domingo, 12 de diciembre de 2010

Las transfusiones sanguíneas y los menores de edad: nuevas directivas

¡Despertad!: una de las dos revistas oficiales de los testigos de Jehová

http://www.extj.com/showthread.php?18595-Directiva-de-la-sangre-para-menores

http://www.jehovahs-witness.net/watchtower/beliefs/202967/1/KS-Blood-Handout-s-55-e-PDF (la directiva en inglés, en un foro apóstata)

http://testigoscristianosdejehova.blogspot.com/

Estimados camaradas víctimas de los desvaríos pseudoteológicos watchtowerianos:

En el foro de David y Mary Fuentes  --mi preferido en lengua española--, un compañero apóstata: El Informador, ha tenido el detalle de colgar las últimas directrices dirigidas a los ancianos de congregación sobre la posición que deben mantener los testigos de Jehová con respecto a las transfusiones sanguíneas y los menores de edad.  La confesión religiosa, en su artículo, lo dice claramente: no es negociable.

Pero, antes de entrar a diseccionar estas directrices que controlan la vida de los testigos de Jehová hasta en tratamientos médicos vitales, bajo la coerción de la confesión religiosa a aquellos que osen desmarcarse de estas directrices, la expulsión antes, y ahora prefieren llamarle a este castigo colectivo eufemísticamente: autodesasociación.  En términos punitivos, ¿existe alguna diferencia entre expulsión o autodesasociación?  No.  El castigo es el mismo: tus amistades no podrán dirigirte la palabra nunca más  --ni siquiera un "¡Hola!", y tu familia deberá restringir al máximo posible el trato contigo.  Unido a este castigo psicológico, está el teológico: serás destruido eternamente, sin posibilidad de vivir eternamente en completa juventud rodeado de un entorno paradisíaco junto a tus seres queridos..., ¡y todo por aceptar una transfusión sanguíneas!  ¿Se puede castigar más a alguien?  ¿Se le puede presionar más?

Según mi opinión, todas estas directrices han sido elaboradas en la destilería del Departamento de Asuntos Legales de la confesión religiosa en un sede mundial, con el plácet del todopoderoso Cuerpo Gobernante.  Después de leerlas detenidamente, llego a la conclusión de que son el enésimo esfuerzo de la Sociedad Watch Tower por lavarse las manos  --en cuanto a posibles repercusiones legales--  por las consecuencias personales que pudieran derivarse  de seguir estas directrices. Con la ayuda imprescindible de los ancianos (pastores religiosos locales) se pretende dar un empujón más para que las responsabilidades de sus desvaríos doctrinales recaigan en el testigo de Jehová de a pie..., ¡y nunca en la entidad religiosa!  Es la antigua técnica de: tirar la piedra y esconder la mano.

Uno, cuando lee cosas como estas, se pregunta: ¿quién lo ha escrito?, ¿cómo?, ¿por qué?, ¿para qué?  Esta posición no negociable de la confesión religiosa, es una permanente, ¿o está sujeta a cambio?  ¡Bueno!, todas estas y otras muchas preguntas intentaremos contestarlas con el ánimo de informar a la casa de la fe en román paladino.  Los teócratas del santo pedir, son expertos en eufemismos, doble lenguaje, y tienen su propio "lenguaje puro de la verdad"  --una especie de argot con el que nos entendemos las personas que pertenecemos a esta confesión religiosa--.  Estamos esperando que estas instrucción aparezcan también en España, si nos llegase información al respecto, en seguido os lo haríamos saber.  ¡Va por ustedes!

