domingo, 26 de septiembre de 2010

La peña se rebela: ¡por ahí no pasamos! ¡Nos veremos en los tribunales!

Camarada anónimo(sin amo ni patrón)








Demanda judicial contra la pedigüeños (la peña espabila que da gusto)


http://ex-jw.com/wp-content/uploads/2010/09/Lawsuit-CV10-3907.pdf


Estimados camaradas víctimas de las opacidades diversas watchtowerianas:

La Honorable Resistencia Apóstata, lo documenta todo, todo y todo. ¿Hace lo mismo TH y secuaces? Podríamos liarnos con la demagogia, en plan watchtoweriano, ¡pero no! Nosotros preferimos los documentos, lo que se puede leer y releer y contrastar. Y, en esta tesitura nos encontramos. Nos gusta la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad; por ese motivo estamos descubriendo todo el pastel. No más misticismo, no más secretismo, no más opacidad financiera..., ¡queremos las cuentas claras y auditadas! ¿Por eso somos apóstatas, por querer saber en qué conceptos se gasta nuestro dinero donado? ¿Es lógico esto?

Un compañero anónimo, nos remitió este enlace donde se puede leer la demanda judicial. Dos testigos de Jehová: Jonathan D. Cobb Sr., y WalterArlen St. Clair.

¿Contra quiénes? Pues un grupete de ancianos de congregación, un superintendente viajante y la persona tras las siglas en unas cartas de la confesión religiosa con directrices:

Ernest Brede
Luis Conteras
Paul Koehler (superintendente viajante)
Larry Laverdure
Donald Showers
Aaron Lucas
Steve Misterfeld
DOES: (SDG: SSX) (persona que escribió las cartas en Betel)

¿De qué se les acusa, según consta en los papeles del juzgado?: Conspiración, conspiración para cometer fraude, colusión, fraude, extorsión, difamación, fraude postal y telemático, fraude religioso.

Lugar donde se presentó la demanda el 31 de agosto de 2010: juzgado del distrito norte de California (EE.UU.)

El informe judicial consta de 33 páginas, dos de las cuales podéis leer arriba --las dos primeras--, el resto las encontraréis seleccionando el enlace.

Como se indica en la primera página, los demandados son: "ancianos de congregación nombrados por la oficina sucursal (Betel) de la Congregación Cristiana de los Testigos de Jehová que aquí, en este documento, se refiere a la Oficina Sucursal en Patterson (Nueva York), cuyo acrónimo DOEs (SDG: SSX) aparece en cada una de las cartas recibidas sobre este asunto".

Sobre las misteriosas siglas, os diré que cada departamento y persona de Betel que escribe cartas que salen al exterior, tiene asignadas unas siglas. Esto es para control interno. Aunque hay que matizar que la persona que escribe la carta y cuyas siglas aparecen en la carta puede que no sea el autor intelectual..., ¡normalmente suelen ser secretarios de los mandamases y escriben con dictáfono. Normalmente, la primeras letras tienen que ver con el departamento y las siguientes con la persona de ese departamento que escribe la carta. Os cuento esto para informaos, porque si tenéis que esperar a que os cuente esto TH, ¡estáis apañados!

LAS CAUSAS DE LA DEMANDA

1. Esta demanda intenta demostrar la puesta en marcha de una confabulación por parte de los acusados arriba mencionados, quienes se confabularon con otros para perpetrar actos de: conspiración, conspiración para cometer fraude, fraude, fraude religioso, colusión, fraude postal y telemático, difamación de la persona, haciendo todo esto bajo un aparente manto de legalidad. Este grupo de personas intentó sustituir a las actuales personas responsables de la congregación Menlo Park de los Testigos de Jehová Inc., por medios fraudulentos, con el fin de hacerse con el control operativo. La congregación Menlo Park de los Testigos de Jehová Inc., es una entidad sin ánimo de lucro que tienen en propiedad y utilizan un local en el 811 Bay Road, en Menlo Park, California. El 29 de agosto de 2010 la lista de directivos o responsables estaba constituida por: el superintendente presidente Jason Cobb, el secretario Walter Arlen St. Clair y el siervo de cuentas George Stock.

