anciano de congregación John Vaughn testificó el jueves, admitiendo que el defendido había confesado haber toqueteado a las dos hermanas.

"Lo que recuerdo es que él tocó a los dos ñiñas una sola vez", dijo Vaughn.

Sin embargo, tras el interrogatorio exhaustivo del abogado de la defensa Miles Clark, el anciano dijo: "No le puedo relatar palabra por palabra todo lo que me dijo el acusado".

El miércoles, la madre de las dos hermanas testificó que sus dos hijas habian sufrido tocamientos por parte del defendido en julio de 2006.

Ella dijo que en ese entonces no lo denunció a la policia, sino que llamó a los ancianos de congregación.

Los ancianos --Vaughn y Andrew Synai-- perdieron una moción con la que intentaban librarse de testificar.

Una apelación dirigida al Tibunal de Apelaciones del Distrito 4º, solicitando al tribunal la revocación de la orden del juez que les obligaba a declarar, fue solicitado por Simental antes de que empezara el juicio el lunes pasado. El tribunal declinó aceptar la apelación.

Simental mantiene que él habló confidecialmente con los ancianos. Pero el juez concordó con el asunto en discordia que alegaba que la confesión a los ancianos fue hecha ante un comité, y entonces esa información fue diseminada a otros.

La mujer también advirtió a un maestro sobre los abusos deshonestos, y la dirección de la escuela se puso en contacto con la policía.

La mayor de las dos hermanas, que ahora tiene 12 años de edad, testificó el miércoles que, Simental, que primero la tocó a ella durante la fiesta de la piscina y los pijamas en la casa de Murrieta del acusado. Ella y su hermana eran amigas de la hija del acusado.

La muchacha testificó que Simental le toqueteó los muslos mientras las otras niñas jugaban en la piscina, y después ese mismo día más tarde por la noche mientras estaba en el colchón hinchable en la habitación. Ella dijo que se despertó encontrándose al acusado junto a ella encima del colchón.

"Él estaba manoseando mis muslos y vagina", testificó la muchacha.

La niña dice que protestó pero el acusado le dijo: "shhhhh" y continuó con sus acciones.

"Me sentí extraña, aún así, sabía que aquello estaba mal", dijo la niña.

La muchacha dijo que se dió la vuelta con la intención de que esto parase las acciones del acusado, pero él continuó toqueteándola.

"Me giré pero él simplemente no quería parar", testificó la muchacha.

Simental, supuestamente toqueteó a la muchacha por debajo de su ropa, sujetador y pantalón corto de pijama.

Hasta aquí el resumen del artículo periodístico.

¿Qué se puede hacer con un sujeto así? ¿Lo protegemos, lo ocultamos o lo informamos a la policía para proteger a otras niñas como sus posibles víctimas? ¿Qué haces Sociedad Watch Tower... para proteger a los niños en las congregaciones? ¿Te parece tu sistema paralelo judicial... cristiano? Por favor, dinos, ¿deben o no deben los ancianos de congregación denunciar a los pederastas a la policía? Ellos harán sólo lo que tú les mandes en tus directrices. No quermos evasivas, ni subterfúgios ni verdades a medias... sencilla y llanamente... ¿DEBEN O NO DEBEN LOS ANCIANOS DE CONGREGACIÓN EN ESPAÑA DENUNCIAR A LOS PEDERASTAS A LA POLICÍA? Es muy sencilla de contestar esta pregunta... no necesita una carta de 4 páginas, como acostumbras a hacer.

Mientras tanto, nosotros, por nuestra parte... ¡VAMOS A DENUNCIAR A LA GUARDIA CIVIL Y AL MINISTERIO FISCAL VUESTRO SISTEMA JUDICIAL Y EL TRATO QUE DISPENSÁIS A LOS PEDERASTAS EN VUESTRAS CONGREGACIONES! Es la campaña para este mes.

Nos gusta la verdad, nos gusta la información, pero... queremos hacer algo positivo con la información... queremos que la información nos ayude a cambiar las cosas.