sábado, 31 de marzo de 2012

El año del fin del mundo y el dinero

Pedro (el Exconvicto)

Ministerio del Reino, febrero de 1975
Estimados camaradas y amantes de la luz financiera que nunca llega:

Pedro, El Exconvicto, estuvo en el castillo de Santa Catalina (Cádiz), como objetor de conciencia a mediados de los años 70 del siglo pasado.  Se tragó 4 años en el trullo por la patilla, para loor y honra de la Watchtower.  Dejó los estudios universitarios ante la proximidad del fin del mundo un par de años antes de pisar el talego: se tragó todas las profecías de la confesión religiosa sobre la inminencia del fin del mundo en el año 1975.  Tuvo que volver al domicilio paterno con las orejas cachas y con el rabo entre las piernas, pasado el 1975, recién salido del presidio. Gracias a la ayuda de sus familiares "mundanos", pudo rehacer su vida poco a poco y reinsertarse en el mundo laboral.  Con el paso de los años le invadió un sentimiento de frustración al sentirse utilizado y timado por un conglomerado empresarial disfrazado de confesión religiosa.  Como todo su entorno social y familiar estaba en la órbita del grupo religioso, ha tenido que comulgar con piedras de molino todos estos años.  Él sirve como anciano, desde hace muchos años, en una ciudad del este peninsular.  Siempre intenta ayudar a los más débiles y apartarlos de las garras de su compañeros caciques que les gusta hurgar en las heridas ajenas de los miembros del rebaño encomendado a su custodia.  Dice que hace poco descubrió este sitio ultra apóstata y que está encantado de leernos.  Ayer, después de la reunión de congregación, se decidió a enviarnos este documento teocrático que hemos colgado, con la intención de que le saquemos punta.

¿Qué te podemos decir Perico?: "¡Tú sí que vales!".  Tú labor no es en vano, en lo relacionado con la causa de la verdad y la justicia.  El testimonio que das es cierto y verdadero.  Lo documentas, nos documentas.  Lo sentimos profundamente por Testigo Humano, pues los escritos de su propia confesión religiosa le dan dentera y le provoca un sarpullido por toda la espalda y por las nalgas.

Pero, ¡pelillos a la mar!  Nosotros, los ultra apóstatas ibéricos y allende los mares, a lo nuestro.  Lo nuestro es poner los puntos sobre las íes..., ¡y en eso estamos!  Ora et labora.

Como la Voz de Dios en la tierra no se prodiga mucho en darnos datos económicos, vamos a intentar dilucidar cuánta pasta pillaban los de la esperanza celestial con la venta de algunos de sus publicaciones caducas y salvavidas,  los meses previos al fin del mundo (se calculaba que llegaría para octubre de ese  año).  El cálculo no tendrá en cuenta las donaciones en metálico ni frutos en especie, testamentos, seguros de vida, joyas, etc., etc., etc.  ¡No podemos ni imaginarnos lo que la gente está dispuesta a donar ante un inminente fin del mundo, con tal de ganarse la salvación eterna!  Así, empezaremos en desgranar la carta a los publicadores, en el Ministerio del Reino de febrero de 1975 (es un boletín mensual para consumo interno que reciben todos los miembros de la confesión):

El año comprendido del 1 de septiembre de 1973 hasta el 31 de agosto de 1974, según el entonces presidente plenipotenciario de la confesión religiosa, se imprimieron 471.000.000 de revistas de 32 páginas cada una.  Las revistas tenían un precio anual por los 24 números correspondientes de 1,5 dólares estadounidenses, o 110 pesetas de la época.  O sea, 4 pesetas por ejemplar.  No debemos olvidar que el salario mínimo interprofesional desde abril 1974 a marzo 1975 era de 40,51 € (6.765 pesetas). Así, si multiplicamos los 471.000.000 de ejemplares por 4 pesetas, nos da la cantidad de 1.668.000.000 de pesetas.


