martes, 29 de enero de 2008

Frank On the Top...ilustre betelita ibérico defenestrado








Queridos camaradas condicionados por la política educativa de la Watch Tower:

El acertijo se revelará hoy, habéis esperado mucho. Lo podemos adivinar utilizando las fotos de "arriba". Utilizaremos un jeroglífico para adivinar el nombre del afectado... os daré alguna pista, el escudo de armas pertenece a una apellido ilustre e ibérico: ARRIBAS. Y, en la moneda aparece el nombre del Caudillo de España. Aquí no hay que subrayar nada... esto es más difícil... hay que pensar y deducir --algo que no aprendes al "estudiar" como indica la WT--.

Afortunadamente, nuestro komando Ka 001 (TorreLondon.es) ha logrado entrevistar a varios betelitas que vivieron aquel suceso trágico en Ajalvir y, el informe/relato está bien documentado. Los testigos son "protegidos" para que no puedan tomar represalias contra ellos... nuestro corresponsal ha arriesgado mucho al infiltrarse dentro de la Organización y lograr que los testigos atemoridados "cantasen", este es el relato... ¡para vosotros...está sucediendo... lo estáis leyendo! Vosotros betelitas, ¡dejad de leer el texto del día y documentaroos y aprended de tiempos pasados! Hay va el relato:

"Aquella mañana amanecía como cualquier otra mientras nos pertrechábamos y dirigíamos a la Adoración Matutina en el comedor ajalvireño --con la resaca propia de los excesos de la noche anterior--. Los corrillos dejaban ver que algo había pasado... Sólo unos pocos --los elegidos-- sabían que algo gordo se había cocido la noche anterior en el módulo 3 (viviendas donde residen los betelitas). Los sucesos me hacen recordar aquellas manifestaciones en la Plaza de Oriente en Madrid: "¡Paco... ARRIBA España!". La víctima, a la 1 de la madrugada, en el balcón de su apartamento, a pleno pulmon, se lamentaba con una deseperación que le llevaba a la locura: "¡Dios mío... Dios mío! ¿Estoy loco o qué? ¿Qué me está pasando...? ¿Por qué he tenido que dar un patada a la puerta y la he partido en dos?"

Sólo unos pocos afortunados oyeron los quejidos de la víctima, Frank On the Top. Al percatarse de los lamentos... con más miedo que vergüenza se armaron de valor y se dirigieron al lugar de donde procedían las voces la médico y su marido (con apellido cuasi de pintor malagueño se tratase),y el Rovireche, quien vivía en la puerta de enfrente. Estas fueron las almas caritativas que se presentaron en el cuarto de Frank On the Top... para tranquilizarlo con buenas y cristianas palabras..."Frank... ¡deja tu destino en manos de la Providencia!"... le decían. "¡Tranquilo... confía en el Komité Kardenalicio... sabrán valorar tus años de abnegado servicio! ¡Frank, no dejes que el lado oscuro de la fuerza se apodere de tu interior!". Sin embargo, Frank, que sabía del modus operandi de la Dirección de la Kofradía de Santo Pedir... no podía consolarse... el Mr. Hyde de su interior resurgía con fuerza imparable.

Con el amanecer del nuevo día llegó el escándalo y... todo el mundo en el comedor se enteró de lo ocurrido la noche de marras. Pero, Frank On the Top, no estaba en el comedor... lo tenían medio sedado y bajo tratamiento... así lo habían tenido toda la noche. El humanitario Komité Kardenalicio Ajalvireño... formando un corrillo, todos juntos deliberando... allí mismo en el comedor. Allí mismo, el Komité llegó a sentenciar a Frank: "Tan pronto como Frank se recupere, debe ser juzgado y expulsado de Betel. No debe comentarse ni deben enterarse los demás de la familia betel".

Pero, para poder entender todo debemos hacernos unas preguntas de carácter obligatorio: ¿Qué pasó? ¿Cómo un hombre como Frank; amable, cariñoso, afable, servicial y de buen talante... se transformó en un instante... del Dr. Jekyll a Mr. Hyde? ¿Qué le pudo llevar a ése acto de locura transitorio... a este acto de desesperación incontrolado? Por último, bajo los mismos condicionantes, ¿cómo hubiéramos actuado nosotros... cómo los sujetos que lo juzgaron y hallaron culpable de todos los cargos que se le imputaban... sin ningún tipo de atenuantes? ¿Tuvo un abogado defensor o pasó como pasa en Guantánamo? ¿Era Frank, digno de colocarlo en Delta Camp?

En aquellos días, Frank contaba con 60 años y llevaba en el servicio de tiempo completo desde el año 1973 --según nuestro topo en Servicio-- hasta el año 1975 como precursor especial, desde entonces como betelita en Barcelona y posteriormente, cuando Betel se trasladó a Ajalvir siguió siendo un hombre honorable... se lo reconocieron al nombrarlo "anciano de Betel". Título nobiliario donde los halla... ingresó en el elitista Club de los Grandes de España de la Orden del Voto de Pobreza y el Santo Pedir. Un veterano en todos los sentidos.

