miércoles, 29 de diciembre de 2010

¿Qué nos espera la semana del 17 de enero de 2011 en el Salón del Reino?

Ellen Ripley (desde la estación interespacial apóstata)
¿Es el tema de la sangre un asunto personal, o hay una mano negra detrás?

http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2010/08/quien-redacta-la-respuestas-medicas-de.html

http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2009/10/teologia-talibanesca-si-o-no.html

http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2010/11/informacion-medica-sesgada-y-parcial.html

Estimados camaradas víctimas de la teocracia watchtoweriana:

Como cada enero, la confesión religiosa nos prepara el cuerpo y la mente para seguir sus directrices sobre rehusar un tratamiento médico como lo son las transfusiones sanguíneas y sus componentes "principales".  Hoy, nuestra camarada Ellen Ripley, ha tenido el detalle de compartir con nosotros la circular donde se dan las instrucciones a los ancianos (pastores religiosos de las comunidades locales) sobre cómo proceder con todos los miembros para que adopten la posición oficial al respecto.  ¡Gracias, Ellen, por alimentar a la casa de la fe puntualmente!

En la carta de arriba, el tema de discurso programado se las trae, ¡máxime cuando se "vende" que esta decisión de TODOS los testigos de Jehová es personal y de conciencia: "¿Sabemos cuáles son nuestras opciones?".  Y un servidor incautamente pregunta, ¿cómo puede una persona tomar una decisión de vida o muerte..., sin saber cuál es su opción?  Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo. Sólo con la formulación de esta pregunta queda claro que la mano que mece la cuna es la confesión religiosa, ¡así queda patente!

Y, para que la gente pueda decidir sabiamente, la confesión religiosa les pasará un vídeo hecho por ellos mismos para mentalizar al personal: La negativa a la sangre.  La medicina acepta el reto.  Después de escuchar la disertación y visualizar el vídeo..., ¡te creerás que el Cuerpo Gobernante te ha hecho un favor exponiéndote a ti y a tus hijos a que seáis unos mártires!  Yo propongo una cosa, ¿y por qué no ese mismo día y en esa misma reunión no se invita a un hematólogo a que nos hable sobre los beneficios y perjuicios de la sangre?  ¿Estaría mal que alguien con conocimiento de causa pudiera asesorarnos?  ¿Tenemos que confiar nuestras vidas y las de nuestros hijos a los razonamientos interesados de unos indocumentados académicos? http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2010/11/informacion-medica-sesgada-y-parcial.html

Con el fin de que nadie se escaquee, la confesión religiosa se asegura de que dispongamos de los documentos para nuestros testamentos vitales y de una Tarjeta de Instrucciones Previas (md-S Sp) para cada miembro de la confesión.  Además, la policía política de la confesión religiosa   --los ancianos de la congregación--   se les encomienda de que nadie se quede sin su "asesoramiento".  Y, me pregunto, ¿cómo te puede asesorar en materia médica un transportista, un panadero o un carpintero?  Lo normal sería que en materia médica te asesorases con tu médico de cabecera o con el especialista, ¡digo yo!  Pero, ¿cómo te puede asesorar en esta materia un anciano de congregación cuya profesión  --si la tiene--  es la de albañil o transportista?  ¿Tiene sentido esta política de la confesión religiosa?  ¿Cómo te puede asesorar en materia médica un anciano de congregación cuyo currículum académico está más blanco que la nieve de Sierra Nevada?  Muy sencillo, ellos siguen las directrices de la confesión religiosa, así como los publicadores también harán.  Siete millones de personas, de todos los países, simultáneamente,  no alcanzan una convicción personal y de conciencia tan pormenorizada  --¡este componente sanguíneo sí, este otro no, este también, el otro no, este otro también, aquel no!--  cuando desconoces la composición sanguínea y la Biblia no habla de los componentes sanguíneos.  ¡Este es un invento de los indocumentados del Cuerpo Gobernante de los testigos de Jehová!

