martes, 22 de noviembre de 2011

La encrucijada de Dewayne Dedmon



http://insidesportsillustrated.com/2011/11/10/also-from-sports-illustrated-a-new-stat-to-measure-individual-defense-hometown-hero-skylar-diggins-a-leap-of-faith-by-uscs-gifted-center-and-the-fallout-from-penn-state/

http://www.digitaljournal.com/article/314297

Estimados camaradas y pecadores impenitentes watchtowerianos:

En diferentes medios de comunicación, ha salido a la palestra la historia y vía crucis de nuestro hermano Dewayne Dedmon  --¡un crack en defensa, jugando al baloncesto!--.  para poder compatibilizar lo incompatibilizable (según los pseudoteólogos del Cuerpo Gobernante): no se puede servir a Dios y a los deportes.

La conocidísima revista Sports Illustrated, ha publicado un reportaje sobre nuestro hermano Dewayne Dedmon y el calvario que ha tenido que pasar para poder jugar a baloncesto como al él le gustaba.  Dice así la noticia:
Muchas veces hemos oído sobre jóvenes que han encontraron un día a Dios.  Pero, para Dewayne Dedmon  --el número 7 del equipo USC--  ha sido lo opuesto.  La madre de Dedmon, Gail Lewis, crió y educó a Dedmon y sus dos hermanas como testigos de Jehová y le desanimó a que practicara deportes.  Para cuando estaba finalizando la escuela secundaria (instituto en España) en el Antelope Valley College, Dedmon se rebeló y empezó a jugar.  Ahora tiene la magnífica oportunidad de entrar en el deporte profesional y espera contribuir su granito de arena en su equipo de los Trojans, ¡a pesar de las preocupaciones de su madre!  Cuando se le preguntó a ella qué le parecía las oportunidades de su hijo en el mundo del baloncesto, Lewis le contestó al periodista Chris Ballard (en la página 98 de la revista):"Será muy difícil, porque no se puede servir a dos amos.  Él, probablemente, tendrá que enfrentarse a esta disyuntiva por él mismo.  Él piensa que ambas cosas son compatibles, pero obviamente eso es imposible..., ¡se lo he dicho a él!: 'Te apartas de la fe, pero yo seguiré orando hasta que vuelvas'.  Se lo dije: 'No pararé de orar hasta que vuelvas' ".  http://insidesportsillustrated.com/2011/11/10/also-from-sports-illustrated-a-new-stat-to-measure-individual-defense-hometown-hero-skylar-diggins-a-leap-of-faith-by-uscs-gifted-center-and-the-fallout-from-penn-state/
El periódica electrónico Digital Journal, añade a los pastores religiosos locales como quienes metieron baza para que Dedmon no practicara el baloncesto y de esta manera se dejara seducir por el "lado oscuro".  Dice este medio digital:
La CNN informa que, en un principio su madre le desafió.  Mandó llamar a los ancianos de la congregación local en el Salón del Reino, quienes le advirtieron al muchacho que el baloncesto le apartaría del camino de la "verdad" que había estado profesando desde su infancia y que esto le podría suponer el juicio adverso de Dios en el Armagedón.  Pero, el muchacho lo tenía claro en su cabeza: se puede servir a Dios y jugar al baloncesto.  http://www.digitaljournal.com/article/314297
Antes de que entren a saco los agentes Watch a desmentir lo evidente, citaremos la posición oficial de la confesión religiosa en cuanto a que los miembros practiquen deportes de forma organizada, federados, o profesionalmente.  En el folleto publicado en el 1983 por la confesión religiosa, La Escuela y los Testigos de Jehová (sj), página 23, dice allí:
Sin embargo, al mismo tiempo los padres Testigos piensan que con frecuencia las escuelas dan demasiado énfasis a los deportes. Por eso, en la educación que dan a sus hijos, los padres tratan de moderar el énfasis que se da al logro atlético. Esperan que sus hijos deseen seguir carreras de ministros de Dios, no de atletas. Por eso, en cuanto a las horas que sus hijos tienen después de la escuela, los padres Testigos los estimulan a darlas principalmente al desarrollo de intereses espirituales, más bien que a sobresalir en algún deporte.
Creemos que la participación en los deportes organizados expondría a los jóvenes Testigos a asociaciones malsanas. También creemos que el espíritu de competición de los deportes modernos —la ideología de que ‘el ganar no lo es todo, sino lo ÚNICO que se debe procurar’— tiene efectos dañinos. Por eso, si los jóvenes Testigos tienen necesidad de recreo adicional, sus padres los estimulan a buscar tal recreo con compañeros de creencia, sí, “junto con los que de corazón limpio invocan al Señor”. (2 Timoteo 2:22.)
Otra perla con la que se ha mentalizado a los miembros de la confesión religiosa, aparece en su publicación La Atalaya, 1 de noviembre de 1970, página 644:
Notando el espíritu de competencia que domina en los deportes organizados mundanos, muchas personas al aprender los principios cristianos han rehusado participar en ellos. Ya no desean estar infectados con el espíritu no cristiano de la competencia. Este es el deseo de unos nativos que recientemente aprendieron verdades bíblicas en la isla de Ponape, en el Pacífico. Un representante escribe: “Aquí el grupo ha abandonado el feroz orgullo que existe entre los distritos, que se hace especialmente patente durante . . . los acontecimientos atléticos entre los distritos.”
Es sabio para los cristianos examinar sus actitudes y motivos. ¿Le ha infectado el espíritu ferozmente competidor del mundo? ¿Desafía usted a la gente? ¿Tiene usted el deseo de mostrar que es mejor que otros? Seamos honrados con nosotros mismos, y hagamos cuanto sea posible por prestar atención a la exhortación bíblica que dice: “No nos hagamos egotistas, promoviendo competencias unos con otros.”—Gál. 5:26.
Tenemos mucha más documentación editada por la confesión religiosa donde se estigmatiza a los deportes de competición y a quienes participan en ellos.  Por lo tanto, ahora podemos entender que la posición de la madre de Dedmon, tiene el origen en lo que enseña la entidad religiosa a sus miembros.  Sus publicaciones, están repletas de biografías de deportistas que abandonaron el deporte por causa de abrazar la nueva fe..., ¡y se les considera como ejemplos de todo el rebaño!

Todos nosotros, los que hemos sido niños o adolescentes dentro del colectivo de los testigos de Jehová, sabemos que el caso de Dedmon no es uno aislado y atípico: ¡lo hemos sufrido todos en nuestras propias carnes!  Lo que pasa es que éste es un deportista famoso y, nosotros, hemos sido unos sujetos anónimos.  Siempre ha sido nuestra repuesta un NO a todo lo que nos decían nuestros compañeros en la escuela: NO a los deportes en el colegio, NO a los bailes o fiestas escolares, NO a los clubes escolares, NO a participar en compañías escolares de representación teatral, NO a participar en donaciones de sangre a nivel escolar, NO a las fiestas de cumpleaños o celebración del santo de alguien, NO a participar en el carnaval, NO a casi todo.  El objetivo de la confesión religiosa, es que el neófito se relacione socialmente el mínimo imprescindible con todas aquellas personas que no conforman su comunidad religiosa.

Por eso, los niños y jóvenes, pasan un verdadero infierno con todas las prohibiciones que les impone la confesión religiosa y que les hace tan impopulares a ellos en el entorno escolar.  Una infancia y juventud frustradas..., ¡gracias a las directrices del Cuerpo Gobernante!

La verdad, toda la verdad y nada más que la verdad.  ¿Quién es el padre de la mentira?