sábado, 12 de enero de 2013

James H. Pellechia, y el fin del mundo

James N. Pellechia



http://hemeroteca.lavanguardia.com/preview/1999/11/08/pagina-43/34119216/pdf.html?search=ya%20no%20creemos%20en%20el%20a%F1o%201975

     Estimados camaradas ocultos en las catacumbas ibéricas:

     El compañero Replicante, desde su cuchitril en la torre que hay en la azotea de la calle Pardo, 65 (Barcelona), hace: un tiempo y dos tiempos y medio que me remitió esta noticia a su debido tiempo.  Se trata de una entrevista al portavoz mundial de la confesión religiosa y jefe de prensa James N. Pellechia, aprovechando su estancia en Barcelona.  El periódico es de tirada nacional: La Vanguardia, 8 de noviembre de 1999, página 43.

     ¿Algún dato más del hermano Pellechia?
Associate Editor, Watch Tower Publications 
James N. Pellechia is Associate Editor of Watch Tower Publications at the international offices of the Watch Tower Society; he is the producer of feature and documentary films, including the award winning film Jehovah's Witnesses Stand Firm Against Nazi Assault; lecturer on modern history of Jehovah's Witnesses. Pellechia has presented at international academic conferences, university seminars and research institutions, including the United States Holocaust Memorial Museum. His publications include The Spirit and the Sword--Jehovah's Witnesses Expose the Third Reich. He is a board member and vice-president of Jehovah's Witness Holocaust-Era Survivors Fund, Inc.  http://www.glhrc.org/2002/bios.html

     El periodista Eugenio Madueño, le hace unas preguntas apropiadas y nada teocráticas.  Pero, nosotros  --los ultra apóstatas ibéricos y allende los mares--, como apoquinantes netos, nos gusta opinar sobre lo que dice el portavoz de nuestra entrañable confesión religiosa.  ¡Va por ustedes!
--En una situación extrema, ¿usted dejaría morir a su hijo antes que permitir que le transfundieran sangre ajena?  
--Nosotros no queremos que le suceda nada malo a nuestros hijos, les llevamos al hospital cuando están enfermos.  Lo que nos gustaría es que los médicos nos dieran opción a otros tratamientos que no exijan transfusión de sangre.  Y actualmente esos métodos existen.

     El hermano Pellechia  --portavoz mundial y jefe de prensa--  con esta respuesta, se va por los cerros de Úbeda.  No contesta la pregunta concreta que le hace el periodista: "¿Dejaría usted morir a su hijo antes que administrarle una transfusión?".  Se cree muy ingenioso cuando nos sale por peteneras.  Pero, el hermano portavoz no tiene por qué preocuparse, nosotros le contestamos al periodista la misma pregunta:



 --Ustedes previeron el fin del mundo en los años 1874, 1914, 1925 y 1975.  A la vista de los resultados, ¿en qué año cifran ahora que acabará todo esto? 
--Ya no creemos que el mundo (se) vaya a acabar, ni podemos predecir el día y la hora en que vaya a pasar algo malo.  Al contrario, creemos que la Tierra va a durar para siempre, y los hombres en ella. 
     ¡Gracias, hermano Pellechia!  Tu sinceridad siempre es una circunstancia atenuante cuando te presentes ante Dios en el día del Juicio Final.  Lo que pasa es que, esto que le dices al periodista, podrías publicarlo y  decírselo también a la grey de apoquinantes netos de pardillos integrales ibéricos y allende los mares.  ¡A lo mejor no mostraríamos tanto entusiasmo en repartir los productos de la entidad religiosa y de recaudar donaciones en metálico del público en general..., para la etérea Obra Mundial!
--Pero hubo millones de personas que vivieron atemorizadas y convencidas del Apocalípsis en 1975...
(Largo silencio)--Nosotros no dijimos que en el 1975 fuese a acabarse el mundo, sino que por acontecimientos que coincidían en aquellas fechas pensábamos que iba a pasar algo importante.  Luego no ocurrió así, y con esa experiencia aprendimos que no teníamos que predecir fechas especiales.  En el año 1975, de acuerdo con la cronología bíblica, era cuando se cumplían 6.000 año de la creación de Adán, y por eso algunos miembros de los Testigos, de manera individual, creyeron que indicaba el fin del mundo.

¿Así que algunos miembros de los testigos de Jehová, a título individual, se inventaron la fecha de 1975 y su correspondiente fin del mundo?  ¿Estás seguro, hermano Pellechia?  Sólo te puedo decir que como historiador, dejas mucho que desear.  ¿En qué me baso...?  Echa un vistazo a la publicación oficial de la confesión religiosa que tienes debajo y una serie de enlaces en los que te podrás documentar y así, cuando hables con los medios de comunicación podrás hablar con más propiedad y podrán tomarte más en serio.



http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2011/07/ano-1975-historia-de-un-timo.html
http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2008/10/el-fin-del-mundo-en-1975-quin-estaba.html
http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2011/11/1975-la-generacion-que-no-pasaria-y-se.html
http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2011/11/historia-de-la-timocracia-1975-el-fin.html
http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2008/05/discurso-de-charles-snutko-wisconsin.html
http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2011/11/los-timocratas-reescriben-la-historia.html
http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2012/10/la-verdad-que-condiciono-nuestras-vidas.html 

     Esta es nuestra misión: informar, documentar y anunciar la buena nueva sin trampa ni cartón watchtoweriano.  El Cuerpo Gobernante, seguirá enviando portavoces varios ante los medios de comunicación a contar las verdades que les interesa a ellos y a su inseparable patrimonio inmobiliario y económico..., ¡pero nosotros seguiremos documentado la verdad verdadera!

     ¿Quién es el padre de la mentira y de la profecía falluta?