Nuestro compañero Lex en uno de sus comentarios, ha tenido el acierto de poner el dedo en la llaga:
Pus desde aquí solo recordar, que está muy bien lo del DIP, pero que sirve de muy poco, por que las autoridades sanitarias respetaran la decisión de no administrar sangre, muy bien, pero que nadie crea, que luego les van a dar una solución. El Estado pone a disposición del usuario las terapias que el médico cree necesarias, si no las aceptas, la ley sanitaria, te obliga a cogerte el alta y marcharte de allí. En esos casos, ¿te acordarás que los que dan estas instrucciones tienen un seguro privado con el grupo CAPIO SANIDAD para ir a la Fundación Jimenez Diaz en la parte privada? ¿Por qué no son extensibles esos mismos privilegios al resto de los mortales?
No, para los publicadores que los mantienen, el sufrimiento de ver que no te operan ni aquí ni allá sin sangre, para ellos, la tranquilidad y la comodidad.
Cada vez se parecen más a los politicos.
PUBLICADORES DE ESPAÑA, ABRID LOS OJOS DE UNA VEZ, estos tíos se lo están llevando todo y no van a dejar nada.  Saludos
LEX
29 de diciembre de 2010 09:25
¡Claro!  Si tú te niegas a aceptar el tratamiento médico de la sanidad pública  --¡y eso contando que estás en España!--, ¿quién te costeará el tratamiento  (hipotéticamente sin sangre, ¡que no garantizado!) en una clínica privada?  ¿Tiene la confesión religiosa un fondo económico para estos casos donde el tratamiento es carísimo y fuera del alcance del bolsillo de publicador ibérico?  O, ¿sólo tiene un fondo económico para la compra de bienes inmobiliarios como son los Salones del Reino?  ¿Qué vale más, para la confesión religiosa, una vida humana o un Salón del Reino?  No te contestaré, la respuesta es clara.

Pero, curiosamente, todos los jerarcas y caciques de la confesión, se pagan un buen seguro médico privado con el dinero de nuestras donaciones para que, llegado el momento, no tengan que pasar por ese vía crucis de necesitar un  tratamiento médico (sin sangre, ¡en principio y teóricamente!) que no se puedan costear.  Ellos con nuestro dinero sí pueden hacer frente al gasto  --por elevado que sea, entre o no entre en las cláusulas del seguro--  pero, nosotros, los incautos..., ¡a morir como mártires insolventes!

¿Es esto ético?  ¿Es esto cristiano?  ¿Qué es esto?  Esto es una tomadura de pelo monumental, sustentándose en la ignorancia y el adoctrinamiento parcial y sectario por parte de la confesión religiosa.  Y para más inri, todos tenemos la mosca detrás de la oreja de que esta posición doctrinal de los testigos de Jehová tiene fecha de caducidad, como pasó con: las vacunas, los trasplantes de órganos y su punto de vista sobre operar la apendicitis:

http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2010/12/las-transfusiones-sanguineas-y-los.html

http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2008/06/blog-post.html

http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2008/06/blog-post_04.html

http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2010/10/64-ninos-mueren-al-no-vacunarse-por.html

http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2007/11/cmo-tratar-la-apendicitis-segn-la-watch.html

Estaremos atentos a las directrices que se impartan la semana del 17 de enero próximo y las comentaremos en el blog con el fin de informar al debido tiempo a la casa de la fe..., ¡gratis!  ¡No aceptamos donaciones de ningún tipo: ni en metálico ni en especias..., no somos como el Cuerpo Gobernante!

Está pasando, lo estás leyendo, ¿te lo vas a perder?

NOTICIA DE ÚLTIMA HORA:

TEJOTA dijo:
Me informan que la asignación del 17 de enero sobre la Tarjeta de Instrucciones Previas se adelantó a la última semana de diciembre, según carta de la Sucursal a los ancianos. En la misma se comunica, según el informante, que en lugar del nombre "tarjeta" irá el de "Documento", por lo que se están reimprimiendo de nuevo las tarjetas.
Por otro lado me soplan que en Paterson anda la cosa bastante revuelta con el asunto de intentar someter a la conciencia de cada individuo la aceptación de los leucocitos o glóbulos blancos, ya que la ciencia médica demuestra que su presencia en la sangre es mínima en relación con la que existe distribuida fuera del torrente sanguíneo, y que por lo tanto estos glóbulos no son parte intrínseca y exclusiva de la sangre.
Esperemos que todo esto se confirme y no sea un sonar de campanas en el desierto.
1 de enero de 2011 12:51