miércoles, 22 de abril de 2009

Nueva Profecía: ¡La caída de la Watch Tower prefigurada!



Estimados camaradas ibéricos y allende los mares:

Los ultra apóstatas también damos "nueva luz"..., ¡y gratis, sin pedir donaciones voluntarias! ¡Así somos, puro altruismo! Sin recovecos, sin eufemismos, sin subterfugios lingüísticos. Al pan le llamamos pan, y al vino, vino. Nosotros sí resplandecemos como una lámpara en lo alto de una montaña, no hay oscuridad informativa en nosotros..., ¿quién es el Príncipe de la Oscuridad? ¿Quién es el padre de la mentira? ¿Te gusta la verdad..., o prefieres las mentiras watchtowerianas?

Como el Cuerpo Gobernante --pero sin pediros ni un euro-- nosotros también hemos recibido la misma iluminación Shekinah que recibía Pepe el de la Toga (J.F. Rutherford), pero, sin alcanzar el delirium tremens..., ¡aunque a veces algo achispados!

Decía el Apocalipis de San Juan: Y proclamó con potente voz diciendo: "¡Ha caído, ha caído Babilonia la grande!".

¿Quién ha caído? Para contestar esa pregunta, debemos hacernos otra, ¿qué imperio inmobiliario-editorial-pseudoreligioso lleva unos años en caída libre..., en cuanto a recursos económicos se refiere? ¿Qué grupo religioso está vendiéndolo todo a causa de falta de liquidez económica, por la falta de fe de sus feligreses? ¿Qué secta, lleva economizando en la calidad de la impresión de sus productos milenaristas..., sin levantar cabeza desde hace lustros? ¿Qué Organización sectaria pretende vender nuestra catedral ajalvireña, pillar la pasta..., ¡y si te he visto no me acuerdo!? ¿Se vio afectada en su principal pilar de apoyo --el dinero--, la Sociedad, por el escándalo financiero de Bernard L. Madoff?

Nosotros somos tan infalibles como el Governing Body Bank, pero, sin duda, los signos de los tiempos, despejan, --¡más allá de toda duda razonable!-- que la crisis financiera que padece la Watch Tower, ya estaba profetizada en la Biblia, profetizada y prefigurada.

Igual que Babilonia cayó en el pasado, en parte por la falta del agua de sus ríos que le proporcionaban esa poderosa protección, de la misma manera, el Imperio de la Watchtower caerá por la falta de liquidez --que no de agua-- de su opaco sistema financiero. ¿Acaso no leemos el Apocalipsis? Sí, la Watchtower, sin el dinero de sus coaccionados feligreses, está tan indefensa y desprotegida, como lo estuvo la Babilonia antigua. ¡Sin el dinero, no son nada! Los 500 accionistas watchtoweriles, tienen el miedo en el cuerpo: miedo a verse desnudos, con hambre y sed! ¡Miedo a perder su confortable sistema de vida, fundamentado en el dinero que proporcionan los pardillos de los testiguines ibéricos y allende los mares, con sus donaciones voluntarias!

¿Qué hay del lujo que disfrutan en sus beteles? Dice San Juan: "y los comerciantes de la tierra se han enriquecido con la potencia de su lujosa sensualidad". “Y los comerciantes de la tierra lloran y se lamentan por ella, porque ya nadie compra más su mercadería: mercadería de oro, plata, piedras preciosas, perlas, lino fino, púrpura, seda, escarlata, toda madera olorosa, todo artículo de marfil, todo artículo de madera preciosa, y de cobre, y de hierro y de mármol". ¿Cuántos comerciantes no llorarán cuando dejen de recibir los pedidos para: jacuzzis, piscinas climatizadas, saunas, buena comida y mejores vinos que se consumen por parte de la Orden del Voto de Pobreza? ¿Qué diremos de todos los vehículos de gama alta que tiene por todo el mundo, de sus lujosas beteles, de sus buenos ropajes de marca, etc., etc., etc.? ¡Con razón lloran todos los comerciantes de la tierra..., por la caída económica del Imperio Watchtoweriano!

