jueves, 17 de febrero de 2011

Tirar la piedra y esconder la mano

Portada y cita de la revista de la confesión religiosa
http://www.notiexpress.com.ar/contentFront/rosa-locales-8/denuncias-tras-la-muerte-del-testigo-de-jehova-accidentado-103917.html

http://www.agenciafe.com/noticia/articulo/152246/zona/3/DENUNCIAS_TRAS_LA_MUERTE_DEL_TESTIGO_DE_JEHOVA_ACCIDENTADO.html

Estimados camaradas víctimas de la pseudoteología watchtoweriana:

Recientemente ha fallecido Camilo Orlando Zampini debido a un accidente con su motocicleta.  Cuando los médicos quisieron hacerle la transfusión de sangre correspondiente, la esposa se cerró en banda y presento la tarjeta documento que edita y distribuye la confesión religiosa de los testigos de Jehová con la firma de su marido un tanto confusa  --según su hermana--.   En España se le llama Tarjeta de Instrucciones Previas: http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2011/02/md-ab-s-tarjeta-de-instrucciones.html

La hermana de fallecido, luchó legalmente para obtener una orden judicial que consiguió..., ¡pero fue demasiado tarde!  Los médicos ya habían diagnosticado muerte cerebral para cuando llegó la orden judicial.  La transfusión en este caso de emergencia y extrema urgencia, de hacerse, debía haberse hecho inmediatamente, dijeron los médicos.

La hermana del fallecido ha denunciado el caso en un juzgado, por abandono de persona y muerte agravada por el vínculo.  Además, también por unas supuestas agresiones físicas que sufrió por parte de testigos de Jehová que están evaluando los forenses.  No se pueden dar más detalles porque el asunto está bajo secreto de sumario.

Un miembro del CEH (Comité de Enlace con los Hospitales), Alejandro Ocampo, sin esperar el resultado de la investigación judicial que están llevando a cabo los médicos forenses para determinar la causa de la muerte, dijo que: "Zampini murió como consecuencia del golpe que recibió y no por falta de sangre", entre otras lindeces.

Luego, el mismo personaje  --siguiendo la política de la confesión religiosa en esta materia--, se ratificó en aquello de tirar la piedra y esconder la mano, cuando quiso enfatizar que lo de no aceptar transfusiones de sangre es una cuestión puramente personal e individual...,  en la que nada tiene que ver la entidad religiosa. (Véase el siguiente enlace: http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2011/02/querida-confesion-religiosa-que.html  y http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2011/01/el-no-las-transfusiones-sanguineas.html )  Casi se me caen las lágrimas de emoción al escuchar a éste miembro del CEH.  No obstante, a éste experto se le olvidó decir que los testigos de Jehová que deciden transfundirse sangre voluntariamente, reciben represalias por parte de la confesión religiosa.  ¿En qué consisten estas represalias?  Todo tu entorno social y familiar, deberá hacerte el vacío.  Sufres una verdadera lapidación social y familiar.  Y, quien ose dirigirte la palabra o decirte un lacónico "¡Hola!"..., sufrirá la misma pena.  ¿Cuánto puede aguantar emocionalmente una persona cuando todos tus seres queridos te dan la espalda..., por imperativo de la confesión religiosa?  ¿Es eso una tortura psicológica..., o un premio gratificante?  ¿Por qué el Sr. Alejandro Ocampo, no hizo mención a este detallito?  ¿Puede una decisión ser individual y de conciencia cuando existe coacción? https://picasaweb.google.com/formerwitness/CENTRODEDOCUMENTACIONPERMANENTESOBRELAEXPULSIONENLOSTESTIGOSDEJEHOVA#

Así, con toda la documentación aportada en los enlaces citados, el lector podrá documentarse y llegar a una conclusión acertada sobre los testigos de Jehová y las transfusiones de sangre..., ¡y la mano negra que hay detrás y que mece que la cuna!

Para finalizar, nuestro compañero Tejota, se luce con la siguiente faena:

LA HEMOTRANSFUSION,
¿UN ASUNTO PERSONAL?


Dice el Cuerpo Gobernante
que, por hemotransfusión,
es correcta decisión
no expulsar al claudicante,
si es que por debilidad
cedió ante tal tratamiento,
mas muestra arrepentimiento
con plena sinceridad.


Antes, con mano de hierro,
a todo el que transigía
y al final se transfundía
lo expulsaban como a un perro.
Hoy es todo lo contrario
y dicen con elocuencia
que es asunto de conciencia
hasta un desliz voluntario.


Tal cambio fue consecuencia
del tratado de Bulgaria,
que fue “nueva luminaria”
para no perder la audiencia.
Con este nuevo “alumbrado”,
el conde Drácula, digo,
bien podría ser testigo
y nunca ser expulsado.
17 de febrero de 2011 21:55