jueves, 3 de febrero de 2011

Rusia: testigo de Jehová multada por no permitir tratamiento médico para su hijo

Clara Campoamor (en el Madrid de los Austrias)



http://rt.com/news/court-jehovahs-witness-son/

Estimados camaradas víctimas y afectados por la pseudoteología watchtoweriana:

Hoy, nuestra compañera Clarita, castiza entre las castizas, desde el corazón de España nos manda su crónica que dejó en el lugar habitual y secreto, lejos de los ojos de su esposo, hombre muy ocupado y entregado con las cosas y la fama de la congregación,  pero muy cariñoso con ella.  Ella "compra todo el tiempo oportuno que queda"  --por utilizar la jerga watchtoweriana--  y colabora con la Resistencia.  ¿Qué podemos decirle?  "Clarita, estás acumulando tesoros en los cielos al divulgar el evangelio verdadero que no caduca como las enseñanzas de los pedigüeños sin fronteras".

Una vez introducido el post apropiadamente, nos remitiremos a la noticia que aparece en el enlace superiror.  No es cosa de alegrarse que un niño inocente muera, sino todo lo contrario: ¡ojalá nunca tuviéramos que hacernos eco de estas noticias!  Triste como puede ser la muerte, lo es también morir en aras de una verdad caduca: no podemos olvidar que en un tiempo, los testigos de Jehová tampoco podían aceptar las vacunas o los trasplantes de órganos.  Pero, vamos a ir a la noticia pura y dura.  ¡Va por ustedes!
Un tribunal ruso penaliza a una testigo de Jehová por impedir un tratamiento médico para su hijo
2 de febrero de 2011
Un tribunal ruso multó a una mujer por rechazar la prescripción facultativa de administrar transfusiones sanguíneas a su hijo de cinco años.  La decisión de la mujer resultó en la muerte del niño en el hospital.  La sentencia judicial supone el primer precedente de este tipo en el país.
La confesión religiosa de los testigos de Jehová prohíbe estrictamente las transfusiones sanguíneas al considerarlas como un pecado y, los médicos, nos pueden administrar un tratamiento sin el consentimiento de un paciente.  Muchos padres testigos de Jehová tampoco permiten bajo ningún concepto que se transfunda sangre a sus hijos.  En algunos casos, los tribunales invalidan temporalmente la patria potestad de los padres, pero esto no es posible lograrlo en casos de emergencia.
Tal ha sido el caso de Natalya Podlozhevich y su hijo en la región rusa de Khanty-Mansi  (en los Urales).  En febrero de 2010, el niño fue trasladado al hospital en un estado crítico que requería una transfusión sanguínea.  Natalya no concedió la autorización, a pesar de que los médicos le advirtieron que al no autorizarlo estaría poniendo en peligro la vida de su hijo.  Sin el tratamiento adecuado, el niño murió a los dos días.
La oficina de fiscal abrió un caso contra la madre por dejar a una persona dependiente en peligro.  El miércoles, un tribunal de la ciudad la encontró culpable y fue condenada a pagar una multa.  Es la primera sentencia de este tipo y estable un precedente jurídico para los próximos casos, un portavoz de fiscal puntualizó.
Actualmente se está investigando en Moscú nn caso similar en el que está envuelto la muerte de un niño de testigos de Jehová.
Fin de la traducción apóstata.