sábado, 18 de septiembre de 2010

Perffeto no puede personarse en el Salón del Reino..., ¡ni con carabina!

El Topo Ajalvireño (de profesión: sus labores)












Jonathan Perffeto
http://www.courts.state.nh.us/supreme/opinions/2010/2010096perfe.pdf(La sentencia en estado puro)

http://www.newsok.com/nh-court-sex-offender-cant-attend-church/article/feed/191976 (La noticia)

Estimados sufridores impenitentes watchtowerianos:

¡Pues va a ser que no! Así es, al hermano Jonathan Perffeto no le permiten asistir a las reuniones de los testigos de Jehová en el Salón del Reino, el tribunal de apelación ratifica la sentencia anterior. ¡No le dejan ir ni acompañado de carabina (un pastor religioso)! Los niños que asisten al Salón del reino podrán dormir tranquilos..., ¡y sus padres también!

Nuestro compañero en las catacumbas ajalvireñas, El Topo Ajalvireño, ha tenido la delicadeza de compartir con toda la Honorable Hermandad Apóstata esta noticia reciente. Él siente el aliento de los sabuesos en su nuca pero, dice: "Dios está conmigo, ¿qué puede hacerme el hombre watchtoweriano?". Todo un ejemplo de valor y lealtad a la verdad de la buena..., ¡verdad sin trampa ni cartón! Tiene miedo a ser arrojado al lago que arde con fuego y azufre --destino de los mentirosos--, fin que aguarda a éstas personas según el libro del Apocalípsis. Además, como siempre, nos traduce la noticia a los lectores de lengua española. ¡Gracias, Topo! ¿Qué sería de nosotros sin tus traducciones oportunas y teocráticas? ¡Te estás ganado el cielo! No es broma; si el hermano Fred W. Franz ha ido al cielo después de haber fallado en sus profecías más que una escopeta de feria, ¡cómo no vas a ir tú hablando la verdad verdadera!

El periódico digital NewsOk nos da una noticia al debido tiempo..., ¡al debido tiempo judicial! ¡Va por ustedes!

EL TRIBUNAL SUPREMO DE NEW HAMPSHIRE NIEGA A DELINCUENTE SEXUAL EL QUE PUEDA ASISTIR A LOS SERVICIOS RELIGIOSOS EN EL SALÓN DEL REINO

El Tribunal Supremo de New Hampshire ha denegado la solicitud hecha por un delincuente sexual para poder asistir a los servicios religiosos (en el Salón del Reino) de su confesión religiosa acompañado de un carabina (pastor religioso).

Jonathan Perffeto, de Manchester, fue condenado en el año 2002 por estar en posesión de pornografía infantil. Una de las condiciones para obtener la libertad condicional era el que no tuviese ningún contacto con niños, él ha solicitado el poder asistir a los servicios religiosos de los testigos de Jehová, acompañado por un pastor religioso (anciano) como carabina.

El Tribunal Supremo de ese estado, el viernes, en su sentencia concordó con la anterior por parte de un juzgado inferior que le denegaba ese derecho al delincuente. Establece que la condición para su libertad condicional no viola los derechos constitucionales de Perffeto ni su libertad religiosa y que, por lo tanto, él puede profesar su religión de otras muchas maneras.

Perffeto ya estuvo en la cárcel cuando tenía 17 años, por abusos sexuales a una pariente menor de edad y, en otra ocasión, cuando tenía más edad, por agredir sexualmente a una mujer joven.

Fin de la traducción..., ¡y gratis!

La sentencia judicial

Hechos incuestionables: el 13 de marzo de 2002 el defendido se le encontró culpable de 61 casos de pornografía infantil. Como parte de un acuerdo para reducción de pena, el defendido fue sentenciado de tres a siete años en una cárcel estatal y cuatro sentencias consecutivas suspendidas de tres años y medio a siete años cada una. (Página 1)

Una de las condiciones para suspender las sentencias era que el defendido no tuviese contacto alguno con menores de 17 años. El defendido cumplió la pena de a la que fue sentenciado y consiguió la libertad en octubre de 2008. El defendido intentó modificar las condiciones por las que se suspendieron las sentencias de manera que pudiera asistir a las reuniones de la congregación Manchester South de los testigos de Jehová, mientras sería supervisado por un anciano y miembro de la congregación. La congregación es muy familiar y los niños están presentes en estas reuniones religiosas. El defendido también solicita el que se le permita hablar con la entera congregación, tanto antes como después de la reunión. (Página 2)

Al final de la página 4 y al principio de la 5, la sentencia, dice: Aquí, la libertad de creencias del defendido no se han restringido. Él todavía puede practicar su religión de maneras que no viole las condiciones por las que suspendieron las sentencias, puede usar libros, vídeos o grabaciones. Él también puede organizarse para estudiar la Biblia con los ancianos de su congregación y asistir a reuniones (en el Salón del Reino) donde no haya menores presentes. El defendido ha preferido escoger asistir a esa congregación, pero, como resultado de las sentencias que le han sido suspendidas, él "legítimamente está sujeto a ciertas limitaciones a las que no lo están las personas normales que están libres". Consuelo-Gonzalez, 521 F.2d at 265

El primer párrafo de la página 5: El defendido fue encarcelado por 61 casos de pornografía infantil. El prohibirle a él que tenga contacto con niños, suministra protección a este tipo de personas explotadas por él y favorece su rehabilitación al limitarle las circunstancias que pudieran llevarle a reincidir.

Fin de la traducción parcial de la sentencia.

La sentencia entera tiene 6 páginas fáciles de leer, aquellos de vosotros que sepáis algo de inglés os estimulo a que la leáis, ¡no tiene desperdicio!

Coincido totalmente con la sentencia judicial. A él nadie le prohíbe creer en Dios o adorar a Dios: se le prohíbe el contacto con los niños por ser un "golfo" sexual. Si yo tuviese hijos, y ése individuo pretendiese asistir a la misma congregación que mi familia, y los ancianos de la congregación se lo permitiesen: o me cambiaba de congregación o dejaba de asistir hasta que éste personaje no estuviera presente.

Bajo mi punto de vista, este tipo de personas --difícilmente rehabilitables-- no se les debería permitir asistir a ninguna reunión de los testigos de Jehová (o de cualquier otra confesión) donde haya menores. Su pecado, no es sólo eso..., ¡es también un crimen! Es lógico que paguen un precio ellos para que los niños tengan toda la seguridad posible.

Un buen sitio para el hermano Perffeto, sería Betel. Allí todos son adultos espirituales que podrían ayudarle a rehabilitarse y ningún niño corre peligro con su presencia, ¿porqué no le ofrece esa posibilidad la confesión religiosa? En Betel, Perffeto podría adorar a Dios todos los días y a todas horas, ¿puede haber un lugar mejor para él?