Ahora pasaremos a los libros, más de 51.000.000.  Los libros de 192 páginas estaban en 25 centavos, o unas 35 pesetas.  Los de unas 400 páginas, valían 50 centavos, unas 68 pesetas.  1 Biblia normal, 1 dólar, unas 136 pesetas.  Había otras publicaciones más caras, como el libro Aid to Bible Understanding, por 7 dólares, unas 770 pesetas.  Los Anuarios costaban 35 pesetas.  Las Hojas Sueltas para invitar a las reuniones, 120 pesetas las 1.000 hojas.  En la sección de Anuncios (Nuestro Ministerio del Reino) 1974, encontrábamos algunos como estos:
Las invitaciones al Memorial pueden pedirse en grupos de 250 a 25c, 500 a 50c ó 1.000 a $1,00. Debe enviarse el pago exacto con cada pedido. 
◆ Oferta de literatura desde febrero hasta abril inclusive: Suscripción a La Atalaya con tres folletos, por $1,50. También pueden ofrecerse suscripciones para La Atalaya y ¡Despertad! con seis folletos, por $3,00. 
Para mayo: “Las naciones sabrán que yo soy Jehová” . . . ¿cómo? por 50c. Oferta de literatura para mayo: Libro “Las naciones sabrán” por 50c. Junio: Traducción del Nuevo Mundo y libro Verdadera paz y seguridad por $1,25. Oferta de literatura para mayo: Libro ‘Naciones sabrán,’ o cualquier otro libro del mismo tamaño, con un folleto, por la contribución de 50c. 
Junio: La Traducción del Nuevo Mundo, junto con el libro Verdadera paz y seguridad o cualquier otro libro pequeño, por $1,25. Julio: Libro Verdadera paz y seguridad, o cualquier otro libro del mismo tamaño por 25c. 
Las tarjetas de solapa en español e inglés para la asamblea de distrito y también los portatarjetas de celuloide deben pedirse usando la Hoja de Pedidos de Literatura. Se cargarán a la cuenta de literatura de la congregación. Las tarjetas de solapa no estarán disponibles en la asamblea. 
Oferta de literatura para julio: Libro Verdadera paz y seguridad por 25c. Agosto: Libro La verdad. Septiembre: Libro Evolución. (Nota: Cualquiera de los libros de 25c pueden ofrecerse durante julio, agosto y septiembre según las circunstancias.) Octubre: Suscripción a ¡Despertad! Cada congregación recibirá dos formularios de Inventario Progresivo de Literatura y deben efectuar un inventario de literatura de campaña por cuenta efectiva para fines de agosto. Asegúrense de no incluir artículos al contado como el libro Aid, la Biblia de tipo grande, la Biblia Byington y la Concordancia en el valor de la literatura en existencia. 
Sírvanse tener presente que en el caso de renuevos de suscripciones no hay tarifa o precio de precursor, ni tarifa para publicadores en las campañas especiales. En cuanto a la tarifa o precio de precursor para las suscripciones, sírvanse ver el párrafo 42 de la Watchtower Cost List. 
◆ Oferta de literatura para noviembre: El Paraíso restaurado a la humanidad... ¡por la Teocracia! y un folleto, por 50c. Para diciembre: Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras y el libro Gran Maestro (o cualquier otro libro pequeño) por la contribución de $1,25. Para enero: Suscripción a La Atalaya, con tres folletos, por $1,50. 
◆ Se solicita que los publicadores y precursores hagan el pedido de los Anuarios para 1975 por medio de la congregación con la cual están asociados. Los pedidos para el Anuario en español se pueden enviar a partir del 15 de diciembre. Sírvanse pedirlos únicamente después de esa fecha. El Anuario también estará disponible en alemán, francés, holandés, inglés, italiano y portugués para más o menos la misma fecha. Los Anuarios cuestan 50c cada uno. Todos los pedidos para el Anuario serán cargados a la cuenta de literatura de su congregación. Los precursores regulares y especiales que hayan estado en la lista antes del 1 de julio de 1974, pueden recibir un Anuario gratis pidiéndolo al hermano encargado de la literatura. Esto se incluirá en el pedido de la congregación, y después podrá solicitarse crédito a la Sociedad por los ejemplares de los precursores. Los precursores pueden obtener ejemplares adicionales a 15c cada uno. Ya no están disponibles los calendarios. 
◆ Las congregaciones pueden enviar sus pedidos para los volúmenes encuadernados de 1974 de La Atalaya y ¡Despertad! Estos estarán disponibles en alemán, español, francés, holandés, inglés y portugués. Los volúmenes cuestan $2,50 cada uno. No hay tarifa de precursor.
Una aclaración, cuando se habla de "artículos al contado" en estos anuncios mensuales, no debe equivocarse el cándido lector: al contado era todo.  Todo se pagaba a tocateja en el Departamento de Litertura o Departamento de Revistas en el Salón del Reino.  ¡No te llevabas nada por la cara!  "Artículos al contado", significaba, que tenías que ADELANTAR el pago, antes de que se pidiera siquiera el artículo: ¿No habías adelantado el dinero para el artículo que pedías...?  ¡Lo tenías crudo!  La razón era que estos artículos al contado, no se podían tener almacenados en la congregación, sino que tenías que pedirlos a la sede nacional (Betel) cuando el interesado te hubiese pagado.  La Voz de Dios se puede equivocar con las profecías del fin del mundo, pero nunca con el dinero.

Ahora, volviendo a los inicios, tenemos 51.000.000 de libros, con diferentes precios.  Haremos una cuenta aproximada: la mitad a 25 centavos y la otra mitad a 50 centavos..., ¡lo uno por lo otro! O sea, 25.500.000 por 25 centavos: 892.500.000 pesetas.  Luego, otros 25.500.000 libros, por 1.734.000.000 de pesetas.

Resumiendo: Entre revistas y libros: 4.294.500.000 pesetas de la época (año 1975).  Y este es un cálculo conservador, porque nada más que tomamos en cuenta las revistas, los libros de 192 páginas y los de 400 páginas.  ¡Nos olvidamos de un sin fin de productos y publicaciones por las que también se cobraba!

Como podéis ver, la salvación eterna nunca es gratuita..., ¡tiene precio de venta al público!  En estos tiempos de crisis económica, os recomiendo montar un religión que predique el fin del mundo y vosotros os dedicáis a escribir sandeces y que los pardillos paguen por poder leerlas..., ¡es un negocio muy rentable!  De hecho, siempre lo ha sido a lo largo de la historia.

Lo documentamos todo, todo y todo.  ¿Quién es el padre de la mentira y de la opacidad financiera?

Nota:
Para poder visualizar una Lista de Precios de 1988, seleccionar el enlace: http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2010/02/recibieron-gratis-den-gratis-un-siglo.html