viernes, 4 de junio de 2010

La generación antes de que se traslapara

La generación de la Watchtower tiene cuerda para rato



¡Despertad! 8 de abril de 1969, páginas 13 y 14

Estimados camaradas víctimas de las verdades caducas del Cuerpo Gobernante:

Las verdades teocráticas de la confesión religiosa del notorio arraigo y olé, caducan antes que la leche fresca en verano. Ahora, acaban de reinventar la rueda en pleno siglo XXI: la generación del fin del mundo..., ¡se traslapa! Éstos se mean encima nuestro y nos dicen que llueve...

Se amparan en la falsa premisa de que los testigos de Jehová no gozamos de memoria, que nos pueden meter gato por liebre siempre que les plazca, pero, ¡craso error! Tenemos las hemerotecas teocráticas y muchos miembros de la Resistencia buscando en ellas esa perla de gran valor que indican los evangelios. Hoy, la Zíngara, se luce con esta joya de la literatura teocrática, ¡desde Málaga! Gracias, compañera, por todos tus desvelos a favor de la causa de la verdad y la justicia..., ¡estás acumulando tesoros en los cielos! ¿Quién es el padre de la mentira?

Ahora, andan en dimes y diretes sobre la duración de la generación que vería el fin del mundo: la generación se traslapa. Muy bien, espabilados, pero tenemos un problema: desde que el mundo es mundo, todas las generaciones se han traslapado, o sea, ¡a otro perro con ese hueso! Siempre he dicho que el mayor enemigo de la Watchtower es el tiempo. Ya lo decía nuestro gran Calderón de la Barca: "Al peso de los años lo eminente se rinde que a lo fácil del tiempo no hay conquista difícil".

Así, la mentira tiene las patas muy cortas, ¡cortísimas diría yo!

¿Qué nos diferencia a los ultra apóstatas ibéricos y a los agentes Watch a sueldo? Que nosotros documentos todo, todo y todo. Aquí no hay sitio para la demagogia watchtoweriana, aquí sólo decimos la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. ¿Es amarga la verdad, Orgullosote TJ? Sí, ¿verdad? También indigesta. Hay gente que le gustaría borrar la historia, las hemerotecas..., ¡si pudieran! El Governing Body Bank ya hace tiempo que lo hace en su CD Watchtower Library, no obstante, todavía hay muchas revistas en manos de testigos de Jehová que no han querido quemarlas en la hoguera. Lo que se dice: los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla. Nosotros no queremos olvidar el siempre valor transitorio de la teología tombolesca watchtoweriana y su lema: hoy hemos cambiado más que ayer pero menos que mañana..., ¡fíate de la Virgen y no corras!

La década de los 70 del siglo pasado, quedó en el olvido, pero la mentira profética no. ¿Y el fin del mundo? El fin del mundo puede esperar, ahora el Governing Body Bank está ocupado en vender los bienes inmobiliarios de la Orden del Voto de Pobreza y el Santo Pedir, pillar la pasta y salir corriendo. ¿Adónde huyen con el dinero de la venta? Nadie sabe, ¡pregúntale al anciano de tu congregación!