domingo, 13 de enero de 2013

¡Al fin!: la Tierra Prometida se otea en el horizonte

Marci A. Hamilton



     Estimados camaradas y víctimas de la pseudoteología watchtoweriana:

     La catedrática en Derecho, Marci A. Halmilton  --una de las mejores especialistas en las relaciones iglesia-estado (en los EE.UU.)--  ha escrito un artículo esperanzador sobre cómo están respondiendo el conjunto de las instituciones y la opinión pública en general ante el horrendo crimen que es el de la pederastia..., ¡se ve la luz al final del túnel!...  por lo menos en los EE.UU.

     El pasado 10 de enero de 2013, escribió un artículo en una publicación especializada en el análisis legal y comentarios sobre Derecho.  Como está en inglés, el Topo Ajalvireño, hará un esfuerzo por traducir algunos de los puntos más sobresalientes de este artículo.  ¡Va por ustedes!
 FÚTBOL, ABUSO SEXUAL, E INTERNET  
El fin de encubrimiento institucional de los abusos y las agresiones sexuales 
Esta es la era en la que las instituciones están aprendiendo que simplemente no pueden mantener en secreto los abusos y las agresiones sexuales dentro de su ámbito; no importa lo mucho que se empecinen.  Las razones para este cambio drástico deberán serán estudiadas por la sociología y en tesis de historia, para estar seguros; pero, también podemos ver, enfrente de nuestros ojos, un mecanismo fundamental que está impulsando esta revolución contra la conspiración del silencio que protege a los criminales y ha puesto en peligro a las personas vulnerables durante tanto tiempo.  Como ha mejorado la aplicación de la justicia, la indignación del público ha aumentado, las víctimas han recobrado el valor, y la aparición de casos se ha acelerado significativamente.
Somos testigos del fin de este sistema de complicidad del club los hombres que trata o considera a las mujeres y a los niños como personas sacrificables. [...]  Los hombres poderosos, incluidos los poderosos ídolos del deporte, nunca más volverán a sentirse confiados de que podrán intimidar o acallar a las víctimas.  http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2012/11/la-conspiracion-del-silencio-cuidadin.html  http://www.nydailynews.com/sports/i-team/poly-prep-settles-sex-abuse-suit-article-1.1227827  http://jezebel.com/5969076/we-wouldnt-know-about-the-steubenville-rape-case-if-it-wasnt-for-the-blogger-who-complicated-things
[...]  ¿Por qué este asunto es una cosa de todos?  Porque Internet ha dado voz a las víctimas, suministrando una plataforma a los que se quejan, creando medios de recopilación de casos; y cuando todo esto se junta, descubre los casos de encubrimiento.  [...]  Pero, afortunadamente, ha llegado a ser una sobresaliente herramienta para acabar con los abusos y agresiones sexuales en cada institución, organización o comunidad.
[...]  La Web también ha sido fundamental en la aparición de asociaciones de víctimas; desde SNAP (red de los que han sufrido abusos por sacerdotes), Survivors for Justice (víctimas en organizaciones de judíos ortodoxos), Silent Lambs (víctimas en los testigos de Jehová), http://www.silentlambs.org/  así como a una explosión de organizaciones que atienden a las víctimas de este encubrimiento, también grupos informales de víctimas que tienen en común una institución, un miembro de la familia, o un maestro que abusó de ellos.  Cuando las víctimas hablan entre ellas y suman sus fuerzas, incrementan las posibilidades de que los criminales se enfrenten a la justicia, así como de descubrir a los que posibilitaron que el criminal les pudiera hacer daño a ellos.  Estas asociaciones de víctimas ayudan a superar los daños del abuso sexual, tanto físicos como psicológicos, que en pasado impedían la comunicación plena entre las víctimas; pero cuando Internet se hizo asequible, las barreras en la comunicación se redujeron muchísimo, también ofreciendo el anonimato para las víctimas que no se sienten con fuerza para salir a la luz pública.
