sábado, 1 de enero de 2011

La Casa Betel de España: sus orígenes

Diciembre de 1980, foto del complejo desde un montículo alejado en el páramo ajalvireño
Diciembre de 1980, entrada original y principal al edificio
Diciembre de 1980, entrada a la nave 3
http://www.panoramio.com/user/5172952

http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2007/12/contaminacin-por-pops-en-ajalvir.html

Estimados camaradas que hicisteis posible el milagro de revalorizar este bien inmueble:

Año nuevo, vida nueva, ¡pero nosotros erre que erre!  ¡A reivindicar, que es lo nuestro!  ¿Qué mejor manera de empezar este nuevo año de servicio teocrático que remitirnos a nuestra historia contemporánea?  ¿Alguien da más por menos?

Gracias a la labor en la sombra de nuestro entrañable Topo Ajalvireño, tenemos una nueva entrega de fotografías de la época.  ¡Toda una exclusiva mundial!  ¡Todo para tus ojos!

30 años de sangre, sudor y lágrimas.  Treinta años de estar aportando los recursos económicos necesarios para su construcción y mantenimiento.  Treinta años de trabajo efectuado por voluntarios de la confesión religiosa.  Mil y un textos bíblicos para justificar la dirección divina sobre esta obra..., ¡nuestra única catedral en España!  Mil y una razones para convencernos que era nuestra mejor inversión espiritual.  Al final, todo se desvanece como el humo envuelto en nada.

