viernes, 23 de julio de 2010

La rotativa que pagamos, ¿qué han hecho con ella?

Nízam (El Ojo que Todo lo Ve)





Fotografías tomadas el día 30 de septiembre de 2009,a las 12:24 horas



O´Sensei (ex betelita atribulado)

Boletín mensual: Nuestro Ministerio del Reino, junio de 1989, página 6

Estimados camaradas sedientos de las aguas puras de la verdad:

Hoy tenemos un nuevo colaborador, O´Sensei, un ex betelita ajalvireño afectado por el reciente ERE y, ahora, también despechado. Llevaba en la Catedral Ajalvireña casi viente años --los mejores años de su vida-- y ahora se ve fuera en la fría y cruda realidad: sin jacuzzi, sin sauna, ni piscina climatizada, ni cancha de tenis, ni gimnasio..., y sin la típicas prebendas materiales que rodean este mundo idílico watchtoweriano del Voto de Pobreza y Olé, sin olvidar --¡por supuesto!-- ese buen comer y mejor beber del que tanto disfrutaba. Por las congregaciones de Madrid, a la congregación que llegaba para discursar..., ¡le extendían la alfombra roja! Las hermanitas solteras le llamaban el "soltero de oro", muy solicitado y engreído, el pobre pensó que su dicha sería eterna. Cuando terminaba de discursar, se echaba mano al bolsillo de la americana (no sin cierta excitación incontenida) y tanteaba el interior en busca de esos billeticos que tanto dulcifican la vida del mortal que piensa en el paraíso venidero.

Ahora, unos nubarrones oscuros se ciernen sobre su futuro y, despechado, ha decidido colaborar con la Resistencia. En su juventud hizo caso a la Organización y no cursó estudios universitarios ni aprendió un oficio: hizo el precursorado hasta que entro en Betel. Se siente utilizado y explotado por los pedigüeños con la esperanza celestial: le han exprimido como a un limón y lo han tirado el cubo de la basura. Se ve en la calle, en el mundo de Satanás, donde todo el mundo tiene sobre su lomo la maldición adámica de tener trabajar para vivir, estando acompañado de su soledad perpetua y acordándose de aquella hermana cuyo padre era empresario y que le tiró los tejos..., ¡ahora ella está felizmente casada y con un retoño! ¡Qué tonto fue por poner su confianza en la seguridad que le proporcionaba Betel! Finalmente, ha llegado a la conclusión de que la Watchtower es como el caballo de Atila: donde pisaba no crecía la hierba. Su vida ha quedado desolada y arruinada por el paso del huracán Betel. No obstante, él está aquí, para ayudarnos y nos ha enviado algo que forma parte de su vida, el suplemento que aparece arriba con la HANTSCHO que entre todos los españoles pagamos..., y la que unos pocos han decidido vender de espaldas a los contribuyentes. Ha podido permanecer lo suficiente como para ver la celebración --¡hay que ser pardillo integral para esto!-- en Ajalvir cuando la imprenta dejó de funcionar hace unos meses. Cuando tenían que haberlo celebrado, no lo celebraron y, ahora, que la chapan..., ¡lo celebran! ¿Cómo se entiende esto? El mundo al revés. La Watchtower es capaz de vender una estufa a un caribeño.

Además, en este post, hemos tenido la colaboración de nuestro compañero Nízam, ha tenido la gentileza de suministrarnos las fotos del día en el que se imprimió la última revista en la sede nacional de los testigos de Jehová en Ajalvir (Madrid). Nunca deja de asombrarme la Watchtower..., ¡la peña celebrando el día del cierre, como si del día de la inauguración se tratase! El presagio de que la inmensa mayoría de ellos irían a la calle, y casi todo el mundo --Rafa, tú no-- con una sonrisa de oreja a oreja. ¿Alguien entiende esto? Por cierto, hubiera sido todo un detalle por parte de la confesión religiosa, el habernos informado puntualmente de este acontecimiento a todos los que con nuestros donativos económicos hicimos posible: la compra, todos los años de impresión y el coste del mantenimiento tanto de maquinaria como de personal. Pero, eso, pedírselo a la Watchtower..., ¡es como pedir peras al olmo!

Es curioso, en el Ministerio mencionado con el esquema de la imprenta, en el último párrafo, dice: "¡El proyecto ya está en marcha! Vuestras generosas contribuciones, así como la colaboración de los muchos voluntarios que sin duda se ofrecerán para ayudar en los trabajos de instalación de la prensa, permitirán seguir adelante con él". Sí, pardillo ibérico, sí, ¡todo lo hemos puesto nosotros: el dinero para la compra y la mano de obra para instalarla..., ¡hemos pagado, el papel, la tinta y la electricidad desde que empezó a imprimir hasta que hace unos meses --por orden del Cuerpo Gobernante-- se dejó de imprimir en España, en la sede nacional de los testigos de Jehová.

¿Cuánto dinero nos costó a los testigos de Jehová españoles esta maravillosa y celestial prensa ultramoderna?

Lo cierto es que no tenemos cifras --la confesión religiosa es muy opaca en esto de dar cifras--. Pero, en la época aquella, se nos dijo que costó de unos 350 a 400 millones de las antiguas pesetas. También, que los hermanos en España habían aportado mucho más, sobre unos 500 millones..., ¡por supuesto se callaron como cucos! Lo que recordaba, lo he podido contrastar con dos fuentes distintas para cerciorarme que mi memoria no me fallaba..., ¡y efectivamente, los tres hemos coincidido!

Lo que nos tiene escamados es la falta de información por parte de la confesión del notorio arraigo y olé: ¿qué se hará con la prensa..., que tanto dinero nos costó? ¿Se venderá? ¿Se trasladará a otro país? ¿Se nos informará a los contribuyentes sobre el precio de la venta, o, tendremos que consultar a Rappel? Para echar dinero y comprar la imprenta, hemos sido buenos cristianos. Para recibir información sobre su destino final, somos malos, y no hay que decirnos ni pío. ¿Es la opacidad la marca del cristianismo verdadero?

¡Estamos hasta el gorro de tan opacidad financiera! ¡Queremos un balance anual de entradas y salidas de dinero! ¿Hasta cuándo estaremos los hijos de la luz a oscuras en términos económicos? Si no sabemos cuánto dinero recauda la confesión religiosa, ¿cómo podemos saber la fecha del fin del mundo? ¡Aquí algo no cuadra..., y ese algo es el dinero!

Acción para el post:

El que lo desee, puede enviar un email --cortesmente redactado-- pidiendo información sobre el destino o venta de la prensa.

Asociación de los Testigos de Jehová
tcjlegal@terra.es