jueves, 25 de marzo de 2010

Cónclave en Barcelona: El Profeta Ka y JHK

Corbata teocrática con cámara incorporada

Venta de huevos en el Mercado de la Boquería (Barcelona)


Estimados compañeros de conventículo:

Con motivo de la feria "Alimentaria 2010" en la ciudad de Barcelona, hemos tenido cónclave en un restaurante junto al Mercado de la Boquería..., ¡qué tiempos aquellos cuando antes de ser aspirante a ungido de pacotilla, se dedicaba a la venta de huevos en este mercado barcelonés! ¿Qué cómo se puede pasar de lo uno a lo otro sin tener el Graduado Escolar siquiera? Bueno, al Governing Body Bank parece que le interesan las personas con escasos estudios y poco criterio propio..., ¡mejor si ni siquiera puede pensar por sí mismo!

El Profeta Ka, tras la segunda botella de rioja, entró en trance y se puso a profetizar (un servidor, con su bloc de notas, apuntaba a toda velocidad lo que expulsaba por su boca). ¿Qué visiones etílicas --al más puro estilo Pepe el de la Toga-- tuvo en ese trance?

Pudo ver en visiones, cómo el Tribunal Supremo de España, emitía una sentencia a favor de la familia Centelles y en contra de la Sociedad Watchtower y cómo el juez multó a dicha sociedad con la cantidad de 150.000€, y con el deber de publicar en primera plana en la revista La Atalaya un artículo de rectificación..., ¡para loor y gloria de la verdad y lo correcto!

Después, como Enoc, fue transferido como por un ángel a los EE.UU., allí, lo que parecía otro tribunal condenaba a la Watchtower a pagar un millón y medio de dólares por la publicación y mutilación sin permiso de la fotografía susodicha.

Luego, el ángel, lo transportó de nuevo a la Europa continental donde en un país tras otro, fueron condenado los tribunales a la Orden del Voto de Pobreza y el Buen Vivir a resarcir a la familia Centelles.

Yo, quedé estupefacto, por un momento --y si no hubiese podido ver la documentación que acreditaba la demanda judicial-- pensé que esto era una especie de delírium trémens de origen riojano que había colocado al profeta Ka portándole por un viaje astral propio del Peyote mejicano.

De repente, vino volando por el cielo (en primera clase, ¡claro!) lo que parecía un Príncipe Brooklyniano que se hacía llamar Guy, se posó sobre el Centro de la Adoración Pura en España y, ¡cosas horribles presagiadas se pudieron ver con claridad! Tenía poderes paranormales especiales, era capaz de pillar la pasta de la venta de la catedral ajalvireña en España y hacer que apareciese en la IBSA del Reino Unido..., ¡a lo David Copperfield!

Por último, dió la puntillá, se pudo ver cómo quienes tenían pinta de caciques ajalvireños, eran depurados al más puro estilo watchtoweriano y enviados a distintas congregaciones para que los mantuvieran económicamente..., ¡lejos de los lujos y prebendas inherentes al cargo a lo que que estaban acostumbrados!

Repentinamente..., recuperó la cordura y estuvimos cambiando impresiones y atendiendo la agenda del día..., ¡no sin antes hacer una oración a favor del Tuerto de las Reales Atarazanas!

Un día resfrescantemente espiritual y teocrático: "¡Miren, cuán bueno y agradable es que los hermanos moren juntos en unidad!".