Desde hacía algún tiempo, Edward Palacios (Mr. Champán para los amigos) estaba dando de lado al que hasta entonces y por muchos años había sido su mano derecha y hombre de confianza en aquél fatídico departamento ajalvireño. Edward, "le había sido infiel" a Frank, ¿en qué sentido? Había escogido otro 'hombre' de confianza --por no decir mequetrefe... lo de hombre suena como a mucho-- un delfín y perro de presa oriundo de Santander, Seagull (Microwage)... hombre ambicioso, hambriento de poder y de control donde los hubiese, se alió con el poder y en contra de un hombre del 'pueblo'... como lo era Frank. Microwage, pensaba que un hombre sencillo y humilde como Frank, no podía gestionar los tiempos y métodos de trabajo... esto debía corresponderle a Cristiano de la Montaña (que después lo enviaron a Grecia... portes pagados) Inspector Braguetas I. La tarde anterior al triste suceso, Microwage, se presentó donde trabajaba Frank --en la remendería-- para recriminarle que había tomado decisiones sin su consentimiento. Frank On the Top, sin arrugarse ni cortarse un pelo, echó al Microwage del departamento que él gestionaba... prohibiéndole la entrada. ¡Casualidades de la vida...! Aquella tarde se encontraba en la remendería como expectador un amigo de Frank, un tal Dani (quien nos ha autorizado a usar su nombre de pila), que lo vió y lo oyó todo. Fue testigo de cómo el Microwage entró vociferando y soltando una sarta de improperios a nuestro Frank... diciéndole que él no era nadie para tomar decisiones de trabajo y que tenía que haber consultado con él como pelota mayor del Edward Palacios que era... amén de una ristra de groserías y descalificaciones personales.

Aparentemente, "el agudo estallido de cólera" entre Microwage y Frank, había quedado en algo que había sucedido entre dos hombres de honor. Pero el Seagull, se enfiló hacia la oficina del Edward Palacios para contarle su versión de lo ocurrido y poner como un perejíl a nuestro Frank... el otro, que aunque listo nunca lo ha sido... ya tenía pensado hacía mucho defenestrar al Frank... pero necesitaba un motivo que presentar ante sus compañeros de Komité Kardenalicio --Frank era un institución--, que justificase la destitución de nuestro hombre sencillo aunque apelota. El Seagull le ofreció la cabeza de Frank en una bandeja... como la hija de Salomé a Herodes la de Juan el Bautista --¡sí, en esto Frank, sin saberlo, estaba cumpliendo profecía... era el antitipo de Juan el Bautista... alguien tenía que servir como chivo expiatorio... como mártir--. Mr. Champán, no desaprovechó la ocasión que le bridó este atípico montañés de Seagull y le dió un consejo: "Ponlo todo por escrito, que lo consideraré en la próxima reunión del Komité". Así se hizo y, al día siguiente, Frank se enteró que el Komité había asignado a dos ancianos de Betel para que se reunieran con él (Sunday T. y M. Heads). Los enviados, le dijeron a Frank que, había un informe del suceso y un testigo presencial... un tal Dani. Frank abordó a Dani... pero éste último no sabía nada de informes ni nada de nada de lo que estaba pasando. Después de tranquilizar a Frank On the Top, Dani se dirigió a los ancianos asignados al caso, les indicó que el único que había entrado en la remendería lanzando improperios a troche y moche... había sido el Microwage, pero, de nada sirvió este testigo presencial --¡por cierto... el único que había presenciado la escena!-- a favor de Frank... el veredicto de cumpabilidad ya estaba escrito en la frente de Frank hacía mucho tiempo antes... antes que incluso sucedieran los acotencimientos... ¿cayó Frank en una trampa que le tendieron? La respuesta es evidente. El primer día de vuelta al curro, Dani, interesándose por FRank le pregunta, ¿qué tal, cómo estás? Él le contestó a Dani: "Vete, Dani, déjame si no quieres tener problemas. Me han dicho que no puedo decir nada a nadie, ni nada de lo que me acusa el comité excepcional". Me ofrecí a escribir una carta para él, pero estaba asustado y no quiso. No sabía qué iba a pasar, él tenía nos ahorrillos y pensó en marcharse de precursor a Ecuador... ¡pobre Frank... fiel a los infieles hasta el fin! "Ahora, vete, no quiero que nos vean hablando". Dani habló con el Germánico, éste opinaba que un comité judicial era excesivo para tratar esta nimiedad y, en todo caso, si alguien debía juzgar éste caso... debía ser el Komité Kardenalicio mismo. Así, le reunión prevista de los dos ancianos/jueces con Frank, se llevó a cabo con la pronosticable sentencia de acusación... se le trató sin contemplaciones ni miramientos... era una víctima de Mr. Champán que debía de ser enviado al frente en primera línea de batalla... y tenía que caer... no podía volver sano y salvo de esta refriega... esa era la consigna.

