domingo, 19 de septiembre de 2010

Sexting, ¿denunciar o no denunciar?

Nízam: el ojo que todo lo ve












Estimados camaradas víctimas recalcitrantes de la pseudoteología watchtoweriana:

Ya que TH y acólitos se limitan a pura demagogia watchtoweriana, sin el aporte de ninguna documentación, nos vemos obligados a informar a la casa de la fe. Aquí, en este blog, encontraréis la verdad documentada, ¡por muy estrambótica que sea esta! La verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. Lo documentados todo, todo y todo.

Nuestro compañero Nízam --un hombre de fe sin parangón-- ha tenido la gentileza de compartir con nosotros estas buenas nuevas teocráticas procedentes de nuestro queridísimo y mantenido Esclavo Fiel y Discreto. Como de costumbre, instrucciones y directrices dirigidas a los pastores religiosos de la confesión religiosa; de espaldas a los afectados o posibles víctimas, en el sentido de que esta información ni se lee ni se comparte con los miembros de la confesión, la carta es explícita en cuanto a quiénes va dirigida: A LOS CUERPOS DE ANCIANOS.

Hay quien se pregunta; ¿quién es Nízam? ¿De qué vive? ¿A qué dedica el tiempo libre? Aquí a nadie se le pregunta cuánto dinero tiene en el banco, por lo tanto, tampoco está autorizado a formular este tipo de preguntas..., ¡dejemos que los agentes Watch se devanen los sesos!

La carta trata sobre el sexting, con menores de por medio. ¿Qué es el sexting?: (contracción de sex y texting) es un anglicismo de nuevo cuño para referirse al envío de contenidos eróticos o pornográficos por medio de teléfonos móviles. http://es.wikipedia.org/wiki/Sexting

¿Términos afines?:

Ciberbullying. Se trata del acoso, molestia o humillación de un menor por parte de otro menor, a través de las tecnologías de la información. Incluye los chantajes y las vejaciones entre menores a través de móviles, consolas o Internet.

Grooming. En este tipo de delito interviene un adulto, engatusando a un menor para ganar su confianza a través de Internet, normalmente con fines de satisfacción sexual.

Ciberacoso. Consiste en utilizar medios digitales (correo electrónico, chats, móviles, etc étera) para acosar a un individuo, en este caso, menor de edad, hasta conseguir algo por parte del acosado, como una foto o una cita. http://www.canarias7.es/articulo.cfm?Id=162787

Como con el tema de la pederastia y las confesiones religiosas que no denuncian los casos a los Cuerpo y Fuerzas de Seguridad del Estado, el sexting no solo es un pecado que pueda tratarse de manera interna en el ámbito de la confesión religiosa --lavar los trapos sucios en casa--, no, no sólo es pecado..., ¡también es un delito! La posesión de material pornográfico infantil, así como su distribución, y la corrupción de menores, son delitos recogidos en el Código Penal español.

Según esta carta recientísima, ¿cuáles son las directrices de la confesión religiosa en España a los pastores religiosos de sus comunidades locales? "Como sabéis, cuando los ancianos reciben informes de abuso físico o sexual de menores, deben llamar al Departamento de Asuntos Legales para obtener dirección legal". Me parece estupendo que los ancianos llamen al Departamento de Asuntos Legales de la confesión religiosa cuando existe un caso de pederastia, pero, echo en falta una referencia que obligue a éstos ancianos a denunciar los hechos ante la policía o guardia civil para que ellos puedan investigar y certificar la inocencia o culpabilidad del pederasta y el posible resarcimiento de la víctima. ¿Están los ancianos de las congregaciones, o, el Departamento de Asuntos Legales capacitados o, legitimados por la ley para hacer esto? ¿Cuántos casos de pederastia han denunciado ante la policía los ancianos o el Departamento de Asuntos Legales de la confesión religiosa en España, digamos, en los últimos 40 años? ¿Ninguno? ¿No es extraño? ¿Falla algún protocolo de la confesión religiosa?

La carta continúa: "Si los ancianos se enteran de que un menor ha recibido este tipo de mensajes de algún adulto o incluso de otro menor, deben llamar sin demora al Departamento de Asuntos Legales". ¡Y dale con el Departamento! Bien, informamos al mencionado departamento, pero, otra vez, la misma objeción, ¿dónde menciona la carta que hay que denunciar los hechos a la policía o guardia civil? ¿El silencio sepulcral en esta materia, es sinónimo de algo?

