domingo, 1 de enero de 2012

Liberté, égalité, fraternité: Francia no se rinde


Estimados compañeros de conventículo:

Francia no se rinde.  El camarada Molière,  --quien se esconde de los agentes Watch que le siguen la pista--  desde el otro lado de los Pirineos, nos pasa esta noticia a toda la Honorable Hermandad Apóstata. Se trata de una noticia aparecida en Le Monde.  Allí, se relata cómo el litigio entre el Estado Francés y la confesión religiosa de los testigos de Jehová, ¡está más vivo que nunca y pendiente de una sentencia final!.

La primera sentencia parcial del Tribunal Europeo de Derechos Humanos a favor de los testigos de Jehová, fue: un sí, pero no.  El pasado 3 de julio de 2011 os informábamos sobre esta sentencia, y, escríbiamos lo siguiente:
[...] Esta primera sentencia ganada por la Watchtower, trataba sobre unos impuestos sobrevenidos que les reclama el gobierno de Francia por 57,7 millones de euros. [...] Esta sentencia deja tres asuntos pendientes para más adelante:
* Una cantidad de 4,5 millones de euros en concepto de intereses de la deuda
* Daños y perjuicios
* Costas judiciales
El tribunal expresa el deseo de que las partes alcancen un acuerdo sobre estos asuntos, en caso contrario, dictarían ellos sentencia. [...]http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2011/07/watchtower-1-0-francia-intermedio.html
Según las informaciones del periodista Stéphanie Le Bars, de Le Monde, 30 de diciembre de 2011, con la finalización del año natural de 2011, acababa el plazo para que los testigos de Jehová y el Estado Francés hubiesen llegado a un acuerdo entre las partes y concluir así los 15 años de litigio que llevan en las espaldas.  Los testigos de Jehová han declarado que no han llegado a ningún acuerdo con el gobierno galo en esta materia.  Por otra parte, el Ministerio de Asuntos Exteriores francés, ni confirma  ni desmiente nada, hasta que presente sus alegaciones ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.  El diario, concluye diciendo que deberán presentarse las partes ante el mencionado tribunal, y éste, deberá decidir sobre estas cuestiones.  Nos advierte que la repuesta puede tardar varios meses. Sin duda, el dinero hace que se peleen hasta las mejores familias, ¿qué tendrá el dinero? http://religion.blog.lemonde.fr/2011/12/30/temoins-de-jehovah-et-gouvernement-suite-mais-pas-fin/

Sin embargo, el Departamento de Información Pública de los testigos de Jehová, comunicaba el pasado 10 de noviembre de 2011 que, la Watchtower había concluido esta batalla legal con una rotunda e inapelable victoria sobre Francia.  Como argumento, expresaba que el gobierno galo no recurriría la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos y, al inhibirse, suponía que le daba toda la razón a la comunidad religiosa.  http://www.jw-media.org/fra/20111110.htm  Dando la victoria por hecha, el representante de los testigos de Jehová en el país galo, Bruno Faure y el asesor jurídico de la entidad religiosa  --Philip Brumley--  hacen unas declaraciones grabadas en vídeo:  http://www.jw-media.org/vid/fra/france-victory-echr-f.htm

No obstante, no hay que vender la piel de oso antes de cazarlo.  Y, por lo que indica Le Monde, la batalla legal no ha terminado y, por lo tanto, no existe tal sentencia "rotunda e inapelable" tan vendida y cacareada para consumo interno entre los miembros de la confesión religiosa.  Es el sino de la entidad religiosa: adelantarse a los acontecimientos, sean estos: proféticos, teológicos o..., jurídicos.  La Watchtower tiene respuesta para todo: si ganan un juicio, ¡es una victoria de Dios! Y, si lo pierden, ¡un ataque de Satanás por ser la religión única y verdadera!

No sé cómo acabará todo este 'embolao", pero, de una cosa sí estoy seguro: Francia es un país muy orgulloso de sus leyes, independencia y laicidad y, en cualquier caso..., ¡no le saldrá gratis a la Watchtower el pulso que le ha hecho a la República Francesa!  Tiempo al tiempo.