De nuevo, la Web no solo ha favorecido el discurso, también ha sido el medio por el cual las víctimas han podido relatar su historia y así cambiar a la opinión pública.  El resultado han sido reformas legislativas, una masiva educación al público, los medios de comunicación está atentos y prestos a publicar las noticias relacionadas, más y más información compartida por un número cada vez mayor de personas.  Estamos hablando de un movimiento similar al Movimiento por los Derechos Civiles que apareció en los años sesenta (EE.UU.).  Ahora podemos saber que hay ejemplos de encubrimiento institucional, tenemos los nombres de instituciones que están esa línea: la Iglesia Católica Romana, los testigos de Jehová, los mormones, judíos ortodoxos y ultraortodoxos, la Universidad Estatal de Pennsylvania, la Universidad de Syracuse, The Horace Mann School, e incluso donde trabajo  --en la Yeshiva University, y muchas otras demasiado numerosas como para ser citadas.  Al mismo tiempo, el paradigma se está desmoronando delante de nuestros ojos.  Ninguna institución puede abrigar la esperanza de poder proteger por más tiempo su secreto de abusos y agresiones sexuales.
Estamos muy lejos de poder proteger de los abusos cometidos dentro del ámbito familiar, pero cuando se trata de instituciones que imprudentemente ponen en peligro a nuestros hijos, estamos en la camino correcto hacia la verdad y la justicia.
Las imágenes personales de este movimiento con una gran difusión en Internet son inolvidables y se nos acumulan: la tragedia de la chica coja en Steubenville atada por los tobillos y las muñecas; la extraordinaria expresividad de las víctimas con sordera en el documental Mea Maxima Culpa  https://www.hbo.com/documentaries/mea-maxima-culpa/index.html, que comenté en esta columna; el éxito que supuso condenar a Jerry Sandusky  --coodinador defensivo--  en la Universidad Estatal de Pennsylvania, declarado culpable por un jurado de 45 casos de abusos sexuales  http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2012/11/la-conspiracion-del-silencio-cuidadin.html; o ver a Monseñor William Lynn, Vicario para el clero en la Archidiócesis de Philadelphia, cómo lo custodian y es conducido por la policía desde el juzgado hasta la cárcel.http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2012/07/se-abre-la-veda-un-obispo-catolico.html    Cualquiera de estas imágenes, por sí sola, es impactante.  Encima, cuando todas ellas se dan dentro de un año de diferencia, entonces sabemos que ahora sí que estamos más cerca de la Tierra Prometida. 
Marci A. Hamilton es catedrática en Derecho, en la Cardozo School of Law, y autora del libro  Justice Denied: What America Must Do to Protect Its Children, que también se edita en rústica con un nuevo prólogo. Su correo electrónico Hamilton02@aol.com 
http://verdict.justia.com/2013/01/10/football-sexual-assault-and-the-web 
     En los pasados años, también nos hemos referido en algunas ocasiones a otros artículos de Marci A. Hamilton:
http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2011/12/quienes-son-los-responsables.html  
http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2008/11/religin-paedofilia-y-la-administracin.html
     Y, aunque no se ha mencionado el caso de Candace Conti contra la Sociedad Watchtower, también es un caso importantísimo que se ha dado en este año, ¡aunque todavía no tenemos la sentencia definitiva a causa de que nuestra confesión religiosa apeló la sentencia condenatoria!

     Estoy contentísimo de que se les estreche el círculo a toda institución que no colabore activamente con la policía, denunciando inmediata y automáticamente todo caso de pederastia.  Oro a Dios para que el Cuerpo Gobernante de los testigos de Jehová cambie su política del: "sí, pero no".  Mientras los ancianos de las respectivas comunidades locales, no reciban la directriz de que denuncien a la policía todo caso de pederastia automáticamente..., ¡estaremos suministrando un lugar de refugio a éstos depredadores sexuales que son los pederastas!  La pederastia, además de ser un pecado, es un delito.  ¿Cuántos casos han denunciando ante la policía los ancianos de los testigos de Jehová en España..., durante los últimos cuarenta años...?  ¡Hechos son amores y no buenas razones! http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2012/11/los-testigos-de-jehova-y-los-casos-de.html

     Lo documentamos todo, todo y todo.  ¿Quién es el padre de la mentira?