domingo, 25 de julio de 2010

¿Qué fue del oro de Ajalvir?





Estimados camaradas en busca del oro de Ajalvir:

Por más vueltas que le damos al asunto y por más que lo hemos preguntado --incluso a nuestro insigne TH--..., ¡no sabemos nada del dinero! El dinero en manos de la Watchtower, es como el río Guadiana..., ¡de repente desaparece de un lugar..., para aparecer en otro distinto! Una cosa es segura: sabemos que la confesión religiosa del notorio arraigo y olé tiene suculentos ingresos económicos, pero, ni sabemos cuánto ni cómo ni dónde. Por favor, ¡que alguien nos eche una mano!

El Pirula, nos ha mandado la documentación que aparece arriba. Él es un informador apóstata free lance (como todos los que colaboramos en la Resistencia, aquí nadie cobra un duro), sabemos que es un poco trepa, pero es buen muchacho. Simpático y abierto, habla varios idiomas y tiene buenas maneras..., sabe mezclarse entre la tropa y pasar desapercibido. En su congregación es todo un ejemplo y en Circuito le adoran rifándoselo las muchachas casaderas. ¡Es que el tío tiene cara de no haber roto nunca un plato! Le pierde un poco el baile agarrao..., ¡como a todo betelita que se precie! También tiene su lado solidario, como demuestra por sus aportaciones puntuales. Pero, ¿con qu documento nos sorprende hoy El Pirula?

Tiene que ver con el oro que los testigos de Jehová donamos en las décadas de los 80 y 90, especialmente. En el libro: Los testigos de Jehová, proclamadores del Reino de Dios (editado por la misma confesión religiosa en el año 1993), dice --en parte-- en sus páginas 346 y 347:

El último párrafo de la página 346, dice: "No obstante, los hermanos de algunos países se han sorprendido de lo que pueden lograr en el país si Jehová bendice su esfuerzo conjunto". ¿En qué ha consistido esa sorpresa, producto de la bendición de Dios? Tenemos otras, ¿y cuando no se recogen muchas contribuciones económicas en un país, también bendice Dios? Y los países que están sin un euro y en el que se venden sucursales, salones de asamblea y Salones del Reino, ¿éstos no son tampoco bendecidos?

El ejemplo ilustre para toda la hermandad mundial --¿cuánto dinero no daríamos para que el Cuerpo Gobernante nos cite como un notable ejemplo?--: "A principios de los años ochenta, por ejemplo, la Sucursal de España realizaba gestiones para conseguir instalaciones más amplias". ¡Andrés, Andrés, qué tiempos aquellos cuando el edificio central de la confesión debía de haber sido una empresa para componentes electrónicos, pero, lamentablemente dos de los tres socios se echaron para atrás y, tú, provindencialmente llegaste para poder llegar a un acuerdo ventajoso para ambas partes con el socio abandonado a su suerte! ¿Qué nos costó el terreno original con la estructura del edificio estrella..., 200 ó 300 millones de las antiguas pesetas en enero de 1981? ¿Quién puso el dinero encima de la mesa, el Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová?

"Solicitó al Cuerpo Gobernante los fondos requeridos. Pero como se estaban realizando muchos gastos en otras actividades, no se puedo conceder la ayuda. Si se les daba la oportunidad, ¿lograrían los Testigos españoles, cuyos salarios eran relativamente bajos, proveer suficientes fondos para tal empresa?". ¡Qué cara más dura! El Cuerpo Gobernante dijo que nones, que no soltaba una peseta --¡eso sí, si se compraba algo debía de escriturarse a su nombre..., como así se hizo!--. El Governing Body Bank es tan bueno, tan bueno, que estuvo dispuesto a "asumir" el riesgo de que los españoles pusiésemos la pasta para comprar una propiedad para ellos..., ¡se me parte el corazón, qué detalle!

Ahora viene la parte de la película cuando toca llorar a lágrima viva: "Cuando se les explicó la situación, ofrecieron gustosos: joyas, sortijas y pulseras para que se vendieran". Yo quiero saber, ¿cuántos quilos de oro y piedras preciosas se recogieron de las donaciones de miles de españoles? ¿Se vendieron? ¿Cómo y dónde? ¿Quién tasó todo esto y lo vendió? El que lo vendió, ¿pillo alguna comisión en metálico o en especies? ¿Sabes tú algo, Juan S.? Yo quiero saber dónde está el oro de Ajalvir. No sabemos nada, ¿hay un inventario de todo el oro que se recibió en donaciones para la compra del complejo de Ajalvir? ¿Se puede presumir de ser hijo de la luz mientras al mismo tiempo no se puede ser más opaco, financieramente hablando?

Pero, lo triste es leer la experiencia de una incauta abuelita con el corazón de oro: Al preguntarle a una ancianita si de veras deseaba donar la la pesada cadena de oro que había entregado, respondió: "Hermano, ¡será mucho más útil si se emplea para comprar un nuevo Betel que si la llevo en la muñeca". ¡Pobrecilla, ella que donaba la pesada cadena de oro para la catedral ajalvireña! ¿Estará viva todavía? ¿Cómo se sentirá cuando vea que venden Betel? ¿Piensan devolver el valor de la pulsera a ella o a sus herederos? ¿O, piensan que pueden vender el complejo de Ajalvir y, aquí paz y después gloria?

Otra experiencia conmovedora que escriben en el libro para que los testigos de Jehová de todo el mundo tomen nota y se animen a donar el vil y sucio dinero: Una hermana mayor sacó de debajo del piso de su casa una buena cantidad de billetes viejos acumulados a lo largo de los años. ¡Qué maravilla, quién los pillara! Cuando se venda la propiedad, ¿se le devolverán a esa hermana mayor o a sus herederos, esa misma cantidad de billetes o pensáis quedaros con todo el dinero de la venta y viajar con ellos al paraíso?

Hubo matrimonios que contribuyeron el dinero que habían ahorrado para viajes. ¿Y éstos qué? ¿Cómo se les quedará el cuerpo cuando se enteren que de su sacrificio para edificar la Casa de Dios..., algunos la venden y se quedan con el beneficio revalorizado?

Algunos niños enviaron sus ahorros. ¿No os da vergüenza desplumar también a los cándidos niños? ¿Necesitábais también el dinerillo de ésas criaturas? ¿No se sacia vuestra voracidad? Y, encima, los ponéis como ejemplo para que otros lo lean y piquen el anzuelo, ¿no?

Un joven donó para la construcción de la sucursal el dinero con que pensaba comprar una guitarra. ¿Y a éste incauto, qué? ¿Podemos devolverle el dinero o comprarle una guitarra, ahora que por fin se planea vender la propiedad a la que contribuyó con su dinero? ¿O, se quedará sin guitarra y sin dinero, mientras otros hacen le agosto? ¿Cómo podrá enamorar a su doncella..., sin guitarra para cantar la balada?

Para concluir, el cristiano --según la Watchtower-- debe tener los ojos abiertos a las señales de los tiempos, pero, ¿también debemos tener los ojos abiertos como pámpanos a las finanzas de la Orden del Voto de Pobreza y el Santo Pedir? ¿Dónde hay un informe financiero? ¿Dónde está el dinero? ¿Dónde está el oro donado? ¿Qué se hizo con el oro? ¿Sabe algo TH?

Acción para el post:

Cortésmente, solicitar transparencia financiera a la confesión religiosa.

Asociación de los Testigos de Jehová
Correo Electrónico:
tcjlegal@terra.es