jueves, 24 de enero de 2008

Dependencia económica y disidencia II


Estimados camaradas encadenados a la Guach Togüer:
"Lo prometido es deuda", dicen. Así, hoy hablaremos de otro personaje de la fauna ajalvireña, el enquistado. En biología se define el enquistamiento como: "Forma de resistencia característica de algunos microorganismos para protegerse de las condiciones desfaborables del medio". El enquistado es un ser en vías de extinción, preferentemente varón, de 35 años para arriba, escasa --si alguna-- formación académica y por oficio "precursor"; ¡soltero y por mucho tiempo!, por supuesto contra su voluntad aunque él pefiere alardear de ello y lo define ante los demás como: "llevo equis años guardando mi soltería"... como el que guarda unas perras a plazo fijo. Hasta hace un par de décadas, en Betel, era el ejemplo ideal de persona espiritual pues 'atendía los asuntos del Señor sin distracción' --¡vamos... dedicado en cuerpo y alma a producir para la Watch Tower... al 100%!-- ... no como los casados, que de alguna manera habían sido débiles al aceptar un estado que dejaba de ser el óptimo para servir a la Organización... que es nuestra madre.
En aquél tiempo, el presidente icono de la SWT, el emérito F.W. Franz, era soltero, como solteros eran la mayoría de los miembros del Governing Body, como solteros eran la mayoría del Comité de Sucursal de España: Juan Kurtz, Mister Champán (Palacios) y el Günter Buschbeck (el primer germánico en un comité español). Reminiscencias del pasado, algunos hicieron voto de soltería y, aún sin base bíblica, admirados o, si no, reconocidos como dignos de mayor honra. Éste sujeto lo podemos definir en román paladino como: "el pardillo integral ibérico llevado al huerto totalmente", por decirlo coloquialmente. A la misma vez, era el que más posibilidades de éxito tenía de 'quedarse' en Betel ya que, al casarse, el Comité debe decidir si eres merecedor de quedarte con tu esposa y, normalmente, o tienes un buen padrino, o te consagras a hacer la pelota a algún jerarca o tu padre tiene un sustancioso capital dispuesto a fomentar las buenas relaciones con los Members... o te mandan a 'servir' a Pernambuco como precursor regular... que es el equivalente coloquial de ALPC. De ahí su "enquistamiento".
Este sujeto, es una persona influenciable, carece de criterio propio (únicamente ha leído las publicaciones del Esclavo toda su vida... ¡imagináos el bagaje cultural que coges después de dos o tres décadas bebiendo de una única fuente... y sin el Graduado Escolar). En su currículum vitae, en el apartado de estudios académicos, aparece: una pila de años en el precursorado regular, o lo que es lo mismo, otra de la víctimas de la política educativa de la Watch Tower y su reiterativo hasta la saciedad inminente fin de los fines de todos los fines mundiales, dicho sea de paso, no es óbice en su afán de adquirir bienes terrenales --llámese Salones del Reino, de Asambleas, Sucursales, acciones, herencias, donativos de todo tipo... aceptan donativos hasta de la Iglesia Católica sin preguntar siquiera-- . ¿Recordáis aquello de: "sabiendo leer y escribir y siendo testigo de Jehová" uno tenía todas las posibilidades de éxito en el mundo laboral? Entonces, nos citaban aquella Atalaya de 1968, en la que se relata la experiencia de un hermano de Níger que lo aceptaron en un empleo --apacentar un hato de cabras en el África Subsahariana-- porque el patrón buscaba 'testigos' en vista de eran además de pardillos... esquiroles. O sea, no había que ir a la universidad porque algunos tristemente habían abandonado la fe... en la Watch Tower, S.A. Lo que no dicen es que, una persona formada académicamente es crítica --en el buen sentido... ¡vamos... que no se traga todo lo que le dicen!-- y tiende a asegurarse de las cosas antes de creer, en definitiva, es menos influenciable, no pondrá nunca fe ciega... que es lo que la SWT quiere de sus empleados 'recaudadores de donativos voluntarios para la Obra Mundial'.
El enquistado, debido a su escasa especialización laboral --por no ser duro y decir nula--, sumado a la pila de años que le han caído encima, tiene miedo al exterior. Pánico a que le den la patada en las posaderas y le echen del ente... no importa que lleves 20, 30 ó más años en Betel... si dicen de darte la papela, te la dan y te mandan con un : "¡Ande usted con Dios!" como finiquito. En 1998, hicieron una "limpieza ideológica de elementos inadaptados" y echaron a unos 18 betelitas... hermanos que llevaban 15 ó 20 años allí... hermanos que se habían creído aquello que nos decían día sí y día también en el comedor de Betel -cuando necesitaban mano de obra en abundancia--: "¡Jóvenes... haced de Betel vuestro futuro!"... y éstos pardillos se lo creyeron.
