sábado, 9 de octubre de 2010

"Y la Palabra se hizo..., dinero"

Informante Apóstata Anónimo













http://www.onebrooklyn.com/gallery (vistas fotográficas de los apartamentos, interiores y exteriores)



Estimados camaradas víctimas de la opacidad financiera de la confesión religiosa:

La foto de arriba, corresponde a la del edificio de la calle Furman que compró la Sociedad Watch Tower en 1983 y que vendió en el año 2004 por un precio superior en 50 veces al precio de compra. Según trascendió, los testigos de Jehová lo vendieron por 205.000.000 de dólares estadounidenses.

En el tema financiero --cuando se trata de la Watchtower-- es difícil (y la mayoría de las veces imposible) saber la verdad. En este tema concreto del edificio Furman se presentan dudas sobre si ese fue el verdadero valor de la venta. ¿Porqué digo esto?

Bueno, los compradores del edificio Furman han construido dentro del edificio 499 apartamentos de lujo donde el metro cuadrado vale 10.000 dólares. Precios:

Estudio desde 550.000 dólares

Con una habitación desde 700.000 dólares

Con dos habitaciones desde 1.125.000 dólares

Con tres habitaciones desde 1.825.000 dólares

Con cuatro habitaciones desde 2.725.000 dólares

Áticos desde 4.450.000 dólares

Habida cuenta de que el edificio tenía una superficie de unos 100.000 metros cuadrados, si lo multiplicamos por 10.000 dólares por metro, nos da la friolera suma de 1.000.000.000 de dólares.

Si a esto le sumamos la ignorancia completa en la que tienen sumidos a sus masas de acólitos, pues la sospecha sobre estos temas financieros surgen sin quererlo. ¿Se podría calificar de pelotazo financiero el que yo compre una propiedad y la venda 50 veces más cara al cabo de unos años..., siendo yo una entidad religiosa libre de impuestos? Yo pido a mis feligreses que me donen dinero para la obra de Dios, como soy una entidad religiosa no pago impuestos al Estado, habilito y reformo la propiedad con trabajadores voluntarios a los que no pago un sueldo, espero unos años para que se revalorice la propiedad..., ¡y me llevo la pasta sin dar explicaciones a los que la han donado! Y esto lo hago una y otra vez, en Nueva York así como en otros países con diferentes propiedades que se compran con el dinero de los fieles y la cuales se escrituran a mi nombre. ¿Cómo se llama esto, estimado TH? ¿Era, o no era, Bernie Madoff un pardillo integral al lado de los de la esperanza celestial y profetas del fin del mundo?

Pero aquí no acaba todo con el edificio Furman; la Sociedad Watch Tower tiene más edificios para vender en esa misma zona, docenas de edificios, es la mayor propietaria de bienes inmuebles ahí. Según distintos informes periodísticos, tienen planeada su venta pero, están esperando a que el mercado inmobiliario mejore y se pueda sacar más dinero por ellos. ¡Aquí hay mucha en pasta en juego! ¡Que viene el fin del mundo!

Muy interesante fue el artículo que escribió Werner Cohn, Profesor Emérito en Sociología por la University of British Columbia, escribió un artículo el 1 de junio de 1995, en el Brooklyn Heights Press, titulado: NUESTROS VECINOS LOS TESTIGOS: LOS IMPUESTOS QUE NO PAGAN LE CUESTA A LA CIUDAD 10 MILLONES DE DÓLARES AL AÑO. Un artículo que lo tenéis íntegro en el siguiente enlace.