2. Se debe tener en cuenta que los testigos de Jehová forman una hermandad global de gente pacífica, honrada, personas industriosas, que creen el poder de la Palabra de Dios para cambiar a las personas. Los testigos de Jehová, colectivamente, son un ejemplo de verdad y justicia en este mundo debido a su fuerte adherencia a los principios y normas bíblicas. Sin embargo, en cualquier comunidad u organización puede uno encontrar ciertos individuos que no cumplen con los valores que se enseñan y promueven dentro del colectivo. Esta demanda nos hace mención de un caso así. El acto descrito y que se ha perpetrado, no sólo ha sido contra los responsables y directivos de la congregación Menlo Park, sino contra los anteriores miembros accionistas de la congregación Menlo Park. El acusado Koehler es un representante viajante de la Congregación Cristiana de los Testigos de Jehová, Inc., al que más tarde, aquí, se hace referencia como la Oficina Sucursal. El acusado Koehler empezó haciendo sus visitas semestrales a la congregación de Menlo Park a finales de 2008. Desde sus mismos comienzos, hizo gala de una conducta agresiva, tipo militar, algo inusual en las personas que realizan estas visitas. Con el tiempo, los demandantes sintieron la necesidad de mandar una carta de queja a la Oficina Sucursal (Betel), el 24 de septiembre de 2009.

En la carta se expresaba un serie de quejas con respecto a la conducta ofensiva del acusado Koehler, que hasta la fecha incluye agresiones verbales, psicológicas y emocionales, junto con simple agresión, lesión simple, intimidación, acoso moral y hostilidad, incluyendo una planificación sistemática de ataques repetidos por una serie cómplices los cuales podrían definirse como "mobbing" (hacerle el vacío a alguien) contra los demandantes, en un intento de desmoralizarlos, exasperarlos, coaccionarlos y causarles daño.

Fin de la traducción parcial, a cargo de El Topo Ajalvireño.

El archivo judicial consta de 33 páginas (curioso, es la edad de Cristo) y no podemos traducirlo al completo. Pero, en resumidas cuentas, lo que pretendían era cambiar a éstos ancianos molestos que se oponían a la remodelación y venta del Salón del Reino y sustituirlos por unos hombres de paja. Además, las cartas que enviaron los demandantes a la Oficina Sucursal en Patterson (Nueva York) vía United States Postal Service parece ser que no llegaron a las manos de los superiores de los acusados. Presuntamente, siendo esto último una estratagema para exonerar de cualquier culpa a los peces gordos de la Sucursal. Además, Koehler, estaba en contacto con la persona en el Departamento de Servicio DOEs (SDG:SSX) y mantuvieron conversaciones o comunicaciones con la intención de ocultar lo que estaba pasando en Menlo Park a los mandos superiores. Pero, se sospecha que Koehler recibió directrices vía telefónica o electrónica, cosa que habrá que averiguar recurriendo a una autorización judicial para intervenir esas comunicaciones.

Igualmente, la persona acusada, que se ampara tras el acrónimo SDG: SSX y que trabaja en el Departamento de Servicio en la Oficina de Sucursal, tendrá que identificarse, llegado el caso por exigencia judicial.

De por medio, había una hermana que estaba en la congregación Menlo Park y que el de circuito y adláteres se habían empeñado en cambiarla de congregación porque había encontrado un empleo en el territorio de la congregación Santa Rosa. Ella, había expresado --repetidamente-- su deseo de permanecer en la congregación de Menlo Park, ¡vamos, que no se quería cambiar de congregación! Los ancianos demandantes escribieron a la Ofician Sucursal indicando el asunto, y Betel les contestó que deberían enviar la tarjeta de registro del publicador de ésa hermana a la congregación de Santa Rosa, sí o sí. Cuando los acusados Koehler y Misterfeld se enteraron de que habían escrito a Betel por este asunto, lo consideraron como un acto de insubordinación por parte de los ancianos demandantes.

Es un artículo largo, pero muy interesante. Merece la pena traducirlo todo. Si alguien de la Resistencia lo tradujera le estaríamos inmensamente agradecidos. Toca muchos palos que comprometen a la confesión religiosa.


El Salón del Reino numantino