domingo, 26 de septiembre de 2010

Si acepto una transfusión sanguínea, ¿me pelarán al cero?

Nízam (como Pedro por su casa)












Nuestro Ministerio del Reino, octubre 2010

Estimados camaradas abducidos por la orden religiosa del Voto de Pobreza:

Esta mañana dominical nos regocijamos con el alimento que nos suministra el Esclavo Fiel y Discreto --previamente habiendo donado nosotros voluntariamente una cantidad de dinero--. Esta publicación, es un boletín para consumo interno que distribuye la confesión religiosa del notorio arraigo y olé. Nos nos interesan tanto las sugerencias de mercadotecnia que este boletín pueda contener, sino, un anuncio escueto --pero trascendente-- que va dirigido a los ancianos de congregación (pastores religiosos de las comunidades locales).

Pero, antes de seguir con nuestras disquisiciones religiosas, hemos de agradecer a nuestro hermano Nízam, el experto en el camuflaje teocrático, que, desde su guarida, nos ilumina el día del Señor (domingo) antes de salir a las calles para distribuir las publicaciones del Cuerpo Gobernante..., ¡sin olvidar de pedir la voluntad al viandante! Siempre le estaremos agradecidos los pardillos de los publicadores ibéricos y allende los mares. ¡Tenemos una deuda permanente por ese valor toreril que manifiesta!

También, este tema, se ha tratado en días pasados en el foro sin parangón, el de David y Mary Fuentes, cuyo enlace lo ponemos arriba. Allí se profetiza el anuncio, y se hacen unos comentarios muy apropiados y teocráticos por parte de la hermandad. ¡No os lo perdáis!

¿Qué tiene de significativo este boletín interno de la confesión religiosa? Se encuentra en la columna de la derecha, bajo el encabezamiento Anuncios. Leamos con atención el tercer anuncio, que dice textualmente: "Antes de emprender cualquier procedimiento judicial relacionado con nuestra negativa a aceptar transfusiones de sangre, os rogamos que os pongáis en contacto con la sucursal".

La primera en la frente, ¿porqué este anuncio --tan trascendente-- se publica sólo en España? Sabemos que en Our Kingdom Ministry, edición para EE.UU., no aparece el citado anuncio. ¿Lo sabe algún agente Watch que intenta infiltrarse en nuestras filas? En una organización religiosa tan teocrática y altamente jerarquizada --el que se mueve no sale en la foto--, este anuncio tiene un significado y trascendencia que pasa desapercibido a quien no pertenece o conoce los mecanismos internos de la confesión religiosa.

Insólito también, es que esta directriz no se haya enviado por circular interna (carta "secreta") para que la lean sólo los ancianos de la congregación. ¿Porqué?

Las preguntas asaltan nuestro pensamiento e intentamos averiguar la intención y el significado del mencionado anuncio. Por ejemplo, ¿porqué el anuncio se hace en España? Llevamos varios año publicando las directrices impresas de la confesión religiosa sobre porqué los testigos de Jehová deben abstenerse de las transfusiones sanguíneas y de las graves consecuencias familiares y sociales que padecerá quien ose rebelarse y aceptar un tratamiento médico como este sin tener que manifestar ningún arrepentimiento. Hemos escrito, en infinidad de ocasiones, a diferentes instancias gubernamentales --suministrándoles las publicaciones que edita la confesión y que hablan sobre este tema-- denunciando la coerción que ejerce la entidad religiosa (mediante los ancianos de congregación) sobre sus adeptos para que rechacen las transfusiones sanguíneas. La política de la confesión religiosa hacia quien se transfundía sangre, era contundente, inapelable e instantánea; a ésa persona se le expulsaba de la confesión religiosa enseñándole la tarjeta roja directa. Desde hace unos años, los muy cucos, dicen que ahora ellos no expulsan a nadie por transfundirse sangre, sino que se desasocian ellos mismos de la confesión religiosa. En otras palabras, juegan con los vocablos, para hacer más digerible social y públicamente esta postura tan teocrática y talibanesca. No obstante, lo que no explica el Juan Cintrón de turno (el portavoz de la confesión), es que las graves consecuencias familiares y sociales con las que se castiga a los expulsados y a los desasociados, son las mismas para ambos. De aquí no te puedes marchar sin coste alguno..., la confesión religiosa te cobra un caro peaje en forma de que tu familia y amigos te hagan el vacío.

Así, ¿está este anuncio relacionado con nuestras campañas de denuncia en España?

Aclaremos un asunto: ningún cuerpo de ancianos va a denunciar nada ante la justicia española, sencillamente porque no tienen esa autonomía, es la confesión religiosa la que tiene que tomar esa decisión y la que la ha tomado cuando lo ha visto oportuno para sus intereses --otra cosa es que utilice al cuerpo de ancianos como carne de cañón en una demanda judicial--.

Este anuncio, por lo tanto, debe estar relacionado con los procedimientos judiciales que atienden los cuerpos de ancianos en las comunidades locales de los testigos de Jehová contra quienes se transfunden sangre. Lo sorprendente e insólito del caso, es que el anuncio les dice que no organicen ningún Comité Judicial contra éstas personas que deciden transfundirse sangre..., ¡se debe consultar primero con la sucursal! La sucursal, es la Sede Nacional de los Testigos de Jehová en España! Si no hay comité judicial, no hay desasociación (expulsión) de éstas personas que aceptan este tratamiento médico, no habrá medidas disciplinarias alentadas por parte de confesión religiosa..., ¡por lo menos eso es lo que se desprende de este anuncio!

A la misma vez, el anuncio, reconoce implícitamente que se hacían Comités Judiciales contra quienes aceptaban el tratamiento médico de las transfusiones sanguíneas y, quien impartía las directrices en esta materia a nivel nacional para todo el colectivo. ¿Era esto legal? O, ¿se estaban violando leyes españolas que protegen al ciudadano? ¿Estos Comités Judiciales de los testigos de Jehová, actúan como un poder judicial paralelo e independiente del sistema judicial español, sin tener en cuenta las leyes españoles en esta materia?

Esto huele a lo que venimos anunciando desde el sector apóstata internacional. Como dice la canción: "un pasito palante María, un pasito patrás". Esto, sin duda es un paso hacia atrás, con la intención de desactivar este embolao que han organizado estos visionarios teocráticos bajo el manto protector de la libertad de religión. ¡Enhorabuena y bienvenido este pasito "patrás"! Seguramente, será un proceso gradual para que pase desapercibido por aquellos que han expuesto sus vidas en aras de una doctrina religiosa con la fecha de caducidad en la base del envase.

¿Y los que han muerto por no transfundirse sangre? Eso habrá que preguntárselo al Cuerpo Gobernante de los testigos de Jehová que son los que tuvieron la "visión" y entendieron que Dios estaba exigiendo eso de sus fieles. ¿Asumirán su responsabilidad por las muertes, voluntariamente? Hasta el presente lo único que aceptan voluntariamente..., ¡es nuestro dinero!

P.D.:

Estaremos atentos a cualquier cambio en la política de la Watchtower en esta materia vital.