domingo, 6 de febrero de 2011

Allisson Lozz, orgullosa de llegar virgen al matrimonio

Allisson Lozz

http://www.prensalatinalasvegas.com/2011-02/04-4338.htm

http://www.allissonlozz.com/

Estimados camaradas que os gusta estar informados puntualmente:

Hoy, le damos un toque tomatero al blog, y os informamos de que nuestra hermana Allisson Lozz (lo de Lozz, viene de Lozano).  Ella, dice lo siguiente en el enlace de arriba:

Allisson Lozz, actriz de la telenovela “Al diablo con los guapos”, y quien recientemente contrajo nupcias con su novio chihuahuense, confesó que llegó virgen al matrimonio y que no volverá a las televisión porque se dedicará a su vida de casada y a Dios.
Cabe destacar que la artista de 18 años de edad se casó con Eliú Gutiérrez, de 22 años tan sólo por lo civil y publicaron las fotos en la revista TVnotas; y dijo sentirse muy feliz por su nueva vida, ya que a pesar de haber rechazado varias ofertas de trabajo, Lozz se siente plena y entre sus planes está seguir buscando un lugar para poder predicar su religión como Testigo de Jehová.
“A mis 18 años logré llegar virgen al matrimonio y me dedicaré a mi casa y a Dios… ¡Jamás volveré a actuar!”, dijo la actriz.
Finalmente desmintió que se haya casado tan joven por estar embarazada, por presiones de su familia o la religión que ejerce.
¡Alisson, Alisson!  Mujer, ¿hacía falta decir públicamente que llegaste virgen al matrimonio?  Yo pensé que esto se llevaba en el ámbito más privado, pero, ¡cacarearlo a los cuatro vientos!  Uno puede ser artista y creer en Dios, pero, según mi humilde opinión, debes reservarte algo para su vida privada.  No hace falta que todo la humanidad lo sepa.  Además, es verdad que tú lo dices, pero, igual de verdad es que todos los hermanos y hermanas que se casan en los Salones del Reino de los testigos de Jehová, previamente son sometidos a un interrogatorio por el discursante sobre las intimidades y el alcance que han podido tener las carantoñas de la pareja de novios.  Los pardillos que confiesan que hubo algún escarceo apasionado, quedan fuera de juego y no se pueden casar en el Salón del Reino.  Entonces, ¿cómo se las apañan todos para poder casarse en el Salón?  ¡Pues mienten como bellacos!  Hecha la ley, hecha la trampa.