Hace dos años, dieron la patada a unos matrimonios que llevaban más de 25 años en Betel... los mandaron al "especial"... y el Komité de Sucursal ni se ruborizó, ¿su razón? ¡Bueno! el trabajo tan 'específico' que realizaban estas parejas ya lo hacían en otras sucursales y, entonces sobraba personal... pero no lo últimos que acababan de entrar... no, jóvenes que no tenían ningún problema en incorporarse en el recién abandonado marcado laboral, no, sobraban personas con 55 años o más. Éso, en mi tierra, se llama una judiada... "dejarte en la estacada". Pero, a lo que íbamos --siempre acabo desviándome del tema--. Al enquistado, tarde o temprano, le acaba traicionando sus naturales sentimientos y, un día cualquiera ve una moza agradable a la vista, se envalentona y decide tratar de conquistarla exhibiendo su mejor prenda... "soy miembro de la familia Betel de España", ¡ahí es nada!, le está ofreciendo a la chica la gloria y la fama. Pero, la joven, no por ello es también tonta y, ve en la oferta mucho de intangible y a un carcamal de pretendiente y, le da una calabaza para que el aspirante se haga mermelada para todo un año. ¡Claro! El enquistado, se queda perplejo de momento. Osbserva el ejemplo de muchos de los hermanos que tienen un peso espicífico en Betel, y ve, que como mínimo le llevan a sus esposas: 12, 14, 16, 20 ó más años. Esto sin mencionar el ejemplo más ilustre de todos ellos --la verdad es que ha colocado el listón inalcanzablemente alto para esta pandilla de desarrapados con el Voto de Pobreza a cuestas--... Mr. Champán (El Palacios del Paralelo barcelonés), este personaje, cuando tenía unos 55 años, ya decía en lo referente a mujeres: "Prefiero dos de 20 que una de 40 años"... y lo consiguió el bribón... teniendo él unos 66 años... se casó con una moza de unos 26 años. Tuvo que aguantar algunos inconvenientes, especialmente de las hermanas casadas de Betel --las carcamales de los Rajás-- que decían de él: "¡Es un pervertido!", o, "¡Viejo verde!", amén de otros calificativos que el decoro que impide relatar.
Pasa un tiempo, y al el enquistado le entra otra vez ése mal febríl primaveral. Voviendo a caer en el mismo error, ve a una hermanita mona y joven de la congregación y, sacando pecho y escondiendo la barriga cervecera... decide declararse a la chica, pero, aunque para la moza eso de tener novio betelita le agrada, no se traga el señuelo y, decide que si hay que "comer pan y cebolla", mejor con un publicador raso pero que tenga su edad... y no con el Tutankamón ajalvireño propio más del museo de egiptología.
El hombre --¡sí... por que a pesar de ser un pardillo integral, no deja de ser un ser vivo al que la doctrina de la Watch Tower no ha logrado extirpar sus instintos más primitivos!-- se queda petrificado, aturdido, no entiende cómo las mozas bien parecidas no saben apreciar al varón espiritual por excelencia... que es él. Él, que encarna todas las virtudes que enumera La Atalaya de lo que debe ser un varón espiritual (ya sé que suena un poco raro lo de. "hermano espiritual" y "hermano" a secas. Aquí todos estamos bien para colocar revistas y echar en la alcancía...). Entonces, el pardillo integral, llega a la conclusión única posible: "en verdad estamos en los últimos, cuando las personas en general --y muy especialmente las hermanas jóvenes y bonitas-- no sabrían apreciar a varones espirituales ya entrados en años y sin ningún futuro profesional y, se consuela con lo de Esaú: "que vendió sus derechos de primogenitura por un plato de lentejas", o lo que es lo mismo, por un hermano joven de su edad sin pedigrí.
Después de semejane desengaño, decide que para olvidar... nada mejor que rodearse de sus mejores amigos allá en Betel, y con un poco de comida y un mucho de bebida, hay el consuelo que no quiso darle la hermanita joven.
Entre intento e intento, piensa: "por lo menos aquí estoy recogido. Soy alguien. Me invitan a discursar a las congregaciones del circuito y, cuando me presentan a alguien, antes que mi nombre propio dicen... es betelita. ¡Qué satisfacción me produce! Por otro lado, en el mundo exterior, ¿quién soy? No soy nadie, no tengo ni profesión ni educación que me permitan independizarme económicamente y, si le sumo la edad que tengo... cuarenta y tantos... no me cogen en ningún curro. Así, Manolo, tú quieto, tú petrificado aquí. además, ¡cuántas veces los hermanos responsables en la Adoración Matutina no nos han animado a: '¡Haz de betel tu futuro!"... y el pardillo, como es pardillo por naturaleza, va y se lo cree.
Entonces, en ése momento, se convierte en algo más que ingénuo, se transforma en el auténtico: pardillo integral ibérico, olvidando los periódicos pogroms en el Centro de la Adoración Pura en España, cuando de la noche a la mañana, un día llegas a tu habitación y, encuentras encima de la cama una carta del humanitario Komité de Ajalvir en la que te agradecen tus 30 años de servicios prestados pero que, aquí se acabó de vivir de la bicoca... "ahora toda carretera y manta.. y si te he visto no me acuerdo".
Ahí es cuando el enquilosado, esclavo económico de la Watch Tower, con una mano delante y otra detrás, tiene que empezar su particular vía crucis... despojándose de lo único de valor que ha acumulado durante tres décadas... su título de betelita de la Orden del Santo Pedir. Y, para ser sinceros, cuanto antes empiece ... mejor, porque como vaya por ahí diciendo que ha estado trabajando gratis en una transnacional religiosa y tal y tal... el patrón huirá de él como de la peste, pensará: "¡Ay! ¡Cómo tiene que estarde afectado este personaje que ha estado metido en una secta por décadas!"... y en ése mismísimo instante se desvanecerán las remotas posibilidades que pudiera tener de conseguir el empleo.
Podría incidir más en el tema, pero, como en la Escuela Teocrática: "¡Con la sustanciabasta!". Estas personas son esclavas o prisioneros económicos y mentales, no pueden disentir en nada como habéis visto... sin medios y con miedo... ¡así no se puede ir a ningún sitio! Un buen sistema el de la SWT para controlar la disidencia dentro de sus filas. Si los patrones de "este inicuo sistema de cosas" pudieran echar a los trabajadores sin ninguna indemnización después de llevar 30 años en la empresa... no cobraba nadie la jubilación. ¡Menos mal que las personas están protegidas por éste sistema inicuo!
Nos queda algún personaje más de la fauna ajalvireña... para otro día.