lunes, 4 de octubre de 2010

"Al César lo que es de César y a Dios lo que es de Dios", ¿o no?

Aníbal (el Tortuga)










(Datos de la Asociación Europea de los Testigos Cristianos de Jehová)

Estimados camaradas solidarios con el estado del bienestar:

Una cosa es predicar y otra dar trigo. En esta tesitura nos encontramos. El Tortuga, desde el Madrid de los Austrias, nos envía esta noticia teocrática a la generosa Resistencia Apóstata. "Sobre todo no me toques el dinero", máxima watchtoweriana que trae de cabeza a las cabezas pensantes de la Organización del Voto de Pobreza y el Santo Pedir.

La solidaria Francia exige unos determinados impuestos a la confesión religiosa de los testigos de Jehová, pero, la confesión, se resiste como gato panza arriba..., ¡con uñas y dientes! ¿Dónde quedan aquellas palabras del Señor Jesús: "Al César lo que es de César y a Dios lo que es de Dios"? Parece que el Cuerpo Gobernante dice: "Eso aplica a todo el mundo menos a nosotros. Con nuestro dinero no se juega. Nuestro parné no se puede utilizar para sostener el estado del bienestar. Nuestro dinero está mejor en las manos de Soros y Paulson que en la manos de la Francia republicana". Evidentemente, se puede tener la esperanza de vivir en los cielos, mientras nos aferramos como una lapa al dinero terrenal, ¿contradicciones? Ninguna. Por lo menos ellos no las ven.

La noticia está en inglés, y dice lo siguiente:

expatica.com
29 de septiembre de 2010

EL TRIBUNAL EUROPEO ESCUCHARÁ EL CASO DE: LOS IMPUESTOS A LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ CONTRA FRANCIA

El miércoles, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos acordó juzgar el caso solicitado por la secta de los Testigos Cristianos de Jehová contra el gobierno francés sobre impuestos y donaciones.

En su petición, el grupo alega que hay un violación de su derecho a la libertad religiosa, al declarar que el gobierno francés ha intentado limitar sus actividades al exigirles en mayo de 1998 el pago de impuestos por las donaciones recibidas por parte de sus feligreses.

La secta dice que esta acción es un intento por eliminar la autonomía de las comunidades religiosas.

Las autoridades francesas dicen que dichas donaciones no lo fueron sobre una base religiosa y por lo tanto están sujetas a los mismos impuestos que cualquier otra donación.

En el 1998 les exigió 45 millones de euros (61 millones de dólares estadounidenses) de aquel año. pero esta cantidad se ha visto incrementada con el paso del tiempo a la de 57.500.000 euros, según Francia.

Esto se basaría sobre las estimaciones de 250.000 personas donando 4 euros al mes por persona, durante un período de cuatro años, desde 1993 al 1996.

El Tribunal, ubicado en la ciudad francesa de Estrasburgo, ha rechazado el caso como uno de discriminación contra los testigos de Jehová.

Fin de la traducción del primer artículo.


En el segundo enlace, Strasbourg Consortium, con fecha de septiembre de 2010, da la noticia aportando otros detalles:

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha emitido una decisión sobre la una segunda admisibilidad en el caso de la Asociación Les Témoins de Jehová (Asociación de los Testigos de Jehová) contra Francia. La Asociación alega que en el 1995 un informe del parlamento francés los catalogaba de secta, resultando en una discriminación contra la organización, en particular en lo referido a una auditoria de las finanzas por parte del fisco.

Cuando la Asociación se negó a declarar las donaciones recibidas por esos años, solicitando una exención de impuestos fundamentándose en que eran una asociación religiosa, automáticamente se puso en funcionamiento un procedimiento fiscal contra la Asociación. Después de haber perdido en los tribunales franceses, la Asociación llevó el asunto al Tribunal Europeo de Derechos Humanos en febrero de 2005, alegando violación de numerosas disposiciones de este tribunal.

El 17 de junio de 2008 el tribunal declaró todas las demandas inadmisibles, excepto aquellas referidas a los procedimientos de fiscales contra la Asociación que pudieran infringir los Artículos 9 y 14. El 21 de septiembre de 2010 el tribunal declaró inadmisible la denuncia de discriminación religiosa referida en el Artículo 14, cuando no se han agotado todos los recursos jurídicos (en Francia).

Sin embargo, el tribunal consideró que el Artículo 9 donde se denuncia la violación del derecho a la libertad de religión "hace surgir cuestiones legales complejas sobre las cuales el tribunal no puede decidir en este momento..., sino que requieren un examen en torno al fundamento de la demanda". Así, el tribunal, declaró como admisible esta parte de la demanda y dictará una sentencia sobre el fundamento de la demanda en una fecha posterior.

Como informó el comunicado de prensa del Tribunal, The European Association of Jehovah's Christian Witnesses (la Asociación Europea de los Testigos Cristianos de Jehová) enfatizó "el impacto que el presente caso judicial pudiera tener en otros países europeos".

Fin de la traducción de este segundo artículo.

De momento, el Tribunal no ha admitido lo de la violación de los derechos religiosos de la confesión por parte del estado francés: nadie impide a los testigos de Jehová predicar su particular evangelio, nadie les impide reunirse, etc., etc., etc.

Lo que está en disputa --y sin decidir, ¡para mayor tristeza de TH que cantaba victoria antes de tiempo!-- es si Francia tiene derecho a cobrar unos impuestos a los testigos de Jehová. Según mi punto de vista, y como los Testigos de no regentan ningún: hospital, orfanato, asilo, residencia geriátrica, centros para toxicómanos o madres solteras ni nada que se le parezca, ¿porqué no deberían pagar impuestos como todo hijo de vecino? Para un servidor, lo que debe determinar si una persona o colectivo debe o no debe pagar impuestos, es si los beneficios económicos que pudieran haber se revierten en los menos favorecidos. Pero, si resulta que esta confesión religiosa disfruta de una opacidad financiera envidiable, está en todas las reuniones mundiales donde están presentes los más importantes especuladores en bolsa..., ¡uno se pregunta qué clase de organización caritativa es esta y dónde están sus obras de caridad que justifique esa exención de impuestos por parte del Estado.

Toda la preocupación de la Sociedad Watch Tower, la resumen muy bien ellos mismos, con la palabras de la "desconocida" (para el testigo de Jehová de término medio) Asociación Europea de los Testigos Cristianos de Jehová: "el impacto que el presente caso judicial pudiera tener en otros países europeos". ¡Ahí está la madre del cordero! ¿Y si gana Francia el juicio y todos los países la imitan y nos piden el pago del impuestos?

El Cuerpo Gobernante, en sus reunión de los miércoles, deben orar a Dios porque no tengan que pagar los impuestos y contribuir al estado del bienestar francés. ¡Viva la solidaridad!