martes, 22 de enero de 2013

El Cuerpo Gobernante: bajo la espada de Damocles



Archivos judiciales: http://apps.alameda.courts.ca.gov/domainweb/service?ServiceName=DomainWebService&PageName=itree&Action=27402662

     Estimados camaradas ávidos de noticias teocráticas:

     El caso de Candace Conti contra la dirección de la confesión religiosa de los testigos de Jehová nos guía como la Estrella Polar en la noche más oscura de las opacidades diversas en el nombre de Dios (Doe VS The Watchtower Bible and Tract Society of New York).

     Es un caso judicial cuya sentencia condenó a nuestra entidad religiosa a una indemnización millonaria para la víctima y que, como consecuencia de una apelación, todavía está vivo..., ¡para bien o para mal de los dirigentes de la comunidad religiosa!

     No obstante, poco a poco, desde este insigne blog, hemos ido entrando en algunos de los detalles del juicio según aparecen en los archivos judiciales.  Hoy, nos toca mencionar un aspecto expuesto por el abogado de Candace Conti y que, por su interés, el Topo Ajalvireño dedicará algunas horas de su precioso tiempo a traducir los documentos a la lengua de Cervantes.  ¡Va por ustedes!

     Abogado de la demandante: Richard J. Simons
     Demandados: Watchtower Bible and Tract Society of New York, Inc.

     TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE CALIFORNIA-CONDADO DE ALAMEDA

       Caso número: HG11558324

     El Honorable Juez: Robert McGuiness

     Fecha: 23 de mayo de 2012

     Asunto: Breve exposición en contra del argumento del abogado de la demandante y a favor de la admisión de la evidencia estadística de la incidencia del abuso sexual infantil.

                                                  ARGUMENTO

     Existen ciertos hechos indiscutibles que estarán presentes en este caso, que hacen que la evidencia de la frecuencia estadística  --o la ausencia de la frecuencia estadística--  y el número de casos de abusos sexuales a niños a nivel nacional (EE.UU.) dentro de la confesión religiosa de los testigos cristianos de Jehová.  No hay ningún tipo de duda de que las actuales decisiones por parte de los ancianos (pastores religiosos) de la congregación Fremont sobre Jonathan Kendrick, estuvieron todas basadas en las directrices escritas por la Watchtower de Nueva York, específicamente la carta dirigida a los Cuerpos de Ancianos y fechada en el 1989 y que actualmente sigue vigente.

     Se admite que los ancianos actuaron como agentes de la Watchtower en sus tratos con Kendrick.  El 14 de mayo de 1997, la Watchtower escribió una carta dirigida a todos los Cuerpos de Ancianos, instruyendo a todos los ancianos de la congregación sobre la necesidad de enviar (a la Watchtower Society)  un informe escrito sobre cualquier persona que hubiese sido acusada y probada culpable de abusos sexuales a niños en el pasado o en el presente mientras ocupaba un cargo de responsabilidad en la congregación, incluyendo el  número de casos de los que se tuviera conocimiento.  El 19 de junio de 1998, la Watchtower escribió a los ancianos de Fremont advirtiéndoles que una revisión de los archivos de ellos mostraban que el informe sobre Jonathan Kendrick no había sido tratado según las directrices.

     La perito presentada por los demandados, la Dra. Monica Applewhite, testificó la semana pasada  por videoconferencia ante este tribunal, que es opinión de ella, el que los testigos de Jehová han tenido por muchos años   --incluso antes de 1993 y hasta el día de hoy--  un programa "excepcional" para prevenir el abuso sexual de niños.  Sin embargo, ella testificó que no tenía ningún dato empírico y ningún dato estadístico que mostrase que dicho programa había funcionado o que había reducido o prevenido los abusos sexuales a niños.  Debido a esta referencia en la videoconferencia, el abogado de los acusados PMQ el Sr. Shuster, negó que la Watchtower tuviese en su poder ninguna estadística o alguna base de datos con los nombres de los pederastas o con informes cuyo contenido fuese sobre abusos sexuales dentro del colectivo de los testigos de Jehová.   El departamento de relaciones públicas de los testigos de Jehová emitió un comunicado el 21 de noviembre de 2007, afirmando que la incidencia de los abusos sexuales a niños era algo "raro" dentro del ámbito de la confesión religiosa de los testigos de Jehová y se notifica a aquellos que lean el comunicado de prensa que únicamente un mínimo de tales informes (de casos) se han recibido alguna vez.