Mientras tanto, el Governing Body Bank, ofuscado en una operación de liquidez mundial; ¡hacer caja al precio que sea, que el fin de mundo se aproxima velozmente!  Si la tuvieran, ¡venderían hasta la Sábana Santa de Turín!  Nos dicen:
Ahora, hermanos, pardillos integrales y cotizantes ibéricos, toca hacer caja.  El fin del mundo viene que se las pela y no queremos que nos pille Dios con tantos bienes inmuebles: ¡recordad que el Hijo del Hombre no tenía donde recostar su cabeza!  Por este motivo y, por vuestro y nuestro bien eterno, lo vendemos todo sin consultaros  --¡no sea que no estéis de acuerdo!-- .  Siempre hemos seguido la máxima watchtoweriana: "Ojos que no ven, corazón que no siente".  Cuanto menos sepáis sobre la venta, más gozo y entusiasmo "vendedor" manifestaréis en vuestro ministerio.
Pensad que treinta años no son nada comparados con la eternidad que os ofrecemos, a precio de ganga, en el Nuevo Orden de Watchtowerlandia.  Sí, es verdad, os hemos ordeñado económicamente, pero, ¿acaso no estáis gozosos por haber contribuido a los bienes del Amo?  ¿Qué mejor destino pudieran haber tenido vuestro dinero..., raíz de todo mal?  Ésas abuelas que dieron todas sus alhajas y ahorros para la construcción de nuestra catedral ajalvireña, ¿acaso no recuperarán con creces ese esfuerzo económico en la forma de la juventud eterna que le ofrecemos?  ¿Qué es una herencia o donación en metálico, en comparación con vivir eternamente en el paraíso que os prometemos?  ¿Que qué podemos decirles a aquellos que lo dejaron todo atrás (empleo fijo y estudios académicos) por trabajar durante muchos años como voluntarios construyendo esta magnífica catedral para la gloria de Dios?  Que tengan fe en el Cuerpo Gobernante: lo están pasando mal, lo van a pasar peor  --sin profesión conocida y sin currículum académico digno de ser mencionado--  pero, la Organización nunca abandona a sus leales.  ¿Acaso, Cáritas, no es una institución que está utilizando nuestro Dios para atender las necesidades de todos aquellos que han confiado en nosotros y ahora se encuentran con una mano de delante y otra detrás..., como patrimonio?  Sí, hermanos, el Señor utiliza esta institución católica para atender a sus siervos necesitados...  ¡Recordad una cosa!: "Los caminos del Señor son inexcrutables".
Tristemente, y a la misma vez, os hemos de hacer una confesión: el Cuerpo Gobernante se encuentra profundamente afectado por las insinuaciones de algunos de vosotros sobre los motivos de nuestra histórica opacidad financiera.  Incluso, algunos miembros de este Cuerpo, han llorado literalmente al enterarse de que habéis puesto en duda su caridad cristiana con los más desfavorecidos y el objetivo de las ventas del patrimonio inmobiliario: ¿acaso puede haber un fin más noble y cristiano en el que emplear el dinero que se consiga con la venta del complejo..., que invertirlo en los hedge fund y en cédulas hipotecarias?   Sabemos que muchos de nuestros queridos hermanos están desempleados, pero, ¿sería cristiano emplear parte de este dinero en ayudarles temporalmente..., mientras la bolsa de valores precisa de ingentes cantidades de dinero y, más, sabiendo que el fin del mundo está aquí a las puertas?  Algunos, malignamente, han sugerido que empleemos parte de ese dinero de la venta en crear un Fondo Asistencial para hermanos que --carentes de recursos económicos--  precisan una intervención quirúrgica urgente y sin transfusiones sanguíneas?  Sí, es verdad, nosotros esa eventualidad la tenemos completamente cubierta gracias a vuestras donaciones voluntarias, pero, ¿creéis que sería cristiano extender esos mismos beneficios que tenemos nosotros..., a todos los hermanos necesitados?  ¿Sería esto hacer un buen uso de los bienes económicos del Señor?  ¿Nos nos llamaría a cuentas, a nosotros, como los legítimos administradores de esos dineros santos y teocráticos?
Sí, hermanos, los miembros del Cuerpo Gobernante no tenemos un corazón de piedra y, vuestra duda ofende.  Vosotros nos dais el dinero, pero, ¿acaso nosotros nos os damos muchos más en justa compensación?  ¿Acaso podéis dudar que, mientras nosotros estamos en nuestro jacuzzi..., no estamos pensando en todos esos padres de familia de la confesión religiosa que están desempleados..., pasando los lunes al sol?  Sí, hermanos, nosotros sufrimos por vosotros mientras nos bañamos en nuestra piscina climatizada.  ¡No tenéis ni idea del sufrimiento que padecemos sabiendo que: mientras vosotros no llegáis a fin de mes..., nosotros disfrutamos de todos estos lujos en Betel!  ¡Es muy duro el tener que convivir con este cargo de conciencia!  ¡Es más duro de lo que vosotros os podéis imaginar!
Finalmente, hermanos y pardillos ibéricos: escuchad y leed los sabios y teocráticos consejos que escribe nuestro insigne TH y, nunca, nunca, ¡leáis al ultra apóstata JHK!  Es maligno  e insidioso.  Siembra dudas sobre los motivos que tenemos para mantener esta opacidad financiera.  ¡Imaginaos que, incluso, exige que denunciemos a todos los pederastas que puede haber en nuestra confesión religiosa..., a la policía!  ¿Queréis más prueba de su maldad?  Además, asevera que el hacer el vacío: institucional, social y familiar al disidente, que impulsamos nosotros los del Cuerpo Gobernante..., ¡viola los derechos humanos!  Sus razonamientos son satánicos: ¡antepone los derechos humanos a los métodos inhumanos y teocráticos que nos permiten controlar y acojonar al personal! ¿Se puede ser más inicuo que JHK y no morir en el intento?  
Amados hermanos: ¡huid de esta víbora de JHK!  Es verdad que el muy bandido documenta todo lo que dice  --con la ayuda de unos indeseables que están infiltrados entre nosotros--  , pero, a pesar de que nosotros mismos hemos escrito esos documentos, ¡olvidadlo todo!  ¡Borrad de vuestra mente todo!  ¡El pasado nos esclaviza y el presente nos libera!  Nunca leáis nuestras publicaciones una vez que han caducado..., ¡esto debilitaría vuestra fe en nosotros!   Es una falacia de los apóstatas cuando aseveran que la verdad permanece en el tiempo: la verdad dura lo que dura en llegar otra verdad.  Nosotros recibimos destellos de luces y verdades día sí y día también y, muchas veces, una verdad contradice a otra verdad.  Pero más grande que la verdad misma, es vuestra confianza en nosotros.  ¿No es más importante conseguir la vida eterna que la verdad misma de las cosas?  Vamos a ver, ¿qué es más importante: la verdad o el Cuerpo Gobernante?  ¿No es lo segundo?  La verdad es una patraña.  No hay más verdad que seguir ciegamente nuestros desvaríos teológicos y doctrinales.  ¡Negad el pan y la sal a los apóstatas como JHK!  ¡Cerrad vuestros oídos a sus cantos de sirena!  Ya lo dice bien bien TH:  JHK es inicuo y no heredará el reino..., ¡y mucho menos los intereses que podamos ganar en bolsa con vuestro dinero!  ¡Huíd de la apostasía!  ¡Llevad una vida sencilla: sin lujos como los que tenemos nosotros!  Danos vuestro dinero y no preguntéis nunca por su destino.  ¡Confiad en nosotros y en nuestros agentes de bolsa!  Y, recordad una cosa, siempre, siempre y siempre: "El fin del mundo está más cerca de lo que podéis pensar".
El Cuerpo Gobernante os ama a vosotros..., ¡y a vuestro dinero!  No desconfiéis de nosotros. Oramos por todos vosotros y porque este nuevo año de 2011 nos traiga mayores beneficios en la bolsa.  Amad a vuestros enemigos, pero, ¡a los apóstatas ni agua!  
¡Feliz Año Nuevo!
                                                                   Vuestros hermanos,
                                    
                                                           El Cuerpo Gobernante (de los dineros)