lunes, 15 de marzo de 2010

Directrices sobre cómo hacer el vacío a un familiar expulsado por la confesión religiosa (Manual de Tortura Psicológica)

Clara Campoamor (desde el lado oscuro)


The Watchtower, 1 de abril de 1953, página 223 (el B.O.E.)

http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2009/08/al-acoso-y-derribo-del-expulsado-hay.html

Estimados contertulios absortos en los escritos watchtowerianos:

El año pasado, un informante nos pasó este artículo, no obstante, nuestra compañera Clara Campoamor (desde las entrañas de la bestia) nos ha pasado el mismo artículo. ¡Gracias Clara, por aclararnos las cosas, por la claridad que nos aportas, con la luz clara con la que iluminas nuestros días terrenales! Repetición para énfasis --este era uno de los puntos que se trataban en el manual Guía para la Escuela Teocrática..., ¡y en eso estamos! Repetimos para no olvidar, repetimos para recordar el vacío y crueldad que sufren miles de personas que han decidido abandonar libremente esta confesión religiosa.

Mientras se sigan cometiendo estos atropellos, nosotros, la Honorable Hermanda Apóstata, seguiremos denunciando lo que nos parece a todas luces una violación de los derechos humanos de las personas. Observamos con inquietud, cómo los testigos de Jehová se preocupan de cómo sus derechos son violados en Rusia..., ¡mientras ellos también los violan en España y en todos los países!

El artículo es corto, pero inmensamente rico en despropósitos teócratas y talibanescos, ¿se puede incitar a hacer el vacío a familiares..., en el nombre de Dios? ¿Justifica la teología el torturar psicológicamente al familiar disidente? ¿Es la voluntad de Dios el que martiricemos a nuestros familiares, hasta conseguir doblegar su voluntad? ¿Es esto un tipo de chantaje emocional? ¿Son legales estas directrices en España? ¿Puede una confesión religiosa con el estatus del notorio arraigo..., incitar a sus feligreses a que les hagan el vacío a sus familiares?


En esta misma sección (Preguntas de los Lectores) la The Watchtower, 15 de noviembre de 1952, hacía esta declaración: "El cónyuge fiel no debería tratar temas religiosos con el apóstata o expulsado y no debería acompañarle a él (o ella) a las reuniones de su confesión religiosa o participar en esas reuniones". ¿Quieren dar a entender estas palabras que, si el padre de una familia ha sido expulsado, pero, asiste al Salón del Reino de los Testigos de Jehová, el resto de miembros fieles de esta familia no pueden montar con él en el mismo vehículo, cuando se dirigen al Salón del Reino?-- O.G. Kansas

No, eso no es lo que quería dar a entender The Watchtower. Se les dijo a los miembros fieles de la familia que "no debería acompañarle a él (o ella) a las reuniones de su confesión religiosa o participar en esas reuniones". Puesto que el expulsado ya no participa en las reuniones que se celebran en el Salón del Reino, y puesto que este ya no es su propio lugar de asociación religiosa, al haberse desconectado de esa asociación al estar expulsado, y, además, su presencia actual en el Salón del Reino no es porque hay sido invitado o sea bienvenido sino que la consideramos una intrusión indeseable, The Watchtower no se estaba refiriendo a acompañarlo a él a las reuniones del Salón del Reino cuando se dijo que no se le debería acompañar a las reuniones de su confesión religiosa. Lo que significa es que, el familiar fiel no acompañaría al expulsado a las reuniones de otra confesión religiosa donde él fuese aceptado o pudiese participar de ellas. Está bien visto que los familiares fieles viajen juntos con el expulsado en el mismo vehículo para ir a las reuniones en el Salón del Reino, pero una vez se llegue al destino, los familiares fieles no deberían sentarse junto a él ni asociarse con el expulsado en el Salón del Reino, se juntarán otra vez con él cuando llegue la hora de regresar al hogar.

Fin de la traducción.