El tema se la trae: Cómo proteger a los hijos del uso indebido de la sangre.  Cuándo nuestro hijo sufre una hemorragia importante debido a un accidente, ¿le protegemos impidiendo que reciba el tratamiento médico indispensable para poder vivir?  ¿Quién ha determinado que las transfusiones sanguíneas son indebidas?    Querido Cuerpo Gobernante, ¿me pueden explicar cuál es el uso debido de la sangre?  Esto es un sinsentido, hablan de proteger cuando a todas luces se hace lo contrario.  Yo, el tema, lo traduciría así: Cómo podemos impedir que nuestros hijos reciban transfusiones de sangre.  Creo que sería más diáfano y prístino y todo el mundo lo entendería a la primera.  Aunque, a lo mejor, al Departamento de Asuntos Legales no le gustaría.  ¿Se les podría acusar de incitar al martirio gratuito?

Los ancianos deben estar atentos para examinar estos puntos con los padres de adolescentes o preadolescentes que tengan problemas médicos que pudieran obligarlos a adoptar una postura con respecto al uso indebido de la sangre.  ¿Está pregunta no es un poco enrevesada?  ¿Quién la ha formulado?  ¿Con qué intención?  Es un sí, pero no:  "Quiero que tú me entiendas pero sin que yo lo diga expresamente".  Bien podrían haberse ahorrado lo de adolescentes o preadolescentes y escribir: menores de edad.  Pero la Watchtower no da puntada sin hilo, y tiene una intención.  Traducida al román paladino: Los ancianos tienen que estar pendientes para hablar con los padres con hijos menores de edad con el fin de que entiendan claramente la posición de la confesión religiosa con respecto a las transfusiones sanguíneas en menores de edad.  Pero, otra vez, ¡no creo que les guste cómo he formulado la pregunta a los del Departamento de Asuntos Legales!

También pueden seleccionar algunos de estos puntos para tratar con matrimonios que estén esperando un hijo.  "Ancianos, ¡que no se os escaqueen las embarazadas!  A ellas también hay que atar en corto y exponerles claramente cuál es la posición de la confesión religiosa hacia mujeres que puedan sufrir una hemorragia en el parto y necesitar imperiosamente una transfusión sanguínea.  Ya sabéis, nuestra posición no es negociable".

Los ancianos pueden hacer una copia de este documento para uso personal, pero no deben hacer copias para nadie más.  ¡Ya estamos con el secretismo patológico!  Vosotros os habéis proclamado la Voz de Dios en la Tierra, ¿porqué no puede leer este documento el que se juega la vida  --o la de sus hijos--  por seguir vuestras directrices?  ¿Tal vez, para que llegado el momento, no se lo pueda enseñar a un juez y os podáis ver salpicados?  ¡Tenéis más miedo a las demandas judiciales que a una vara verde!

¿Qué medidas realistas pueden tomar los padres para proteger a sus hijos del uso indebido de la sangre? Eclesiastés 9:11  Vamos a ver qué medidas realistas le conviene a la confesión religiosa que adoptemos como propias.  ¿Qué tal si seguimos las directrices que aparecían en La Atalaya del 15 de junio de 1991, página 31, donde se contestaba a una hipotética pregunta de un lector: ¿Cuánto debe resistir el cristiano una transfusión de sangre que haya ordenado o autorizado un tribunal?  http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2008/03/blog-post_05.html

Párrafo dos: Es indispensable tener una convicción sólida, pues un médico bienintencionado puede insistir con firmeza en que una transfusión mejorará el estado del menor. ¿Cómo consigue una persona por sí misma esta convicción sólida que recomienda la confesión religiosa?  ¿Tal vez leyendo y releyendo las publicaciones de la entidad religiosa?  ¿Recibiendo la presión y el asesoramiento por parte de los pastores religiosos locales?   ¿Contactando el individuo afectado con el Comité de Enlace con los Hospitales (CEH)?  ¿Alguien me puede explicar cómo siete millones de personas llegan a la misma conclusión sobre que la Biblia prohíbe las transfusiones de sangre..., y todas ellas pertenecen exclusivamente a la misma confesión religiosa?  ¿Hay aquí una mano negra que mece la cuna..., pero que no quiere dar la cara?  ¡Ah!  Me olvidaba, sobre lo del médico bienintencionado, tal vez debería decir el 99% de los médicos, siguiendo la lex artis que rige el colectivo médico?  Y, por supuesto, que el médico querrá que el niño salve su vida, ¿qué otra cosa podría desear, un martir, quizás?

