sábado, 20 de marzo de 2010

Pañuelo en la cabeza, ¿sí o no?

Manoli (la lanjaronensa)




The Watchtower, 1 de septiembre de 1951, páginas 543 y 544

Estimados camaradas de correrías watchtowerianas:

La luz triunfa sobre la oscuridad. La verdad sobre la mentira. Aquí, documentamos las verdades del barquero..., ¡que lo luego no se diga! Los apóstatas, somos los primeros interesados en que se conozca la verdad verdadera. ¿Puede caducar la verdad? ¡Una pregunta interesante para hacérsela al Cuerpo Gobernante!

Hoy, Manoli (de la Alpujarra granadina), se luce y nos manda esta información vital para toda cristiana y cristiano que se precie de seguir las directrices de los teólogos indocumentados sin parangón. Es lo que tiene la Resistencia..., ¡nos crecen los colaboradores como hongos! ¿Qué podemos decir? ¿El crecimiento exponencial de los miembros de la Resistencia..., será signo de la bendición de arriba? ¿Cumplimos profecía bulería en este tiempo del fin..., mientras se acaba la generación que pudo ver los acontecimientos mundiales de 1914, los de 2010, y los del 2050? ¡Esta generación es como la goma de mascar con sabor extralargo!

Pero, hoy, el tema que nos ocupa es el del pañuelo en la cabeza para la mujer, ¿lo debe llevar, sí o no? Aquí entra en juego la interpretación doctrinal del Governing Body Bank. Echando mano del Topo Ajalvireño, se traduce este artículo para toda la hermandad. ¡Esto debería estar asequible en la red para que todo el mundo pueda leer la información que afecta sus vidas! Pero quien tiene que estar por la labor, sólo piensa en vender las propiedades del Amo que han sido puestas a su cuidado. En otras palabras, ¿cómo podemos convertir este bien inmueble en dinero contante y sonante..., sin que meta mano Hacienda? Ya lo dicen las Escrituras: "¡Los caminos del Señor son inexcrutables!".

La pregunta atalayesca, es la siguiente: "¿Es necesario que la mujer se cubra la cabeza (con un pañuelo) cuando conduce un estudio bíblico? En nuestra congregación, no está nada claro cuándo debe cubrirse la cabeza y cuándo no, ocasionando mucha discusión". --P. W., Ohio

Ella no necesita cubrirse la cabeza cuando conduce un estudio bíblico en el hogar de un particular, ya que no es una reunión de congregación, sino una que ha planificado ella misma. No es el caso de que haya sido seleccionada para conducir una reunión de congregación. Sin embargo, si su marido estuviera presente en ese estudio en un hogar privado, ella debería cubrirse la cabeza tanto si hace la oración al inicio, como si la hace a la conclusión de ese estudio. Esto harmoniza con la siguiente instrucción: "Toda mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta avergüenza a quien es su cabeza".

Nosotros vemos necesario que la mujer se cubra la cabeza en los siguientes dos supuestos: (1) cuando una hermana recibe un nombramiento a través de la congregación o la organización teocrática para que mantenga el orden y conduzca reuniones de congregación, y (2) cuando ella esté casada y deba mostrar sumisión a aquél a quien Dios ha nombrado como la cabeza de la familia, su esposo. Con estos dos principios como base, se podrá determinar lo que corresponda en cada caso.

Unos ejemplos nos ilustrarán cómo aplicar estos principios. En una congregación compuesta enteramente por hermanas, la Sociedad selecciona a hermanas para puestos que ordinariamente ocuparían los varones. Cuando éstas hermanas estén sobre la plataforma en las reuniones de congregación, ellas reconocerían la sumisión