lunes, 11 de octubre de 2010

64 niños mueren al no vacunarse por convicciones religiosas, ¿no es un precio muy alto?

Revista oficial de los testigos de Jehová: "Consolation", 31 de mayo de 1939


http://www.wtarchive.org/deposit/consolation/1939/Consolation%20May%2031,%201939.pdf

Campaña de vacunación contra el sarampión

http://www.nortecastilla.es/agencias/20100923/mas-actualidad/vida-ocio/mueren-sarampion-ninos-sectas-contrarias_201009231240.html


Estimados camaradas víctimas de la teología fundamentalista:

La teología mata, por lo menos la que está mal entendida. La noticia nos llega hoy desde África, el país de Zimbabue. Le damos las gracias a nuestro compañero El Rata, un siervo ministerial de Castilla la Vieja por pasarnos el enlace con la noticia. Luisito (El Rata) es uno de aquellos siervos ministeriales modelo, siempre al lado de los ancianos, siempre servicial, siempre en las salidas..., que alguna vez un anciano no puede hacer una asignación..., ¡Luisito está ahí! ¿Qué más podemos pedirle a un apóstata? Él está acumulando tesoros en los cielos..., ¡y no como otros con la esperanza celestial!

La noticia que copiamos a continuación es la siguiente, aparecida en el periódico digital El Norte de Castilla, ¡va por ustedes!


MUEREN DE SARAMPIÓN 64 NIÑOS DE SECTAS CONTRARIAS A LA VACUNACIÓN EN ZIMBABUE

Noticias EFE

Harare, 23 sep (EFE).- Un brote de sarampión ha causado la muerte en las últimas dos semanas de al menos 64 niños de familias pertenecientes a sectas contrarias a la vacunación en el noreste de Zimbabue, informó hoy el diario oficial "The Herald".

Las muertes se han producido en los distritos de Chiweshe y Mbire, en la provincia de Mashonaland Central, pese a que en junio pasado se completó una campaña de vacunación contra el sarampión en todo el país.

Responsables del Ministerio de Salud señalaron al periódico que la gran mayoría de estas muertes se han producido entre niños de familias que pertenecen a sectas evangélicas que prohíben a sus miembros recibir atención médica, incluso vacunas contra enfermedades potencialmente mortales.

"Registramos un descenso considerable del sarampión dos semanas después de la campaña de vacunación, pero hay áreas que siguen informado de casos desde que empezó este brote, porque esas comunidades evitan a las autoridades sanitarias", dijo la directora de Epidemiología del Ministerio de Salud, Portia Manangazira.

Más de 500 niños murieron de sarampión en Zimbabue entre septiembre del pasado año y julio de 2010, según las autoridades sanitarias. EFE

Fin de la noticia.

¿Porqué la ponemos aquí? Pues porque, en su día, la confesión religiosa de los testigos de Jehová también calificaban a las vacunas como de crimen, como bien lo hemos documentado con la copia escaneada de arriba. ¿Cuántos testigos de Jehová murieron como consecuencia de este entedimiento teológico por parte de la confesión religiosa? Yo no lo sé, pero, sin duda, aquellas personas especializadas en estudios epidemiológicos podrían hacer un cálculo aproximado. El artículo de las vacunas --que es el que encabeza ese número de revista-- se inicia en la página 3 y llega hasta la 10. Tenéis el enlace para poder consultar y leer todo el artículo, ya sabéis: lo documentamos todo, todo y todo.

El titular del artículo es para enmarcarlo:

LAS VACUNAS SON UN CRIMEN

El párrafo uno, es todo una manjar para paladear detenidamente: "Mientras los clérigos se enriquecen explotando las dudas de la gente, y los políticos prosperan en medio de las dificultades generadas por su sistema político, la profesión médica hace de la gente mera mercancía al sacar provecho de las enfermedades físicas. Mientras los eclesiásticos inoculan a la gente con doctrinas espiritualmente venenosas, los médicos los vacunan con sueros mortíferos. ¡Cómo debe reírse el Diablo con esta broma macabra que consiste en afirmar que los cuerpos humanos se hacen saludables a través de injectárseles tejidos enfermos, y que la inmunización a la enfermedad se obtiene al contaminar el torrente sanguíneo!".

Sí, TH, sí Pensante, sí Calmado, sí etc., etc., etc. La confesión religiosa de los testigos de Jehová escribió eso, y por eso, sin duda, muchas personas debieron de morir, pero, ¡qué mas da! Murieron fieles a la Organización de Dios, ¿no? ¿Qué es más importante, la vida humana presente, o la posibilidad de vivir eternamente en el paraíso que nos promete la Watchtower?

En el párrafo dos, ¡para echarse a llorar!:

"Si la Asociación Médica (los colegios médicos en los respectivos países) hubiese existido en los días de Cristo, hubieran insistido en la necesidad de vacunar al Niño Jesús, basándose en el supuesto de que Él no estaría en un buen estado hasta que no se le hubiese inoculado un buen número de los 1.300 sueros y vacunas asquerosamente purulentas. Tampoco María hubiese podido protestar. Ellos se hubiesen burlado de las objeciones y consternación de ella y habrían encarcelado a José (como ellos hicieron con John Marsh de la localidad Carlisle, Pennsylvania), reducirían a María y, finalmente, Jesús sería vacunado por la fuerza. No tendrían remordimientos por hacer esto, tal y como no tendrían remordimientos por hacerles lo mismo a los seguidores de Cristo en la actualidad, al menor de la hermandad. José y María tuvieron la oportunidad de huir de Herodes, pero lo hubiesen tenido mucho más complicado escapar del ojo vigilante y de los largos tentáculos de la Asociación Médica".

Con los años, la posición de los testigos de Jehová con respecto a las vacunas felizmente cambió y, actualmente, no tienen ningún inconveniente bíblico en aceptarlas. También pasó lo mismo con los trasplantes de órganos humanos: en un principio los consideraban como canibalismo y con los años, afortunadamente, no encuentran ninguna objeción bíblica. En ambos casos sucedió lo siguiente: lo que en un principio era una cuestión fundamental para ellos, cuando a la confesión religiosa le pareció bien cambiar de postura..., ¡pues no hubo ningún problema de conciencia para los testigos de Jehová cuando tuvieron que cambiar de postura! ¿Pasará lo mismo con las transfusiones de sangre? ¿Cuántos más han de morir en aras de una teología con fecha de caducidad en la base del envase?

ACCIÓN PARA EL POST:

¿Se podría compartir esta información con nuestro médico de cabecera? ¿Podríamos enviar esta información a los diferentes colegios médicos de cada país? ¡Qué gran provisión teocrática!

Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España - webmaster@cgcom.es