sábado, 4 de septiembre de 2010

La verdad flota

Aloha (buceadora apóstata del Mediterráneo)







Estimados camaradas víctimas de doctrinas talibanescas:

La verdad flota, la intentan sumergir pero, flota. Hace escasos días nos hicimos eco de una noticia similar y hubo un lector que insistente y sistemáticamente dudada de la veracidad de la noticia --procedía de Ghana--, ¡pues bien!, hoy la noticia nos viene de más al norte, de Rusia. Nuestra compañera y buscadora empedernida de Perlas watchtoweríficas, Aloha, he tenido la gentileza de compartir con nosotros esta nueva noticia. Como está en español, no tenemos que echar mano de nuestro traductor sin paragón, el Topo Ajalvireño, y le damos descanso. Gracias, Aloha, tus inmersiones no son en vano en lo relacionado con la verdad de la buena y, al mismo tiempo, estás acumulando tesoros en los cielos al colaborar con la Honorable Resistencia Apóstata. ¡Va por ustedes!

TRANSFUSIÓN DE SANGRE PARA HIJO ENTRE PROTESTAS DE MADRE RELIGIOSA

RT el Ritmo de los Tiempos
Rusia, 21 de agosto de 2010

Un tribunal de Moscú acogió una petición de médicos para que se realice una transfusión de sangre a un niño gravemente traumatizado, pese a las protestas por motivos religiosos de parte de su madre.

Una fuente judicial informó que la demanda fue interpuesta por la administración de una institución de medicina infantil que pidió que se protegieran los intereses del niño de 10 años de edad, cuya madre es una Testigo de Jehová, según informó la agencia de noticias rusa Interfax.

El niño fue ingresado a la unidad de cuidados intensivos con una grave contusión cerebral, fractura de la base del cráneo, trauma de tórax, contusión pulmonar y otros traumas. Considerada su grave condición, hace falta una transfusión de sangre, práctica rechazada por los adeptos de esa organización religiosa que aluden a la prohibición en la Biblia de “comer sangre”. No son raros los casos de muerte por este motivo.

Conforme a las leyes rusas, las instituciones de salud tienen el derecho a buscar protección judicial para sus pacientes si sus padres o sus representantes legales les rechazan la ayuda médica.

La actividad de los Testigos de Jehová está prohibida en ciertas regiones de Rusia y algunos otros países por actitudes reconocidas peligrosas para sus miembros.

Fin de la noticia.

¿Qué podemos añadir? Pues que la verdad es tozuda y se resiste a que la oculten, por eso, una y otra vez sale a flote. Por otra parte, nos alegra que este niño pudiera tener el tratamiento médico adecuado --según los facultativos, y no según una confesión religiosa--. ¿Quería Dios hacer un mártir de este niño? ¡Lo dudo mucho! Según las publicaciones de la confesión religiosa, parece que los testigos de Jehová están inmersos en una particular "cruzada" en la que no escatiman medios, sólo que los medios en esta ocasión..., ¡son la vidas de niños inocentes!

En el pasado no muy lejano, la confesión religiosa marcó unas directrices donde se consideraban de igual gravedad que las transfusiones de sangre: las vacunas y los trasplantes de órganos..., ¡felizmente, vieron nueva luz, y cambiaron sus posiciones, pudiéndose salvar muchas vidas humanas! A día de hoy, han dado un tibio paso adelante, permitiendo las directrices de la confesión el que el Testigo pueda aceptar ciertos componentes sanguíneos por separado. Pero, permanece inflexible en su NO a la transfusiones de sangre..., ¡esto tiene un coste en vidas humanas! Puede que, más adelante, dentro de unos pocos años, la confesión religiosa no vea ninguna razón bíblica para que el testigo de Jehová pueda aceptar este tratamiento médico, pero, mientras tanto, ¿cuántas personas habrán muerto?

Las profecías de la confesión religiosa han resultado fallutas y sus verdades..., ¡caducas! ¿Quién nos asegura que esta doctrina del NO a la transfusiones sanguíneas no caducará? Entonces, ¿habrá merecido la pena tantas muertes de seres inocentes en aras de una verdad caduca?

La salud de nosotros y de nuestros hijos, debe ser un asunto absolutamente personal, sin intromisiones o coacciones por parte de una confesión religiosa y debe estar determinada por razones médicas, ¡no religiosas!

Acción para el post:

Ver el vídeo musical que dedicamos a TH y todos aquellos que añoran los tiempos de la Inquisión: