sábado, 19 de enero de 2013

A los pederastas se les acabó la protección del "suelo sagrado"

El "Cuerpo Gobernante de la época" (los que visitaron la trena; el tipo)

El Cuerpo Gobernante año 2013 (el anti tipo)

     Estimados camaradas ávidos del conocimiento verdadero sin trampa ni cartón watchtoweriano:

     ¡Definitivamente, estamos en el tiempo del fin!: la luz es progresiva, constante y parece que el Sol alcanza su cénit para iluminarnos a todos los apoquinantes netos con la luz espiritual divina de necesidad.

     Hoy, hacemos referencia a un medio de comunicación que nos proporciona una gratísima noticia a quienes queremos poner en manos de la justicia ordinaria a todos los pederastas posibles..., ¡no queremos más "paraísos" donde puedan ocultarse en el nombre de Dios éstos criminales!  ¡Aquí no puede haber un "suelo sagrado" donde éstos depredadores sexuales puedan encontrar el abrigo y la protección necesaria en el anonimato!  Nosotros, como Dios mismo, deseamos ver ante la justicia a todas éstas personas que han destrozado de esta manera terrible la vida de niños inocentes.  También, deseamos ver ante la justicia a todos aquellos colaboradores que, han ocultado a la policía los casos de pederastia.  ¡En el nombre de la religión no puede valer todo...!

     El periódico digital Los Angeles Times, el pasado 7 de enero de 2013, anunciaba cómo un juez exige a una archidiócesis que recupere los nombres de las personas que había en sus archivos con casos de pederastia.  Como está en inglés, resumiremos la noticia a los lectores de lengua española.  ¡Va por ustedes!
EL JUEZ ORDENA QUE SE RECUPEREN LOS NOMBRES QUE HABÍA EN LOS ARCHIVOS CON CASOS DE PEDERASTIA
El derecho del público a saber cómo se trataban los casos de pederastia pesa más que el derecho legal a la intimidad por parte de las instituciones, indica la sentencia judicial. 
(Un artículo escrito por los periodistas Harriet Ryan y Victoria Kim) 
Los nombres de los líderes de la Iglesia que manejaron mal los presuntos casos de pederastia, volverán a escribirse en el informe interno de 30.000 páginas presente en la memoria caché de los archivos de la archidiócesis de Los Angeles con el fin de hacerse públicos en las próximas semanas; ordenó el juez el pasado lunes.
La juez del Tribunal Superior de Justicia del condado de Los Angeles, Emilie H. Elias, anuló un acuerdo alcanzado entre las partes, de modo que los nombres de los funcionarios de la archidiócesis se deberán volver a escribir en los documentos para evitar mayor bochorno a la Iglesia así como "culpabilidad por asociación".
Elias dijo que le público tiene derecho a saber cómo la archidiócesis  --la más grande de la nación--   manejó los presuntos casos de pederastia.  La juez también anuló el acuerdo alcanzado entre las partes con ayuda de un mediador, el juez federal retirado Dickran Tevrizian, de modo que fueran suprimidos los nombres de los sacerdotes que habían sido acusados una sola vez de abusos sexuales a niños.
"¿No cree que el público tiene derecho a saber... lo que pasa en su propia iglesia", le preguntó la juez al abogado de la archidiócesis.   Ella dijo que los feligreses que lean en el informe (de 30.000 páginas), que el sacerdote acusado de abusos sexuales estaba en la iglesia de su comunidad "tal vez quieran hablar con sus hijos adultos" sobre cómo les fue a ellos con ése sacerdote.
Los archivos confidenciales y personales, que contienen: informes psiquiátricos, informes de investigaciones, cartas de queja de los padres y correspondencia del Vaticano; serán hechos públicos como parte de un acuerdo alcanzado entre las partes en al año 2007, entre la archidiócesis y las más de 500 víctimas.
Abogados de Los Angeles Times y de Associated Press cumplimentaron impresos judiciales argumentando que los nombres de la jerarquía clerical eran esenciales para que la opinión pública pudiese entender cómo pudo ocurrir semejante escándalo.  La Iglesia y más de 200 sacerdotes fueron acusados de abusos que se remontaban décadas atrás, las compañias de seguros y otras instancias tuvieron que pagar más de 720 millones de dólares en concepto de indemnización a las víctimas.
El pasado lunes, en el juzgado, un abogado de las agencias de noticias que a pesar de que muchas información acerca de los abusos ya había salido a la luz, los archivos suministrarán un cuadro completo sobre "cómo la información fue transmitida en la cadena de mando".
"Lo que el público tiene derecho a saber es la historia completa y la historia completa de lo que la archidiócesis hizo y no se sabía", mencionó el abogado Rochelle Wilcox.
La decisión de la juez Elias, parece que pilló por sorpresa a los abogados archidiocesanos, quienes ya tenían redactados y preparados los documentos del acuerdo entre las partes mediado por Tevrizian y dijo que ellos no querrían incurrir en el gasto de volver a redactar los documentos.
"¿De verdad está usted anulando el acuerdo alcanzado con el juez Tevrizian?", le preguntó a la juez Elias,  el abogado principal de la Iglesia, J. Michael Hennigan.  Cuando ella le confirmó la sentencia, Henningan le rogó que lo reconsiderase y le sugirió que sólo se publicase el nombre del cardenal Roger M. Mahony.  Él dijo que se había reunido el domingo pasado con el cardenal Mahony, quien se retiró como arzobispo en el año 2011, una vez salieron a la luz los archivos.
"Él está perfectamente preparado para que su nombre sea incluido", dijo Henningan.  "Él está preparado para asumir la responsabilidad por todo lo que ha podido suceder desde el principio".
Pero la juez desestimó la sugerencia, señalando que había otros nombres en los archivos que tenían funciones de supervisión en la asignación de sacerdotes.
El momento de la publicación de los archivos no está clara.  Henningan, dijo que los abogados de la Iglesia puede que tengan que revisar cada una de las páginas de los archivos para volver a escribir los nombres de los funcionarios diocesanos, una labor que pudiera llevar meses.  Los abogados de la Iglesia, las supuestas víctimas y los medios de comunicación deben ponerse de acuerdo para emitir un comunicado en los próximos días.
Antes que la juez dictase sentencia, escuchó los argumentos contra la publicación de cualquier parte de los archivos por parte del abogado de los sacerdotes. Donald H. Steier, que representa a 19 sacerdotes acusados, dijo que la difusión pública de la historia clínica psiquiátrica y otra información de carácter privado, era una violación de los derechos de sus clientes.
Él dijo que la difusión pública de estos archivos "avivaría las llamas" de la indignación pública, pudiendo resultar en actos violentos contra los acusados, y disuadiría a aquellos con tendencias pedófilas a acudir en busca de ella. 
"Un abogado tendría que avisar de esto a ésa persona,  que ellos no tienen la opción de acudir a un psiquiatra, porque lo que uno le cuente a su médico puede salir publicado en Los Angeles Times o ser revelado a la policía", afirmó él.
Un abogado de la Asociación de Psiquiatría de California, expreso la misma preocupación sobre difundir públicamente los archivos donde están contenidos la salud mental de las personas o las substancias que ingiere, diciendo que esto podría poner en peligro la relación médico-paciente.
Elias, rechazó tales argumentos; señalando que los tribunales de apelación han dicho que, cuando se trata de la divulgación de los archivos psiquiátricos de los sacerdotes, el interés público por proteger a los niños de abusos sexuales prevalece sobre el derecho de los individuos a la privacidad
harriet.ryan@latimes.com 
victoria.kim@latimes.com 
Ashley Powers, redactor de Times, participó en este informe.  http://articles.latimes.com/2013/jan/07/local/la-me-church-files-20130108
        La decisión de la juez del Tribunal Superior de Justicia del condado de Los Angeles, Emilie H. Elias, es histórica y de capital importancia para poder eliminar el "suelo sagrado" donde se cobijan los pederastas para encontrar la protección en el anonimato que les suministran las confesiones religiosas.  Aunque en este caso afecta a la Iglesia Católica, sin duda, por extensión, afecta a toda orden religiosa en los EE.UU.  ¡Ya no hay más "paraísos" legales para los pederastas, quienes, amparándose en los derechos que tenemos los individuos como ciudadanos... han encontrado un refugio perfecto en las comunidades religiosas!

     La juez Elias, quieren que aparezcan en los archivos los nombres que fueron borrados: nombres de funcionarios eclesiásticos, sacerdotes y "cómo la información fue transmitida en la cadena de mando".  Ella quiere nombres y apellidos, para derivar las oportunas responsabilidades.  La juez, tampoco ha aceptado el acuerdo entre las partes, donde más de 500 víctimas aceptaron una indemnización conjunta de 720 millones de dólares..., ¡ella quiere los nombres y los apellidos!  Lo archivos sin nombres..., ¡no le valen a la juez!

     Una vez, el periodismo independiente en los EE.UU., ha logrado un victoria épica: obligando a que se publiquen los nombres.  Sin duda, debemos estar muy agradecidos a Los Angeles Times y a agencia de noticias Associated Press, que con su demanda judicial han conseguido que le público pueda conocer los nombres de los implicados y toda la cadena de mando que manejó los casos de pederastia.

     La periodista de la B.B.C., Betsan Powys, indicó que en la central mundial de los testigos de Jehová (Nueva York), existía una base secreta de datos con 23.720 casos de pederastia (año 2002), que no compartía con la policía. http://news.bbc.co.uk/2/hi/programmes/panorama/2119903.stm  http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2012/08/documental-de-la-bbc-suffer-little.html  Además, sabemos por los protocolos internos de la entidad religiosa que, en todas las sedes nacionales de los testigos de Jehová, se guarda un archivo  --también "secreto"--  donde se almacenan los casos de pederastia que tienen lugar en los distintos países.  Adicionalmente, en las comunidades locales de los testigos de Jehová, donde se han dado casos de pederastia, el anciano secretario de la congregación también tiene un archivo para este menester.

     Con esta sentencia en California, se les acaba la bicoca en los EE.UU., y, existe la posibilidad de que la justicia estadounidense también requiera la base secreta de datos que tienen los testigos de Jehová.  Nosotros, oramos por ello día y noche.

     Vivimos tiempos emocionantes, donde el justo brillará justamente como la luz del mediodía.

     ¿Quién os documenta la verdad sin trampa ni cartón watchtoweriano?  ¿Quién os miente y os pide donativos?

     Lo documentamos todo, todo y todo.  ¿Quién es el padre de la mentira y el chanchullo teocrático?

Algunos enlaces relacionados:
http://www.elmundo.es/elmundo/2007/07/15/internacional/1184481581.html
http://www.elconfidencial.com/cache/2007/07/16/92_archidiocesis_angeles_pagara_cifra_record_victimas_abusos_sexuales.html
http://www.20minutos.es/noticia/259832/0/iglesia/indemnizacion/abusos/