domingo, 1 de marzo de 2009

Sastre TJ en busca de las partes nobles de un feligrés


http://www.diarioextra.com/2009/febrero/25/sucesos01.php

Estimados camaradas liberados de la influencia watchtoweril:

Hoy, el primer domingo de marzo de 2009 --¡y el fin watchtoweriano sin asomar por el horizonte!-- tenemos una noticia entre escandalosa y cómica. Mientras escribo este post, me pregunto, ¿cuándo se retractará el Governing Body Bank sobre lo que ha enseñado sobre 1914? ¿Qué hay de aquello de: "personas con la suficiente edad como para comprender el alcance de los acontecimientos de 1914, sería la generación que no pasaría ser ver el fin del mundo"? ¿Eso lo escribimos los apóstatas o, el ilumnidado Cuerpo Gobernante?

Pero la noticia nos lleva a otro acontencimiento. Aparece en una noticia en un periódico de internet, cuyo enlace lo tenéis un poco más arriba. Sucedió en San José (Costa Rica). Os cuelgo la noticia:

• Le tocó partes nobles y pidió sexo a feligrés, según denuncia:

PREDICADOR DE 70 AÑOS ACUSADO POR ABUSADOR

MARCO LEANDRO
mleandro@diarioextra.com
Ilustración: Germán Meza

Un caso sumamente extraño de acoso sexual entre hombres fue denunciado en los Tribunales de Justicia del Primer Circuito Judicial de San José, donde uno de los predicadores que ha tenido del salón del reino de los testigos de Jehová fue acusado de abusar de un hombre de 30 años.
La víctima, conocida con las siglas de N.B.C., pidió a los Tribunales de Justicia medidas de protección por cuanto se siente acosado por el sujeto de apellidos López Muñoz, de unos 70 años de edad.

Los hechos se remontan a julio de 2006 cuando el ofendido pasaba frente a la casa del imputado y le pidió al ahora acusado un vaso con agua porque padecía de una infección en los riñones que ameritaba constantemente su consumo. En ese momento, López Muñoz se encontraba trabajando en su máquina de coser de sastre y una vez ofrecido el vaso con agua, acto seguido se desprendió la faja y se desabrochó el pantalón, mostrando parcialmente sus genitales.

De forma inexplicable, López Muñoz empezó a acosarlo sexualmente. Lo llamaba desde las 6 a.m. para decirle todo tipo de obscenidades, entre ellas que masturbarse le haría bien para los riñones, que de qué tamaño tenía el miembro, que si había tenido algún sueño erótico con él. En un solo día lo llamaba hasta 14 veces.

Todos estos sucesos fueron denunciados ante la iglesia sin que en ningún momento dieran credibilidad a sus palabras. Mientras tanto, el ofendido requirió de atención médica y un siquiatra le recetó psicotrópicos, con el fin de equilibrar su estado emocional.

Para el mes de abril de 2007 el acosador retomó las llamadas obscenas y le preguntó si poseía algún tipo de deuda, que él estaba dispuesto a cancelarla a cambió de acostarse con él.

Una vez más acudió a la congregación y pidió al pastor German Marín que interviniera y pusiera fin al asunto. “Él me refirió que prefería que su padre, el señor Jorge Marín, tomara las medidas al respecto. Surtió efectos parcialmente, el acusado me llamó y le pidió disculpas, diciéndole que dichos incidentes no se iban a repetir”.

En otra oportunidad su padre le pagó a hacer un pantalón donde el acusado, sin sospechar lo que estaba ocurriendo.

“No me quedó más remedio que ir a medirme el pantalón y en el momento en que me lo estaba ajustando, de forma lasciva me tocó los glúteos y finalmente le dijo que si le gustaba, que si quería tener una relación -ser su novio- ante esto me enojé mucho y salí indignado, corriendo de la sastrería”, sostuvo.

La jerarquía de la Iglesia nunca quiso intervenir, según sostiene la victima en la denuncia en poder de DIARIO EXTRA.

Aproximadamente, a finales de 2007 el salón del reino de los testigos de Jehová tuvo un cambio en su jerarquía, asumiendo el señor Ernesto Jiménez Cruz como máxima autoridad de la Iglesia y anciano presidente de la congregación.

Aprovechando tal coyuntura, el ofendido denunció ante esta nueva autoridad todo lo que le había pasado con el señor López Muñoz, que seguía siendo una persona importante dentro de la Iglesia, Jiménez le refirió que requería una prueba contundente para iniciar un proceso en contra del señor López Muñoz, para ello requería una grabación o video de los hechos.

