lunes, 23 de marzo de 2009

¿Cómo se debe tratar con los pederastas que hay en las congregaciones?

Super Agente 86 (desde el otro lado)



Estimados camaradas que estamos en nuestro particular vía crucis watchtoweriano:

La verdad flota, flota a pesar de que algunos iluminados han intentado mantenerla sumergida y oculta de la vista del populacho. "El mar devuelve a sus muertos", dicen. Igualmente, el tiempo, termina por airear lo que con tanto interés se ha mantenido confidencial y secreto, apartado de los ojos del contribuyente neto..., ¡el pueblicar ibérico y allende los mares!

Esta vez, ha sido nuestro compañero Super Agente 86, todo un fenómeno en esto de airear las cartas ocultas de la Confesión Ajalvireña del Santo Pedir y la Poca Vergüenza. Una vez más, camarada, te expresamos nuestra gratitud..., ¡todos los hermanos que componemos la Resistencia!

Una carta, dirigida a los cuerpos de ancianos de todas las congregaciones de España, confidencial y secreta --¡como no podía ser de otra manera, procediendo de donde procede!-- sobre qué deben hacer los ancianos con cualquier pederasta que aparezca por las congregaciones. Instrucciones precisas del Cuerpo Gobernante --¡ésos que juegan a ser Dios los miércoles por la mañana!-- que TODOS los pastores religiosos de esta confesión, deberán seguir al pie de la letra.

Vamos, como de costumbre, a diseccionar esta carta a los ancianos, con fecha del 10 de noviembre de 1995..., ¡va por ustedes!:

"Pautas que esperamos que sean útiles para proteger a las víctimas de abuso sexual de menores". ¿Qué pautas serán estas? ¿En qué consitirán? ¿En qué apartado de la carta, tiene previsto comentar el Cuerpo Gobernante, el tema de resarcir a las víctimas?

"Y para tratar con un hermano o hermana de la congregación que haya sido culpable de abusar sexualmente de menores". ¿Cómo? ¿Que puede haber pederastas en la "religión verdadera"? ¿Qué trato se le dispensará a éste hermano pederasta? ¿Habrá que denunciarlo a la policía, o, mas bien..., encubrirlo en el anonimato del manto protector de la congregación?

"Cuando un miembro de la congregación sea acusado de molestar sexualmente a un niño, los ancianos deben comunicarse inmediatamente con nuestro Departamento de Asuntos Legales". ¡Bueno! Hasta aquí todo claro. Tenemos un pederasta en la congregación y, lo que debemos de hacer es: informar al Departamento de Asuntos Legales de la confesión religiosa. ¿Y a la guardia civil, o a la policía, qué? ¿Deben los ancianos de la congregación denunciar este crimen a la policía..., o mejor ocultar y proteger al pederasta que hay en nuestras filas?

"Por lo tanto, cuando un comité judicial estima que un miembro de la congregación que ha abusado deshonestamente de un menor está arrepentido y, por esta razón, se decide dejarlo en la congregación cristiana...". ¿Cómo? ¿Qué un pederasta, se arrepiente..., y ahí acaba todo para el criminal pederasta? ¿Sobre la base de qué conocimientos periciales, pueden llegar los ancianos que componen ese Comité Judicial de los testigos de Jehová --un anciano de profesión panadero, otro transportista y el otro carpintero-- a la conclusión de que el pederasta se ha arrepentido y no supone ninguna amenaza para los niños de la congregación, o para los niños que están fuera de la congregación? Los estudios indican que los pederastas no son recuperables..., ¡que vuelven a reincidir en cuando consiguen fabricar la oportunidad para ello! ¿Cómo es posible que se "perdone" a un pederasta, en base a sus aseveraciones de que nunca lo volverá a hacer de nuevo?

"Se debe ejercer el mismo cuidado cuando se ha reestablecido a un pedófilo que había sido expulsado, pero que ahora ha limpiado su vida". ¿Cómo que el pedófilo ha "limpiado" su vida? Bien, y en el supuesto de que la congregación deba perdonar al arrepentido, ¿debe esto eximir a los ancianos de denunciar también el crimen a la policía? Los ancianos pueden perdonar, pero, ¿deben, también, encubrir en al anonimato al pedófilo? O, ¿debe la sociedad en la que viven nuestros hijos e hijas, ser alertada de la existencia de un pederasta en nuestro entorno inmediato?