¿Con qué nos sorprende ahora la confesión religiosa?  Párrafo tres: Los padres han de estar totalmente resueltos a 'abstenerse de sangre' rechazándola para sus hijos. Aquí se quitan la careta sin quererlo.  Esta declaración, ¿cómo deben tomársela los padres, como una orden, o como qué?

Deben comunicar de antemano a todos los profesionales médicos su postura no negociable... ¿Así que no negociable?  ¿Esa es la postura de la confesión religiosa y a la que deben someterse sus miembros?  ¿No negociable..., como cuando la confesión religiosa prohibía las vacunas como obra de Santanás?  http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2010/10/64-ninos-mueren-al-no-vacunarse-por.html  Afortunadamente, la confesión religiosa  --con los años--  cambió de postura y, curiosamente, todos los testigos de Jehová al unísono cambiaron su postura contra este tratamiento médico.  ¿Coincidencia fortuita?  O, ¿hay una mano negra detrás de estas decisiones particulares en materia de salud?

¿No negociable..., como cuando se prohibían los trasplantes de órganos?  También entonces ese tipo de tratamiento médico era no negociable, pero con el paso de los años  --al igual que con las vacunas--  lo que era no negociable se convirtió en permitido, lo que la Biblia prohibía expresamente, ¡de pronto dejó de prohibirlo!  La historia contemporánea, nos ilustra repetidamente que las profecías y las verdades de esta confesión religiosa nacen con la fecha de caducidad en la base del envase.  ¿Cuánto tiempo tendrá que pasar hasta que las transfusiones sanguíneas estén permitidas por la confesión religiosa?  ¿Cuántas personas deberán morir antes de que cambien el ideario doctrinal?  Las verdades teológicas de esta confesión religiosa duran menos que la leche fresca en verano.  Por ejemplo, hace pocos años, los testigos de Jehová no aceptaban ciertos componentes sanguíneos, ¡hoy no existe ninguna objeción teológica!  ¿Alguna disculpa pública?  ¿Alguien ha asumido responsabilidades?  http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2008/06/blog-post.html

Párrafo cuatro: También deben ayudar a sus hijos a adquirir convicciones propias y defender su fe en caso de que se vean ante la perspectiva de una transfusión.  Aquí, lo que se pretende es mentalizar al niño o adolescente  --que siempre confiará en la palabra de sus padres--  con el fin de que queden completamente convencidos de las directrices que dicta la confesión religiosa, haciendo estas directivas como propias.  En otras circulares de la confesión religiosa les explica a los padres cómo pueden lograr esto: ensayando en casa  --como si de una obra de teatro se tratara--  con los hijos, haciéndoles las preguntas que posiblemente le harían los médicos y jueces.  Esto lo podéis comprobar en el siguiente enlace:  http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2010/08/quien-redacta-la-respuestas-medicas-de.html

El Cuerpo Gobernante no deja nada al azar, todo está milimétricamente estudiado y planificado, pero, sobre todo..., ¡que nos les salpique a ellos!  Esto debe quedar como un asunto de los padres y los hijos, sin implicar de ninguna de las maneras a la confesión religiosa.

Luego, añaden sus victorias en una serie de referencias a sus publicaciones, pero, como de costumbre, omiten sus derrotas.  Por ejemplo, el Tribunal Supremo de Canadá cómo desestimó el que los niños o adolescentes pudieran decidir en esta cuestión de vida o muerte: http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2009/06/tribunal-supremo-del-canada-1-0-watch.html   http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2009/05/canada-sutil-victoria-contra-los.html
http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2008/07/abogados-no-todo-es-defendible.html
http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2008/05/canad-1-0-sociedad-watch-tower.html