Es así que la victima tomó valor y se decidió a tomar la prueba, se presentó al taller de sastrería del señor López Muñoz con una grabadora y con el pretexto de la devolución del pantalón. En el momento de llegar al taller de sastrería, el hombre le señaló un cajón en la vitrina como el lugar en el que estaba la prenda; al momento en que se agachó para recogerla, el señor López Muñoz lo tomó por la espalda, tratando de tocarle los genitales.

“Se reía estruendosamente y señalándome me dijo que no se atreviera a acusarlo ante la Iglesia, que él nunca sería procesado ya que él era una persona muy importante dentro de la congregación”, dijo.

Todo el incidente quedó grabado, de ahí nuevamente se dirigió ante el pastor, quien escuchó la grabación y le aclaró que no era suficiente. Ante esto, el ofendido se dirigió con el pastor a la segunda sala del salón del reino, donde con una tarjeta telefónica llamó a López Muñoz y le preguntó por qué insistía en tocarle los glúteos y genitales; con toda la desvergüenza, López Muñoz reiteró que le gustaba y que quería tener una aventura sexual con él.

El pastor, al escuchar por el altavoz, se dio por satisfecho y procedió a efectuar un careo con el imputado, siendo removido de su cargo dentro de la congregación.

A consecuencia de toda la situación descrita, la víctima tuvo que ser internado en el Hospital Psiquiátrico, donde se le diagnosticó una depresión crónica a consecuencia del acoso sexual sufrido.

Posteriormente, fue localizado por un miembro de la congregación para decirle que el señor López quería disculparse con él y ofrecía un dinero a cambio de cuidarle la casa, ya que su esposa se encontraba muy grave en el Hospital Calderón Guardia.Ante la necesidad económica, aceptó el trabajo y para recompensarlo el acusado le dijo que le obsequiaría un traje de vestir de color azul adicionalmente a la paga.

Esta situación fue aprovechada por el predicador para de forma intempestiva, bajándose el zíper del pantalón, y masturbarse, mientras le solicitaba al ofendido lo tocara y lo acariciara. Acto seguido, el ofendido salió de la casa del señor López y fue a indicarle lo sucedido a otro miembro de la congregación.

Nuevamente internaron al ofendido en el Psiquiátrico por espacio de 15 días, recibiendo medicamentos y ayuda psicológica por todo lo que había acontecido. Los médicos del hospital le indicaron no volver a tener ningún acercamiento a la Iglesia y mucho menos al señor López Muñoz, quien para todo efecto es el agresor sexual del ofendido. Asimismo, recomendaron un exhaustivo análisis del ofendido, dada la fragilidad emocional del mismo.

Fin del artículo.

Un sin fin de preguntas asaltan mis pensamientos. Éste sastre testigo de Jehová, López Muñóz, de 70 años, ¿desde hacía cuánto tiempo se dedicaba a acosar sexualmente a los más débiles? Ese comportamiento, no apareció con únicamente esa víctima. ¿A cuántas víctimas más afectó el comportamiento sexual de éste testigo de Jehová pervertido? ¿Colaboró la congregación y su cuerpo de ancianos en encubrir esos hechos delictivos? Si la congregación lo hubiera denunciado a las autoridades en el primer caso del que tuvo conocimiento, ¿cuántas víctimas se podían haber salvado? ¿Abusó ése sastre de niños o adolescentes testigos de Jehová? ¿Sabían algo los ancianos de congregación y no lo denunciaron a la policía?

En el artículo, también se ve la desidia de los diferentes ancianos de congregación, por averiguar y dar credibilidad a las acusaciones de la víctima..., ¡ni siquiera con una grabación pudo demostrar la culpabilidad del honorable TJ! ¿Les hacía los trajes a los ancianos de congregación éste sastre? ¿Estaban los ancianos endeudados con el sastre? ¡Aquí hay mucha tela que cortar!

Como siempre, confidencialidad, silencio y complicidad de parte de los ancianos. Una constante permanente. ¡Qué vergüenza! Los hechos están ahora denunciados ante la justicia mundana, ¡veremos la diferencia de actuación, entre los ancianos de congregación y la justicia mundana! Éstos sujetos suelen abusar de niños y adolescentes débiles e incautos..., ¡solo el abusador y los ancianos de congregación pueden saber cuántas víctimas más hay en la trastienda del Salón del Reino!