domingo, 22 de marzo de 2009

La bibliografía watchtoweriana..., ¡o cómo abusar de la ignorancia del personal!


Estimados camaradas víctimas de la Edad del Oscurantismo Absoluto Watchtoweriano:

Estudiándome el artículo de La Atalaya del 15 de diciembre de 2008, encuentro un detalle que ilustra bien las intenciones del grupo de vividores terrenales con esperanza celestial que son..., ¡el Governing Body Bank!

El asunto trata sobre la bibliografía y citas de otros autores que aparecen en sus publicaciones, dándoles rigor..., ¡para ejemplo un botón!

La mencionada Atalaya, página 17 y párrafo 6:

6 En un detallado comentario de las Escrituras Griegas Cristianas, un erudito dijo lo siguiente sobre Hechos 20:20: “Pablo llevaba tres años en Éfeso. Había visitado todas las casas, o por lo menos le había predicado a toda la gente (versículo 26). En este pasaje encontramos la base bíblica para la evangelización de casa en casa y en las reuniones públicas”.

Fin de la cita.

¿Qué notamos? La ausencia del nombre de la obra de consulta, así como del nombre del autor. Sin estos datos, ¿qué rigor se está dando a las publicaciones watchtowerianas? ¿Cómo se deberían citar a otros autores? Aquí tenemos un ejemplo:

VINE Diccionario Expositivo de Palabras del Antiguo y del Nuevo Testamento Exhaustivo

W.E. Vine Caribe Betania 0899224954 ISBN 0899224954 página 353, año 1986

Así, quien lo deseara, podría dirigirse a la obra de consulta original e investigar más sobre el tema. La persona, podría leer TODA la información que pudo dar el autor sobre esa definición. Pero, ¿cómo podrá el personal profundizar en el significado de las Santas Escrituras..., si ni les mencionamos el nombre del autor ni la correspondiente obra de consulta? ¿Pretenderá esconder algo el Esclavo Fiel y Discreto de los ojos del pardillo integral ibérico y allende los mares? ¿Qué oscuras razones, pueden motivar al Cuerpo Gobernante..., para no dar el nombre del autor? O sea, cito a un autor, pero..., sin mencionar ni su nombre ni su obra. ¡Menuda cara dura tenéis!

"La verdad, toda la verdad y nada más que la verdad". ¡Eso es lo que queremos! Apaños y chanchullos de los maestros trileros..., ¡ninguno! ¡Os hemos tomado el número..., pandilla de vividores! ¡A mí, también me gustaría vivir de la exégesis..., y no tener que madrugar cada mañana! Pero, ¡como no sé ni: hebreo, arameo, latín o griego..., pues como que me toca currar de lo lindo para sobrevivir!

¿Supo, sabe o sabrá el indocumentado Cuerpo Gobernante los idiomas originales de la Biblia? ¿No? Y si ni saben ni dominan esas lenguas, ¿cómo han podido traducir de los idiomas originales su Traducción del Nuevo Mundo? ¡Aquí hay gato encerrado! ¿Nos habrán timado..., como los trileros?

Desde esta particular Atalaya, oteamos el horizonte watchtoweriano para denunciar sus excesos, mentiras y timos diversos.

¡POR LA VERDAD! ¡CON LA VERDAD! ¡POR NOSOTROS! ¡POR TODOS!

¿Quién es el padre de la mentira?