martes, 14 de diciembre de 2010

Un bebé muere al impedir los padres que le transfundieran sangre

http://joongangdaily.joins.com/article/view.asp?aid=2929557

http://network.nationalpost.com/np/blogs/holy-post/archive/2009/09/28/tom-blackwell-a-witness-account.aspx

http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2009/09/es-responsable-el-cuerpo-gobernante-de.html

Estimados camaradas víctimas de la teología watchtoweriana:

La verdad es más pertinaz que las mentiras y la demagogia.  Definitivamente, la verdad se alboroza triunfalmente sobre las patrañas de los agentes Watch.  Hoy, la lamentable noticia nos llega desde Korea del Sur, arriba tenéis el enlace con la noticia en inglés.  Nuestro Departamento de Traducción Apostata lo hace legible para toda la hermandad de habla española.  ¡Va por ustedes!
Un bebé fallece después que sus padres rehusaran transfundirle sangre
13 de diciembre de 2010
Un bebé de dos meses que nació con un problema cardíaco ha fallecido recientemente después que sus padres, testigos de Jehová, rehusaran tratarle con cirugía porque sus creencias religiosas prohíben las transfusiones sanguíneas, informó ayer la dirección del hospital.
El bebé, apellidada Lee, nació en agosto con una enfermedad cardíaca congénita.  Los médicos del hospital Seoul Asan Hospital, donde ingresó por primera vez, le diagnosticaron que necesitaba cirugía, pero los padres rehusaron dar la autorización, según la dirección del hospital.
La dirección del hospital, así como el equipo de ética y los abogados, solicitaron y obtuvieron una orden judicial en octubre que les permitía realizar el tratamiento quirúrgico, anulando la voluntad de los padres.  Pero, los padres rehusaron aceptar la orden judicial y trasladaron al bebé a otro hospital, ocultando el nombre del hospital, un hospital que --según ellos--  trataban este tipo de patología con un tipo de cirugía sin sangre.
El bebé falleció antes de una semana después de su traslado.
La madre dijo: "Si pudiese volver atrás en el tiempo, volvería a insistir en cirugía sin transfusión sanguínea".
Yonhap 
Fin de la traducción apóstata.

Lamentablemente, la historia se repite y con las mismas trágicas consecuencias: padres testigos de Jehová que huyen con su bebé a otro hospital para evadir una orden judicial donde se autoriza el tratamiento médico con transfusiones de sangre.  ¿Hasta cuándo?  Pues hasta que al Cuerpo Gobernante reciba "nueva luz" de parte de Dios donde les indicará que las transfusiones sanguíneas las permite la Biblia.  ¿Mientras tanto qué?  Mientras tanto más niños y adultos mártires en aras de una verdad caduca.