sábado, 16 de octubre de 2010

¿Es legal el recabar datos personales en nuestra tarea de evangelizar?

Pepe (anciano apóstata)








Boletín mensual para consumo interno, de la confesión religiosa

Nuestro Servicio del Reino, febrero de 1981, páginas 1 y 4

Estimados camaradas víctimas de los pedigüeños sin fronteras:

La verdad libera, ¿y la mentira, libera o esclaviza? Hoy, nuestro hermano apóstata Pepe (anciano de pegote), ha tenido la gentileza de enviarnos este artículo del boletín mensual e interno de la confesión religiosa Nuestro Servicio del Reino. El tema del artículo: "¿Lo hemos anotado?". ¿Anotar el qué? ¿Qué deben anotar los testigos de Jehová cuando hacen su obra de evangelizar de casa en casa? ¿Porqué, durante muchos años, los testigos de Jehová estuvieron usando el impreso: formulario de registro de casa en casa, impreso y distribuido por la confesión religiosa? ¿Porqué razón, o razones, dejó de imprimirlo y distribuir este impreso en España? ¿Porqué razón, se le dijo a los testigos de Jehová que, a partir de cierto momento, ya no deberían utilizar dichos impresos, sino, más bien, apuntar todo en una libreta normal y corriente donde no hubiera ningún vestigio impreso de la entidad religiosa? ¿Lo sabe TH? ¿Lo sabe Calmado? ¿Lo sabe Bruno? ¿Lo sabe Pensante? ¿Lo sabe..., la Agencia Española de Protección de Datos? ¡Uy, uy, uy!

También, a continuación, os remitimos a una carta aparecida en el diario 20minutos.es, en la que un lector avispado se queja de lo siguiente:

JORGE MONJARDÍN. 13.10.2010

"El pasado domingo, temprano, llamaron al telefonillo. Eran testigos de Jehová en plena tarea evangélica. Observé que, según iban llamando a pisos, iban apuntado en una libretilla quiénes abrían y quiénes no (o daba esa impresión). Me asaltan varias dudas: ¿Por qué tienen que apuntar datos de esos pisos?, ¿en función de qué? ¿Por qué tienen que ir piso por piso expandiendo su palabra, molestando (si yo no lo he pedido no me tienen porqué informar, y si estoy interesado soy yo quien debo moverme). ¿Acaso los cristianos, agnósticos, islamistas o los ateos hacen lo mismo? No, ¿verdad? Pues podrían tomar ejemplo los miembros de la citada formación religiosa Cada uno es libre de elegir su religión, pero por favor, respetemos el descanso y la fe de cada uno".

Sí, Sr. Jorge, ¿qué es lo que apuntan los testigos de Jehová en sus libretas? Es fácil saberlo. En el párrafo dos del artículo escrito de la confesión religiosa, dice el qué: "¿Anotar el qué? Pues, el nombre y la dirección que se necesitaban en este caso. Además, ¿porqué no anotamos el tema de nuestra conversación, y la literatura que hemos colocado? ¿Nos dijo el amo de casa lo que nos interesa, lo que cree y cuándo podríamos visitarlo de nuevo?". ¡Bien, bien! ¿Sabe esa persona que hemos anotado todos estos datos sobre su persona y está conforme en que los tengamos registrados en nuestra libreta? Además, pongamos que la persona nos dice que no llega hasta la 21,00 horas a casa cada noche y nosotros lo apuntamos en la libreta, o, que un día a la semana periódicamente no está en casa, ¡eso también lo apuntamos. Se anima a los Testigos a apuntar cuantos más detalles, ¡mejor! Y, si por casualidad, perdemos o nos roban esa libreta y cae en manos de un desaprensivo, ¿qué podría hacer con esos datos personales que hemos escrito..., sin la autorización de la persona afectada?

Las directrices siguen así en el párrafo tres: Pero, ¿qué podemos hacer si no hay nadie en casa? Pues sería bueno anotarlo. Queremos llevar el mensaje del Reino a cada persona que vive en nuestro territorio. Bien, ¿qué es el "territorio? Los testigos de Jehová, dividen las ciudades o localidades en parcelas a las que se llaman "territorios", y, cada una de estas parcelas es asignada a un testigo de Jehová --por ejemplo, durante un mes-- que tiene la misión de localizar y predicar a todas las personas que viven en esa zona determinada. Guardan unos registros escritos de las personas que muestran cierto interés en su mensaje y de aquellas que no están en sus hogares para poder visitarlas en otros momentos distintos hasta poder localizarlas. Para poder efectuar esta obra, necesitan de estos registros escritos y precisos. Después, ese territorio, es devuelto a la congregación local y se le asigna a otro testigo de Jehová diferente..., ¡así en una rueda sin fin!

En el párrafo cinco: ¿Tenemos formularios de "Registro de casa en casa" en la cartera o el bolso que usamos para predicar? Si no, cojamos algunos cuando vayamos al Salón del Reino. Luego, hay que asegurarse para utilizarlos para anotar la información necesaria en el servicio del campo. Nuestro "Registro de casa en casa" nos será útil al presentar las buenas nuevas. ¡Vaya, vaya! ¿Así que formularios expresos para este cometido de anotar datos personales..., impresos y distribuidos por la confesión religiosa, eh? ¡Qué tiempos! Los tunantes se dieron cuenta del embolao, y decidieron hacer desaparecer esos formularios y mandar a los pringados de los hermanos a que lo apuntasen en libretas de uso corriente. ¡Vaya jugada maestra! Como siempre, la responsabilidad de cualquier mal uso que se pudieran dar a esos datos, ¡recaería sobre el pardillo de converso que sigue las directrices de la confesión! ¿Ha advertido la confesión religiosa a sus adeptos sobre la normativa de la Agencia de Protección de Datos sobre esta materia..., o los ha dejado --por enésima vez-- con el culo al aire? ¿Al anotar datos personales sin la autorización expresa del interesado..., es una ilegalidad? El Departamento de Asuntos Legales de la confesión religiosa en España, ¿ha advertido a los testigos de Jehová del problema que pueden tener al anotar estos datos en sus libretas?

Con amigos como éstos, ¿quién necesita enemigos?

ACCIÓN PARA EL POST

Podemos preguntar a la Agencia Española de Protección de Datos qué protocolo siguen los testigos de Jehová en su tarea de evangelizar y si es legal en España recabar estos datos sin la autorización expresa de los afectados:

AGENCIA ESPAÑOLA DE PROTECCIÓN DE DATOS
C/. Jorge Juan, 6
28001 MADRID

Teléfono: 901 100 099
Fax: 91 445 56 99