     Toda esta evidencia permite un número de conclusiones para quien juzgue los hechos.  Primera, las opiniones de la Dra. Applewhite sobre la naturaleza excepcional de los programas de prevención por los testigos de Jehová no tienen ningún fundamento.  Segundo, los testigos de Jehová tienen una base de datos en la que van archivando los casos, pero falsamente niegan que dicha base de datos exista  --esto sugiere que el número de pederastas de los que se ha informado es muy superior al que se admite en su página web oficial--.  Tercero, permite al jurado concluir que por el tratamiento que han dado los agentes de la Watchtower están  de manera consciente ocultando la orden contenida en las directrices escritas que recibieron los ancianos en 1989 de no informar a la congregación o a cualesquier otras personas de la existencia de pederastas conocidos, incluido Kendrick, en sus congregaciones, por la razones que incluyen protegerse a sí mismos de posibles demandas por parte de las víctimas   --la principal razón y sobre la que se ha hecho hincapié en repetidas ocasiones en la política de secretismo expuesta en la carta dirigida a los Cuerpos de Ancianos en el 1989, y que continúa hasta el día presente--.  Esta información relevante y probatoria no sólo muestra negligencia de parte de la Watchtower con el caso de Kendrick, sino sobre si estos protocolos están diseñados y son obedecidos con deliberada indiferencia hacia la protección de los niños expuestos a éstos reconocidos pederastas mientras participan en las actividades propias de los testigos de Jehová.

     La evidencia de la estadística ha sido admitida desde hace mucho tiempo para demostrar la intención, negada por los acusados, en perjuicio de una conocida clase de víctimas. [...] (una serie de referencias a casos donde la estadística se aceptó como prueba en un juicio).  En este caso, la evidencia de que los acusados han realizado estadísticas sobre el alcance y la frecuencia del abuso sexual a niños dentro del ámbito de la confesión religiosa  --pero que ellos rehúsan revelar--  permite múltiples conclusiones, incluyendo tanto su empecinamiento en mantener la existente "marca comercial" de una política de secretismo que caracteriza una consciente indiferencia en los persistentes efectos negativos sobre los niños que hay en las congregaciones, y un fracaso total del programa de prevención de abusos sexuales a niños, calificado de "excepcional".

Firmado por el abogado de la demandante: Richard J. Simons http://apps.alameda.courts.ca.gov/domainweb/service?ServiceName=DomainWebService&PageName=itree&Action=27402662


     Los argumentos son contundentes: hay una base de datos secreta donde están archivados los casos de pederastia cometidos dentro del ámbito de la entidad religiosa y que rehúsan su difusión ni su inclusión en el juicio.  Nada de estadísticas de ningún tipo sobre los casos de pederastia; entonces, es cuando uno se pregunta, ¿por qué esconden estas estadísticas?  ¿Porque son unos pocos casos aislados..., o porque son decenas de miles?  http://news.bbc.co.uk/2/hi/programmes/panorama/2119903.stm

     Y, todas las directrices emanan de la central mundial y su cuerpo eclesiástico de la confesión religiosa en forma de comunicaciones  --cartas, seminarios e directrices orales--  dirigidas con exclusividad a los ancianos de congregación, donde el secretismo es la moneda de cambio y, como dice el abogado Simons, con una única intención: "protegerse a sí mismos de posibles demandas por parte de las víctimas".

     Como hemos mencionado en muchas ocasiones, el juicio perdido en primera instancia por la confesión religiosa ante el Tribunal Superior de Justicia de California, ha sido apelado  --depositando una fianza de más de 17 millones de dólares y dolores--. http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2012/11/caso-candace-conti-el-juez-quiere-el.html  Sin embargo, tras la última sentencia en los EE.UU., donde un juez ha ordenado a la Iglesia Católica que comparta sus archivos incluyendo el nombre de los sacerdotes pederastas, se abre una puerta que pueda dar al traste con la estrategia llevada adelante por los abogados de la confesión religiosa en el caso Candace Conti; uno no puede dejar de pensar si ahora el juez admitirá una solicitud por parte del abogado de la víctima para que la entidad religiosa comparta sus archivos y estadísticas..., mantenidas tan en lo secreto..., ¡el tiempo tendrá la última palabra!

     Antes de finalizar, el que lo desee puede acceder a todos los archivos judiciales del caso Candace Conti, en la página oficial de Tribunal Superior de Justicia de California..., en estado puro: http://apps.alameda.courts.ca.gov/domainweb/html/index.html

     También, otros enlaces donde se aportan más detalles del caso:
http://marvinshilmer.blogspot.com.es/2012/06/watchtowers-database-what-is-real-fear.html
http://jwleaks.wordpress.com/candace-conti/ 

     Ya sabéis nuestro lema: lo documentamos todo, todo y todo.  ¿Quién es el padre de la mentira y las opacidades diversas en el nombre de Dios?