"Sería aconsejable hablar muy francamente..., con el pederasta". ¿Cuán, de francamente? ¿Y del resarcimiento de la víctima? ¿Deberá la víctima, soportar estoicamente, la presencia de su violador en la misma congregación, semana tras semana, año tras año..., porque el pederasta dice que se ha arrepentido? ¿No deberían, los ancianos de la congregación o el Departamento de Asuntos Legales de la confesión religiosa..., denunciar al criminal ante las autoridades u, obligarle a que debe confesar su crimen ante la policía..., si desea el perdón de la congregación?

"Al mismo tiempo, es bueno recordar, que la Biblia, indica que es posible que abandone su derrotero erróneo, se arrepienta, y de ahí en adelante viva en armonía con las normas justas de Dios. Esto aplica a todos los malhechores, aun a alguien que antes haya cometido abusos desonestos de menores". ¡Ja, ja, ja! O sea, que volvemos a lo mismo, ¿son "recuperables" los pederastas? Las estadísticas indican que SIEMPRE vuelven a reincidir..., por sistema..., ¡se lo pide el cuerpo! Ya que tenemos leyes en España para protegernos de éstos delicuentes, ¿no está la policía española más capacitada --que los ancianos de la congregación-- para controlar y vigilar a los pederastas que hay en nuestra confesión religiosa? ¿No se está jugando con fuego, al perdonar..., y proteger en el anonimato a éstos criminales? ¿Estaremos exponiendo a multitud de niños y niñas al peligro de que se abuse sexualmente de ellos..., por éstos depravados?

En cuanto a que el pederasta pueda servir como anciano o pastor en la congregación con el transcurso del tiempo, ¿es eso posible? "Siempre debe pasar un período considerable de tiempo antes de utilizar a alguien que anteriormente hubiera abusado deshonestamente de un menor, si es que se le utiliza alguna vez". El tiempo todo lo cura, para éstos indocumentados del Cuerpo Gobernante..., ¡la posibilidad existe! Sólo ha de dejar pasar unos años el pederasta, para que pueda aspirar a ser anciano de la congregación. ¡El lobo al cuidado de las ovejas..., vivir para leer!

Si el pederasta se cambia de domicilio o congregación, ¿qué deben hacer los ancianos? Todo está previsto por la Organización de Dios: "El comité de servicio debe informar del problema de manera clara y discreta a los ancianos de la nueva congregación, bosquejando el caso dado y las restricciones vigentes". Más gente sabe que fulano de tal es pederasta, ¿pero se informará a los padres de la nueva congregación..., que les llega un nuevo hermano pederasta para que se sienta en el Salón del Reino..., cerca de su hijos? ¿Discreción? ¿Cuánta discreción? ¿Será tanta la discreción..., que no se enterarán los padres del peligro que corren su hijos?

Todas estas directrices se dan: "para equilibrar la justicia con la misericordia". Pero, ¿se está haciendo justicia, cuando no se exige que los ancianos denuncien al pederasta ante la policía? ¿Qué justicia está recibiendo la víctima, de parte de la confesión religiosa? ¿Cómo se le resarcirá a la víctima? En todas estas directrices, solo se ven una serie de medidas internas para proteger en el anonimato más absoluto al pedófilo, de la víctima, a penas se dice nada. ¿Es equilibar la justica con la misericordia..., el proteger en el anonimato al pederasta?

¡Esta es la verdad! Puede que no te guste, pero, es lo que hay. Aquí estamos para defender los derechos de las víctimas. Para los derechos del pederasta..., ¡ya está la confesión religiosa que se les pinta solas!

¡POR LA VERDAD Y CON LAS VÍCTIMAS! ¡DENUNCIEMOS A LOS PEDERASTAS ANTE LA GUARDIA CIVIL!

ACCIÓN PARA EL POST:

¿Conoces algún caso de paedofilia en tu congregación, o el de otra localidad? Si tienes miedo a identificarte, ¡puedes hacer una denuncia anónima! ¡Infórmalo en el cuartel de la guardia civil más próximo! ¡Protege a los niños indefensos! Si lo quieres hacer por internet, te ponemos la siguiente dirección:

GUARDIA CIVIL
C/ Guzman el Bueno 110,
28003- Madrid
Tlf: 915146000

Colaboración ciudadana: 900 100 062
sugerencias@guardiacivil.org