La página web de la Guardia Civil, entre los consejos que da a los padres de los hijos que han recibido este tipo de contenidos, está este --bien diferente del de la confesión religiosa del notorio arraigo--: 5. "Si su hijo le informa de contenidos que le han hecho sentir incómodos (de tipo sexual) dele la importancia que realmente tiene y denúncielo". https://www.gdt.guardiacivil.es/webgdt/cpadres.php

La carta continúa: "Después de haber informado del incidente (prefiero el término delito) al Departamento de Asuntos Legales, los ancianos serán dirigidos al Departamento de Servicio, quienes le contestarán cualquier pregunta relacionada con los aspectos judiciales o teocráticos del caso". ¿Pero los aspectos judiciales no los contesta el Departamento de Asuntos Legales? No, amigo, no. Aquí, evidentemente, están refiriéndose al sistema judicial interno de la confesión religiosa..., ¡de cuyos aspectos se encarga otro departamento: el Departamento de Servicio! ¿Lo pillas ahora? Además, basta leer el contenido completo de la carta; esto nos ayudará a determinar a qué sistema judicial se están refiriendo: al externo y de todos los españoles, o al interno y exclusivo de la confesión religiosa. El párrafo tres de la carta nos ayudará a esto.

¿Pero qué pasaría si un miembro adulto de la confesión religiosa comparte pornografía infantil, con otro miembro adulto de la congregación? La carta omite este detalle, pero dice lo siguiente: "No habría que llamar al Departamento de Asuntos Legales si se trata de adultos (es decir, personas de por lo menos 18 años de edad) que han estado de acuerdo en enviarse imágenes o mensajes de contenido erótico". Aquí, nos surgen las mismas pregunta de siempre. La posesión y distribución de pornografía infantil es un delito..., ¡aunque sea entre adultos! ¿No tiene la confesión religiosa ninguna directriz al respecto? Soy duro de mollera, ¡siempre echo en falta la mención a la obligatoriedad de denunciar a las Fuerzas y Cuerpo de Seguridad del Estado este tipo de delitos! No me vale lo de: los trapos sucios se lavan en casa.

El párrafo tres da una serie de instrucciones a los ancianos sobre cómo tratar judicialmente estos casos dentro de la confesión religiosa. Entro otras perlas, dice: "En la mayoría de los casos se toma acción judicial, especialmente si menor bautizado ya sido aconsejado y, aun así, persiste en su mal proceder". Sigo echando en falta alguna referencia sobre denunciar este tipo de delitos a la policía para que, en el caso de menores, puedan obtener la ayuda profesional para evitar que reincidan en este tipo de delito. ¿Está cualificado el anciano: panadero, carpintero, taxista o transportista para ayudar a este tipo de delincuentes? En este sentido, la legislación varía en diferentes países, pero, en algunos países también se considera delito cuando los adolescentes menores de edad están envueltos en este tipo de hechos.

En el párrafo cuatro: "Las graves consecuencias que pueden resultar del sexting subrayan la importancia de que los padres cristianos supervisen el uso que sus hijos dan al teléfono móvil o a cualquier otro dispositivo electrónico de comunicación". ¿Graves consecuencias..., por vuestro sistema judicial interno? No solo eso. No tenéis ni idea de las consecuencias de este tipo de delitos y, si la tenéis, os calláis como cucos. Las consecuencias pueden ser gravísimas e imprevisibles, por ejemplo, una adolescente se suicidó: http://today.msnbc.msn.com/id/29546030

Lo que quiero decir, para que se me entienda, es que no tengo nada en contra de las directrices internas de la confesión religiosa, mi objeción es: ¿porqué los ancianos de la confesión religiosa no informan de estos delitos también a la policía o guardia civil? Bajo mi punto de vista, los ancianos, primero, deben denunciar el delito a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y, después, que sigan con toda su parafernalia interna. Esto se echa en falta en esta circular y en todas las otras que han escrito en los pasados 40 años.

ACCIÓN PARA EL POST

Compartir esta información con:

Defensor del Pueblo de España: registro@defensordelpueblo.es

Tribunal Constitucional: buzon@tribunalconstitucional.es

Secretaría General del Senado: sgral@senado.es

Congreso de los Diputados: información@congreso.es

Agencia Española de Protección de Datos: ciudadano@agpd.es

Cuerpo Nacional de Policía: webdgp@policia.es

Grupo de Delitos Telemáticos
Guardia Civil: emume@guardiacivil.org
Teléfono: 062

C/Guzman el Bueno, nº 110
28003-Madrid - España
Teléfono: 915146000
Fax: 915146007
sugerencias@guardiacivil.org.
secdirector@guardiacivil.org