miércoles, 11 de noviembre de 2009

Encarcelado de por vida por crimen religioso

El Topo Ajalvireño (traductor free lance)











Kenneth Pickett (testigo de Jehová)

http://au.news.yahoo.com/thewest/a/-/breaking/6442360/man-jailed-for-life-over-religious-killing/

Estimados compañeros de fatigas diversas:

Esta noticia, seguramente, no la podréis leer en La Atalaya, o en alguna de las múltiples publicaciones del Esclavo Fiel y Discreto..., ¡publicaciones que salvan vidas! Ofrecemos la vida eterna, por un donativo voluntario, ¿alguien da más por menos?

La noticia es triste y no podemos reírnos de las desgracias ajenas..., ¡no es nuestro estilo! La catadura moral de los apóstatas es superior..., ¡incluso estamos dispuestos a dirigirles la palabra a los que nos estigmatizan y lapidan socialmente..., en el nombre de Dios! ¿Se puede ser superior moralmente, sin tener el nombre de Dios en la boca como muletilla? Los hechos y la realidad nos juzgan a diario.

Apareció en un diario de Australia, y el trasfondo del crimen lo hace todavía más horrendo..., ¡si cabe! Nuestro hombre en el páramo ajalvireño, el incombustible, el que se escapa de todos los ERE habidos y por haber, nos traduce la noticia amablemente..., ¡y gratis! ¡Gracias, Topo! ¡Va por ustedes!:

ENCARCELADO DE POR VIDA POR UN CRIMEN DE NATURALEZA "RELIGIOSA"

MICHAEL BENNETT, The West Australian
6 noviembre de 2009

Un hombre asesinó a su ex esposa apuñalándola 17 veces, era la madre de sus 13 hijos, la mató para poder salvarla de caer en una vida pecaminosa, declaró el Tribunal Supremo de Australia Occidental.

Kenneth Pickett ha sido sentenciado a estar en prisión de por vida, con un mínimo de 20 años, después de habérsele declarado culpable de brutal asesinato de Andrea Pickett a las afueras de su domicilio, en North Beach, el pasado mes de enero.

Pickett había salido de la cárcel hacía dos meses, después de haber quebrantado en un par de ocasiones la orden de alejamiento que tenía de la Sra. Pickett, pues le había amenazado de muerte en diversas ocasiones.

El tribunal dijo que Pickett era una persona extremadamente religiosa que asesinó a su ex esposa después de romperse su relación matrimonial de 23 años de duración, el pensó que ella estaba con otra relación y entonces llevó a cabo su interpretación de la Biblia.

El juez Peter Blaxell dijo que, Pickett, quien todavía es testigo de Jehová, continua justificando su crimen alegando que ha salvado a su ex esposa de caer en una vida pecaminosa.

El tribunal dijo que la noche del crimen Pickett entró a la fuerza en la casa en North Beach y sacó fuera a su ex esposa antes de apuñalarla mientras sostenía a su hijo de tres años entre sus brazos.

Ya fuera del juzgado, familiares de la víctima criticaban un sistema que permitió que el asesino violara múltiples órdenes de alejamiento antes de acabar en este trágico final.

Final del artículo periodístico.

Siempre hay algún agente Watch que está en desacuerdo con este tipo de noticias..., ¡no cuadran con su paraíso en Watchtowerlandia! Pero es la realidad. Cuando se presume de ser las mejores personas del mundo mundial..., ¡toca aguantar la crítica sana! Cuando se enseña hasta la saciedad que el "lenguaje puro de la verdad" que destila en exclusiva el Cuerpo Gobernante --¡la Voz de Dios en la Tierra!-- hace de éstos creyentes las mejores personas de todo el mundo..., ¡esa declaración gratuita, hay que demostrarla y no vale únicamente leer las biografías que nos presenta la Watch Tower en sus publicaciones para hacernos ver qué buenos son ellos, en contraposición a las deleznables personas del "mundo"!

Es muy sencillo: reconocer que los testigos de Jehová son personas normales, como todos los demás de los ciudadanos y que hay tanto bueno como malo entre ellos. Pero eso de ensalzarse sobre el resto trae consigo esta crítica, con el fin de poner las cosas en su sitio. Los sucesos y noticias en los que están implicados los testigos de Jehová por todo el mundo tienen ese objetivo..., ¡bajarlos a la tierra, que vean que son como nosotros..., como el resto de la humanidad! Dentro de cada de uno de nosotros hay un Dr. Jekyll y un Mr. Hyde..., ¡la historia de la humanidad así lo evidencia!

¡Bajad de vuestro pedestal y mezclaos con el humus..., que somos nosotros!