viernes, 7 de enero de 2011

Paul,Paul, ¡te han pillado con el carrito de los helados!

Clara Campoamor (esposa fiel y apóstata)

http://www.news-journalonline.com/news/local/west-volusia/2010/12/10/police-man-scammed-elderly-woman.html

http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2008/07/la-maternidad-perdida.html (biografía de Clara)

Estimados camaradas escamados con los Traslapareños watchtowerianos:

Hoy, la noticia nos la aporta nuestra hermana y compañera Clara Campoamor  --leed su biografía en el enlace de arriba--  y nos remite a un periódico digital de la Daytona (Florida), el news- journalonline.com

 Se trata del pájaro de la fotografía de arriba, se llama Francis L. Paul III (Paco, para los amigos).  ¿Qué fechoría ha cometido Paco?  Nada bueno, pero antes de entrar en la traducción de la noticia, los Watchtowerianos se quejan amargamente que cuando un testigo de Jehová comete una fechoría, los medios de comunicación mencionan el nombre de la confesión religiosa a la que pertenece el delincuente y están en una campaña para combatir esto que les está haciendo mucha pupa en la fe y las donaciones de sus feligreses.  Bueno, pues en la noticia de hoy, no se menciona explícitamente que Paco sea testigo de Jehová  --aunque el tufo echa para atrás--  pero, lo que se dice es peor..., ¡mucho peor!  ¡Va por ustedes!
La policía informa de un hombre que estafó a una ancianita
Escrito por: Andrew Gant, 10 de diciembre de 2010
Un vecino de la ciudad de Crescent City estafó a una mujer de la localidad de DeLand más de 250.000 dólares estadounidenses después de llamar a su puerta con una Biblia en su mano, según el comunicado de su detención publicado el jueves.
Francis L. Paul III, de 46 años de edad, fue acusado el miércoles de explotar a una ancianita después de una investigación policial de la localidad de DeLand que ha durado cuatro meses.
Paul engañó a la mujer de 84 años después de hacerle firmar unos documentos por los que se apoderaba de las acciones en bolsa y los ahorros que tenía la mujer, unos 255.000 dólares, según el informe.
El comisario David Hiers escribió que la mujer  --se omite su nombre por ser una persona vulnerable--  estuvo dispuesta a firmarle una serie de hojas de papel en blanco sin pedirle explicaciones al sujeto. 
"Le podría haber firmado cualquier cosa", escribió Hiers.
El  informe indica que un hijo que reside en California visitó a la madre en julio y se percató del robo informándolo a la policía. 
El Departamento de Niños y Familias valoró a la mujer como mentalmente incompetente y, la policía dice de ella que "sufre los achaques típicos de la edad".
La policía dijo de Paul  --quien también utiliza el nombre de Francis P. Lipani III--  "un día apareció en el domicilio (de la mujer) con una Biblia en sus manos" y siendo zalamero con ella.  En una entrevista con la policía, la mujer declaró que el hombre "le gustaba y se sentía cómoda con su presencia" y que le presentó unos papeles para que firmase "para montar una especie de empresa relacionado con la conservación del césped".
Unos documentos judiciales procedentes de varias entidades bancarias  --según los investigadores, Paul utilizaba siete distintas por lo menos--  mostraban como beneficiarios de las cuentas bancarias de Paul a la Sociedad Watch Tower Bible and Tract, una organización de los testigos de Jehová.
En el informe policial consta de profesión vendedor.
Un funcionario, dijo que Paul había pagado una fianza de 15.000 dólares el miércoles en la cárcel de Volusia County Branch Jail.  El número telefónico donde se informa sobre la orden de detención estaba desconectado.
Fin de la traducción apóstata.

¡Je, je, je!  En esta noticia no se menciona explícitamente que el delincuente Paul sea testigo de Jehová,  aunque hay indicios que dan qué pensar: visita a una abuela con la Biblia en la mano..., ¡y el beneficiario de sus cuentas bancarias es la Sociedad Watch Tower Bible and Tract!  Si Paul no es testigo de Jehová, se comporta mejor que muchos de nosotros con la Sociedad y el Cuerpo Gobernante.  No sé si la confesión religiosa tendrá que dar alguna explicación a la policía por esta casualidad: la de ser los beneficiarios de las cuentas bancarias del delincuente.

La verdad, toda la verdad y nada más que la verdad..., ¡así somos los apóstatas!