¿Qué más dice la profecía para aquél que quiere oír?: "Oí otra voz del cielo que decía: ¡Salid de ella, pueblo mío, para que no participéis de sus pecados y para que no recibáis sus plagas!".

Sí, los nubarrones tormentosos la alcanzarán en un solo día: las demandas económicas por el encubrimiento de más de 23.700 pederastas (según informaciones de la BBC), las demandas de los parientes que sufrido la muerte de un ser querido por culpa la doctrina asesina que impide a los testigos de Jehová transfundirse sangre, las demandas por conculcar los derechos humanos de todas aquellas personas que desean abandonar libremente esta secta..., ¡sin que les lapiden social y familiarmente! El colapso financiero al que se enfrenta, hace más imperativo que nunca el obedecer estas palabras apocalípticas..., ¡no vaya a ser que nosotros --como ancianos en los Comités Judiciales-- también nos veamos salpicados por este ataque final.

¡Ved, cómo se secan sus aguas! ¡Cosa pavorosa cómo se secan sus fuentes de ingresos económicos!

Continúa el Apocalipis: "Pagadle tal como ella os ha pagado, y devolvedle el doble según sus obras. En la copa que ella preparó, preparadle el doble". ¿La encubriréis para que no se vea afectada por las demandas? ¡No es ese el pertinente consejo bíblico! ¿Cómo os ha tratado ella, cuando habéis pretendido abandonar la secta? El consejo bíblico es que le paguéis el doble. Sí, no dejad que se os escape, demandadla por todo el daño que os ha causado..., esta Babilonia Watchtoweriana.

¡Qué tiempos aquellos cuando se cobrara por la literatura en los Salones del Reino! ¿Qué tiempos aquellos en los que ejercían de entidad financiera (de espaldas a la Hacienda española) y les cobraban un 6% de interés a los hermanos por los préstamos! ¡Aquello sí eran tipos de interés..., y no los que cobran los bancos y cajas de ahorro! ¡Y sin pagar ni un euro de impuestos! ¡Ganancia neta, libre de impuestos! ¿Para qué demonios teníais que fundar un banco --con todos los inconvenientes que tiene eso de cara a Hacienda-- sí, podías hacer lo mismo y encima funcionar de cara a la galería como una confesión religiosa? ¡Anda que no tiene que aprender Madoff de vosotros..., ahora no estaría en la cárcel! Sí, os sentíais como dice San Juan: "En la medida que ella se ha glorificado y ha vivido en sensualidad, así dadle tormento y llanto, porque dice en su corazón: Estoy sentada como reina; no soy viuda, ni jamás veré llanto".

Sí, mientras esperábais reinar en los cielos, habéis vivido como reyes sobre la Tierra. ¡Es la hora de vuestro lamento! ¡Se acabó el parné! ¡Se terminó la guita!

¡Tanta profecía caduca! ¡Tanta falsa expectativa! ¡Tanta patraña! ¡Tanto embuste! ¡Tanto vivir del pelotazo! ¡Se acabó! Se os secan las aguas que os financian: vuestras vidas y profecías. ¡Llegó la hora de currelar! ¡Es el momento de echarse 'palante'! ¡Hay que dar la cara y dejar de vivir del cuento watchtoweriano!

¡Venid con nosotros! ¡Mezclaos entre nosotros..., entre el humus, entre la plebe! ¡Bajad abajo a la Tierra, con nosotros! ¡No tengáis miedo a mancharos! ¡Padeced las mismas penurias económicas que nosotros! ¡Luchad por la vida vuestra y la de los vuestros! ¡Dejad de mendicar! ¡Pagaos las cañas de cerceza..., y no dejad que os las paguen los pardillos de los hermanos! ¡Moved ese cuerpo amuermado que tenéis! ¡Más trabajo y menos sauna!

La profecía es tan verídica, como las que podía escribir Fred. W. Franz. ¡El tiempo se acaba! ¡Escapa de Babilonia y únete a la Resistencia Apóstata!