viernes, 31 de diciembre de 2010

La generación de 1914..., ¡se traslapa!

Formerwitness (apóstata irreductible)
http://www.freeminds.org/languages/espanol/generacion-de-1914-desechada-por-la-watchtower.html

Estimados camaradas víctimas de las profecías fallutas y las verdades caducas watchtowerianas:

No podíamos haber acabado el año de mejor manera.  Con esta portada confeccionada por nuestro entrañable Formerwitness hemos decidido acabar este fructífero  --desde el punto de vista apóstata--  año 2010. Sin duda, les hemos dado caña a los Pedigüeños Ajalvireños de Santo Pedir y el Poco Repartir por todos los costados y desde los cuatro ángulos de la tierra.

La portada resume lo que ha supuesto un timo que ha durado más de un siglo.  ¡Tanta profecía, tantas expectativas, tantos planes, tantas ilusiones postergadas, tantas esperanzas, tantos sueños, tantas frustraciones, tanto dolor, tanto de tanto..., para que al final la Watchtower nos anunciase que la generación se traslapa!  Eso quiere decir que el fin del mundo watchtoweriano se posterga sine die.

El Cuerpo Gobernante de los testigos de Jehová nunca ha pedido perdón, nunca se disculpa.  Se declaran humanos e imperfectos  --cuando les conviene--, pero, al mismo tiempo, se autoproclaman la Voz de Dios en la Tierra.  Ellos reciben las revelaciones de Dios que luego nos transmitirán fielmente a los cotizantes..., ¡se desentienden de responsabilidad alguna por lo que enseñan!

Debajo de la portada de La Tal Yaya, os invito a que leáis con atención la copia escaneada de la ¡Despertad! donde se explica la razón o el porqué de la publicación de esta revista.  Dice así literalmente:
Más importante aún: esta revista promueve la confianza en la promesa del Creador de establecer un nuevo mundo pacífico y seguro antes de que desaparezca la generación que vio los acontecimientos de 1914.
Son los maestros del escaqueo: ..., "la promesa del Creador...".  Le echan el muerto de sus profecías fallutas al Creador, ¡no asumen su responsabilidad!  Por más de 100 años, han estado timando a millones y millones de personas, han condicionado sus vidas en el plano: moral, sanitario, social, familiar, laboral y académico.  Les han vendido una profecía falsa como un euro de madera: Millones que ahora viven nunca morirán..., ¡eso escribieron en el 1920!  ¿Se puede timar más y mejor a una pandilla de incautos?  Han utilizado la ignorancia para controlar a los conversos y no se les ha escapado el demonizar los estudios universitarios día sí y día también.  Han buscado una masa de gente lo suficientemente ingenua como para confiar en sus profecías y doctrinas.  Permanentemente, se han amparado en una supuesta "nueva luz" para encubrir sus fracasos proféticos y doctrinales.  ¿Y los más avispados?  Ésos, acaban por abandonar la confesión o, como mal menor y para evitar el vacío social y familiar al que se somete al disidente, hacer la pantomima y representar el papel dentro de la congregación..., sin esforzarse mucho..., permanecen en stand by.

Alejándose del diccionario de la Real Academia Española, han tenido que acuñar una nueva y exclusiva definición a la palabra generación para su particular encaje de bolillos teológico, inventándose la generación que se traslapa.  O sea, la generación que nunca se acaba: dura y dura..., en movimiento sin fin.  No tienen vergüenza torera.  Pero, finalmente, allá por el año 1476, el insigne poeta español Jorge Marique, nos dejaba esta obra maestra: Coplas por la muerte de su padre.  Como bien resume Wikipedia: Esboza Manrique la existencia de tres vidas: la humana y mortal, la de la fama, que es más larga, y la eterna, que no tiene fin.  Al hilo de esto, no podemos olvidar que los dos últimos mohicanos del Cuerpo Gobernante: John E. Barr, y, Theodore Jaracz les visitó el ángel Azrael este año 2010..., ¡nos han dejado sin ver ellos mismos el cumplimiento de sus profecías!  La fama que les perseguirá, aunque efímera, no será la de grandes benefactores de la humanidad.

2010 ha sido un año de bendiciones para la Honorable Hermandad Apóstata.  Ahora somos más, más fuertes y mejor organizados.  Oramos porque el 2011 sea tan bueno o más en la defensa de los derechos humanos de todas las personas que componen y han compuesto esta confesión religiosa.

Termino con un torero: "¡Va por ustedes!".