De hecho, en este primer escarceo con los dos ancianos,éstos le dejaron bien claro el siguiente aviso: "De tener otra salida de tono... sus días como anciano y como betelita estaba contados". En el colmo de la ironía, llegaron a preguntarle por su salud mental y en lo conveniente de recibir un tratamiento médico --olvidándose del Proverbio: "un sabio bajo presión se comportará como un loco"--. Estaba claro, para este comité excepcional, sólo había un culpable... Frank On the Top.

Lo cierto es que, el que se le cuestionara su juicio mental, se le culpase de todo lo ocurrido, eximiendo de todo a Seagull Microwage, fue la gota que colmó el vaso de su paciencia y su sentido de la justicia. Esa noche, tras la reunión con el comité, fue a la reunión, llegó a casa y se echó a dormir pero... no podía,tenía un desasosiego mental... intentaba relajarse una y otra vez para dormir... imposible conciliar el sueño y a la una de la mañana en su desesperación reventó la puerta como unmal menor.

De nuevo, el impoluto Komité Kardenalicio, organizó un comité judicial excepcional para que se reuniese con Frank. Frank, por supuesto, no tenía derecho a un abogado defensor --¡es algo anticristiano...¡según la Watch Tower! No tuvo derecho a que un perito médico lo revisara y pudiera explicar que,el que una persona con 60 y por primera vez en su vida, se cometiera tan tremenda injusticia con ella... pudo llevar a que diera el golpe a la puerta... sin necesariamente estar loco. No, de ninguna manera, la SWT no necesita de peritos médicos para nada en sus juicios al estilo Guantánamo... sin abogado y a puerta cerrada--. Aún así, Frank se negó a que Sunday T., formara parte del comité excepcional por ser parcial, y esto se lo concedieron... ¡pobre Frank... pensaba que apartando a una persona del comité la sentencia iba a ser diferente! El nuevo tribunal excepcional lo compondrían tres miembros: M. Heads, Choan V (Inspector Braguetas II) y un novato recién convertido Vincent Stellar, ¿la acusación? "Arrebatos de cólera" en la muy particular terminología watchtoweriana. Heads, fue especialmente duro con Frank --como buen lacayo de Mr. Champán--, Stellar, se dejó llevar al huerto por Heads. Choan V, evitó que a Frank lo expulsaran de la congregación cristiana. La sentencia: "Te libras de la expulsión... pero te vas de Betel,a la calle... a toda leche". Le quitaron todos los privilegios y galardones acumulados durante 30 años... la Watch Tower no perdona... su código penal es muy breve, como los islamistas, para casi todo aplican la pena de muerte. Sólo, después de apelar, se libró de estar por la calle como un mendigo y le concedieron el Precursorado Especial... enviándolo a Lugo.

Antes de abandonar Betel, fue asesorado por sus amigos para que escribiera una carta al Cuerpo Gobernante sobre el asunto. Finalmente, decidieron darle el especial, ¿la razón que dieron para esto?... No querían dar municiones a los apóstatas. La visita del Superintendente de Zona estaba próxima. El austriaco llegó, habló con Frank, y dijo que no se le debía haber dado el precursorado especial, pero... como el Cuerpo Gobernante había decidido ya eso... él no se iba a meter en medio. El caso, le sirvió al austrohúngaro para ajustar las cuentas a un Komité Kardenalicio que había dado suficientes muestras de incompetencia y parcialidad al tratar los asuntos de la familia. Los que conocen el percal, saben que la salida de tono de Frank, fue romper una puerta. ¿Pero qué hay de las peleas a voz en cuello entre Don Botijos y el Tejano Jalisco... con JHK como testigo? ¿Quién dice algo de la mala ostia de Albert Snake cuando alguien le llevaba mínimamente la contra? Ni siquiera nuestro querido JHK, estaba exento de ataques de autoridad cual dictador de una república bananera. La mínima discrepancia con cualquiera de ellos... suponía el defenestre total y secula seculorum... Frank nunca tuvo esa ventaja en la carrera por la vida.

¿Y qué hay del traidor montañés que se prestó a hacer el juego a Mister Champán... la verdadera mano negra de esta trama... sí, Seagull Microwage? Ganó esta batalla pero, a los pocos mese perdió la guerra. Como "Roma no paga a traidores", en la famosa reducción de personal de 1998, tanto él como su esposa tuvieron que abandonar la Katedral Ajalvireña... el sueño de su vida, por el que luchó y hasta estuvo dispuesto a traicionar a un hombre bueno con tal de conseguirlo. Después, el caso Frank On the Top, contribuiría al mismo defenestre de Mr. Champán en una de las más importantes intrigas palaciegas de estos personajes que actúan en la sombra con el fin de tener su pedestal, en la que también se cargaron a nuestro Juan Kurtz.

Esto se ha escrito para restituir la dignidad y el honor de una persona... ¡ya sabéis la máxima bíblica... "nada que está oculto... permanecerá tapado"!