viernes, 28 de mayo de 2010

En tiempo de crisis, ¿qué negocio funciona?

El Pocholo (apóstata pensante)











El binomio perfecto en tiempos de crisis: religión y dinero
Estimados camaradas y compañeros de vicisitudes varias:

El Pocholo, compañero apóstata que trabaja para la Resistencia, ha tenido la deferencia de compartir con toda la hermandad la carta siguiente que ha enviado a un medio de comunicación. Otro genio del camuflaje teocrático --¡de ésos que tanto y bien habla TH!--, ¿quién diría que es todo un ejemplo en su congregación? ¡A lo mejor sirve en la misma congregación que TH..., y éste último no lo sabe! La vida te da sorpresas.

Pero, ¿qué ha escrito El Pocholo, sabiendo que también lo leerá Ralph E. Walls y Guy Pierce? Lo siguiente:

"Solo le escribo, por si usted desea perder cinco minutos de su valioso tiempo, sobre un tema que me sorprende que no haya salido, salvo por omisión por mi parte, en las columnas de economía y similares sobre la crisis actual.
Usted se ha dado cuenta de que los verdaderos paraísos fiscales no están en Bahamas, Andorra, Panamá, sino dentro de las religiones y relisectas o sectaligiones, como prefiera llamarlo?


Yo formé parte (le ruego máxima discreción), de un ente que está saliendo airoso de la crisis, y ganando más que nunca. No hablo del narcotráfico, ni de la trata de blancas, hablo del tráfico de la fe, del negocio “de dios” (en minúsculas si me lo permite), en especial en una organización pseudo religiosa a la que le encanta pasar desapercibida como verdadero plan de negocio.
Hablo de una de las asociaciones religiosas con mayores imprentas en el mundo, aunque en realidad sea una de las mayores imprentas con la religión como producto: los testigos de Jehová.


Cuánto me gustaría que el crecimiento económico de esta asociación fuera objeto de estudio en asignaturas en los Master. Esta asociación religiosa, con casa matriz en EEUU bajo el nombre WatchTower Bible and Tract, y subdividida por dentro en seis asociaciones sin ánimo de lucro, en auténtico plan telaraña, donde nunca están los verdaderos dirigentes, y donde todos los activos están a nombre de Watch Tower, y no a nombre de los que aportan económicamente, es un lujo.


Tan solo en España, los cientos de salones donde se congregan (locales modestos y no tan modestos), pagados íntegramente por los miembros de la confesión, están a nombre de la Asociación de los Testigos Cristianos de Jehová en España. Y le aseguro que su valor en activos es muy elevado. Salones del Reino, Salones de Asambleas, Sucursales Nacionales, Inmuebles heredados por la Asociación como herencia de los propios TJ que lo desean….Pero es curioso que después existen movimientos donde la mayor parte es derivado al auténtico pulmón financiero en Europa: IBSA (International Bible Student Association), o nombre legal de la empresa, sí sí, empresa, que lidera a esta asociación a nivel europeo. ¿por qué nadie audita estos movimientos extraños? No acaban ahí. IBSA a su vez, rinde cuentas a Watch Tower Bible and Tract, empresa, sí sí, empresa legal, ubicada en Columbia Heights, Brooklyn, NY, con ramificaciones en
otras sociedades en Pensylvania, que lidera a la Asociación Mundial de los testigos de Jehová y que cuenta con 500 accionistas registrados. Y digo yo…¿para qué quiere una religión que predica el fin del mundo 500 accionistas? ¿Qué acciones se esconden? ¿será dios accionista en esta organización religiosa?


SI indagan ustedes, podrán ver que es el mejor negocio del mundo. Durante años, la mano de obra ha sido gratis. Cientos y miles de jóvenes barbilampiños firmaban un “voto de pobreza”, para convertirse en “ministros de tiempo completo de la orden de los testigos de Jehová”, y con esa firma trabajaban gratis en la imprenta y sede central de los TJ. A cambio de qué? Una cama en una pequeña habitación (respetable eso sí), comida gratis, y disfrutar del sábado por la tarde y el domingo…eso sí
para predicar y seguir ganándose el cielo. ¡mano de obra gratis! ¡ni siquiera pagaban seguros sociales! Hasta hace unos años, que hubo una denuncia….pero durante más de veinte años, el coste de producción ha sido y es mínimo. ¡qué lujo!


Y qué me dice de los préstamos internos que se auto-realizaba la Asociación religiosa? Le cuento. Los publicadores o TJ, movidos por los continuos discursos tri-semanales, donde se instiga por palabras melosas y seductoras para “contribuir a dios”, depositan dinero en las cajas de contribuciones (de forma anónima). Ese dinero, contabilizado en cada congregación por un “siervo o responsable de cuentas”, es auditado mensualmente por el “presidente de la congregación”, y enviado a la
central. ¡ y la central hizo durante decenas de años préstamos con ese dinero a los mismos testigos de Jehová para poder comprar un local para su nuevo salón donde poder congregarse, ¡!!a un 6%!!! Dios mío, ahora sí en mayúsculas….mano de obra gratis, banco monetario interno aplicando un 6% durante años a los propios que contribuían….
Y qué me dice de las ventas de los salones donde se congregan…por decisión de los mandatarios, sin dar explicaciones? A dónde va a parar ese dinero? Quién se queda con las ganancias? Quiénes son los intermediarios? Por qué va a parar a la cuenta nacional en el BBVA, a su vez auditada por IBSA, a su vez auditada por Watch Tower Bible and Tract? Por qué nadie puede pedir una auditoría de las cuentas mundiales? Qué se hace con los más de 300.000€ de intereses que genera la cuenta nacional?


Hágame caso. Yo soy jefe de personal de una importante empresa nacional. Me cuesta lo que no se imagina tener un equipo comercial al que motive, intentando pagarles un sueldo más que razonable, pero en base a objetivos. La empresa en la que trabajo intenta por todos los medios sobrevivir con éxito, pagando impuestos, intentando mejorar la cuenta de resultados como es normal, para siempre haya beneficios, descontando costes de estructura, de locales, intentando manejar el flujo de caja….y resulta que hay una empresa…que los comerciales (predicadores) no cobran, trabajan con un sueldo que lleva 120 años sin llegar (fin del mundo), pagan por trabajar, depositan su dinero en la empresa, la empresa les hace préstamos que ellos pagan con creces con lo que ellos llaman “deuda moral”, donde los locales que los mismos trabajadores pagan quedan a nombre de la empresa, donde la empresa se inscribe como asociación religiosa de notorio arraigo para evadir impuestos, donde la caja es manejada por ingleses y después por unos americanos a los que nunca conocerán los trabajadores, pero que eso sí, gobernarán con Jesús en el cielo por mil
años….


Madre mía. , deje usted su puesto de escritor y yo el mío de jefe de personal. Perdemos el tiempo".


Fin de la misiva apóstata.

Gracias, Pocholo, por compartir con nosotros y el mundo entero estas buenas nuevas.