viernes, 22 de febrero de 2008

Betel... ¡os crecen los enanos!





















¡Buenos días, Ajalvir!

Estimados camaradas ninguneados y vapuleados by Watch Tower:

La vieja Europa resiste... no se rinde... ¡así somos, aunque monárquicos! ¿Que tenemos mucho orgullo? Lo sabemos... ¿y qué? ¡Para eso tenemos siglos de historia que nos sobran! ¿Que somos muy obstinados? También... ¡y todavía no nos conocéis bien! ¿Que os va costar mucha pasta todo lo que se os viene encima? ¡Así es la vida cuando se predica que "a César lo que es de César"... pero no para mi! Como el Capitán Araña: "embarca a todos y se queda en tierra".

¿Qué os parece la misiva que nuestro komando Ka Torrelondon.es@gmail.com nos proporciona? ¿Que os damos la comida de hoy? ¡Tantas comidas nos habéis dado vosotros a nosotros... y tantas habéis quitado a las abuelas de la boca! ¿Que cómo explicáis a los de Brooklyn que la cosa ha llegado a la Corte Europea de Derechos Humanos... que el asunto es demasiado grande para vosotros y se os ha ido de las manos? ¡Eso, eso... a ver qué explicación les dais! Así pasa cuando se juega a legislar en la sombra, cuando se juega a ser Dios... a dictar normas indiscriminadamente paralelas a las del Estado Español y ajenas a las de este. ¿Qué os creéis... que sois un Estado dentro de otro Estado como lo es el Reino de España? ¿Creéis que tenéis vuestros propios fueros... vuestras propias leyes... que podéis pasar por encima de las del país en el que vivís y recaudais los fondos? ¡Pues va a ser que no!

Esta carta es el resultado de nuestra primera campaña, en el mes de enero. ¿Que estás tan aturdido por la noticia que ya no te acuerdas en qué consistía nuestra primera campaña de predicación a las "Autoridades Superiores"? No te preocupes... en la pasta no, pero, en eso sí somos generosos con vosotros... amablemente os la recordamos. CAMPAÑA CONTRA EL ARCHIVO DE DATOS PERSONALES Y EL TRATO A LOS EXPULSADOS POR PARTE DE LA ASOCIACIÓN DE LOS TESTIGOS CRISTIANOS DE JEHOVÁ, que tuvo lugar en el mes de enero y que sigue su curso también ante otras instancias. ¿Que somos muy vindicativos? ¡Sólo queremos que se cumplan las leyes del Estado Español en lo que a estos asuntos se refiere! En cuanto a las creencias... podéis creer en lo que queráis, incluso, podéis repetir el fiasco de Pepe Botella (J.F. Rutherford): "¡Millones que ahora viven... nunca morirán!", lo que pasa es que a Pepe se le olvidó añadir la coletilla: "¡como yo... embalsamado en whisky de calidad!". Ahora, la inmensa mayoría de los testiguines ibéricos no se acuerdan de aquella patraña y podéis repertirla de nuevo con el fin de incentivar a la gente a que predique más, para ganarse el paraíso, y para que recauden más dinero que vosotros sabréis bien en qué invertir. Las creencias son de libre elección... la legalidad no.