lunes, 10 de agosto de 2009

¿Puede un menor de edad firmar contratos?

Philip Brumley


http://corior.blogspot.com/2006/02/aspect-of-legalism-of-jehovahs.html

http://www.jehovahs-witness.net/watchtower/scandals/179794/1/Can-i-file-a-law-suit-against-the-WTS

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Multa/Telefonica/hacer/contratos/moviles/ninos/elpepisoc/20081209elpepisoc_2/Tes

Estimados camaradas en la diáspora:

De vez cuando salta a la palestra el tema del vínculo indestructible que une a una persona a los testigos de Jehová (o la Sociedad Watch Tower), una vez ha contestado a las preguntas del bautismo. Una persona si en un momento de su vida quiere ser testigo de Jehová,deberá bautizarse según su rito, pero..., antes, deberá contestar dos preguntas..., ¡una de ella trampa! Una vez concluido el rito, la persona queda vinculada a la empresa de los testigos de Jehová de por vida. Según los caciques de turno, sólo ha tres maneras de poder desvincularse de esta confesión del notorio arraigo y olé: la muerte, el que ellos te expulsen o te desasocien, o que tú de desasocies por medio de una carta de renuncia.

El tema da para más. Pero, en principio vamos a partir desde este supuesto.

En el foro en inglés del enlace superior, nos encontramos que el compañero Yknot, pega un comentario junto con el enlace correspondiente, que trata sobre este espinoso tema. Después de supuestamente poner los puntos sobre las íes el nada imparcial Phillip Brumley (abogado de la Sociedad Watchtower), en su diatriba sobre los compromisos indisolubles que uno adquiere con los testigos de Jehová, se olvida de algo esencial que nos recuerda el camarada Yknot, que es lo siguiente:

"Note que, según éste abogado (el Sr. Phillip Brumley), una vez que una persona se une a los testigos de Jehová, únicamente tiene dos maneras de salir: expulsión o, desasociación. Estas dos opciones están amparadas por las leyes estadounidenses. Sin embargo, aun cuando el abogado de la Sociedad Watchtower halla acertado en estos supuestos explicados anteriormente, se ha olvidado del caso de un niño que se bautiza (por el rito de los testigos de Jehová)y por lo tanto queda sometido a esta 'ley eclesiástica'. Por ley, los menores de edad no pueden entrar en compromisos propios de un contrato vinculante. Por lo tanto, por ley, las personas que se bautizan siendo todavía niños tienen opción a un tercer supuesto (distinto al de la expulsión o desasociación) para abandonar esta religión: irse sin más --en español actual diríamos: irse de rositas--, se podrían ir sin recibir el castigo merecido, o sea, sin necesidad de tener que escribir una carta de renuncia y sin la obligación de tener que someterse a un Comité Judicial, o 'tribunal eclesiástico'. Evidentemente, la Sociedad nunca dice esto a los testigos de Jehová".

Aunque diferente, es curiosa la multa que el año pasado recibió la compañía Telefónica, por valor de 230.000€, ¿y porqué razón? Por haber hecho contratos de móviles a niños menores de edad..., ¿podría recibir una sanción económica la Orden del Voto de Pobreza y el Buen Vivir..., por hacerles "contratos vinculantes" a menores de edad..., al permitir que se bauticen como testigos de Jehová? Buen filón este para sondear por los abogados de la Asociación de Afectados por las Doctrinas de los Testigos de Jehová..., LIBERADOS.

Curiosa es la declaración de otro compañero en el mismo foro en inglés, el camarada God-Deslusion: "Mi abogado me dijo que, como mi confesión religiosa estaba considerada como una organización caritativa en mi país, NINGUNA organización caritativa puede pedir a sus miembros que le retiren la palabra a un ex miembro". ¿Pudiera ser que, al otorgar el estatus del 'notorio arraigo' a los testigos de Jehová en España, esta confesión religiosa halla adquirido una serie de compromisos con el Gobierno de España de naturaleza similar? ¿Puede una religión, con el carácter del notorio arraigo, pasarse por el arco del triunfo la Declaración Universal de los Derechos Humanos, donde dice expresamente el artículo 18: "Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia"? ¿Hasta qué grado existe esa libertad de cambiar de religión, si cuando un testigo de Jehová lo hace, le dejan de hablar todas sus amistades y su mismísima familia carnal limitará el contacto con el disiente al mínimo imprescindible, siguiendo las directrices de la Asociación de los Testigos de Jehová? ¡Curioso campo este para explorar judicialmente en España y Europa..., por las distintas Asociaciones de Afectados que están surgiendo!