martes, 10 de noviembre de 2009

Afinsa y los Testigos de Jehová

¿Porqué siempre son los mismos incautos?

http://www.elmundo.es/papel/2006/05/10/economia/1967551.html

http://www.cotizalia.com/noticias/ordena-liquidacion-afinsa-empiece-pagar-afectados-20091110.html

http://www.extj.com/foro/showthread.php?t=15243&page=2

Estimados camaradas timados en más de una ocasión:

La verdad tiene un camino, y la mentira tiene otro..., ¡cuyo final es el chasco puro y duro! Desde esta atalaya, siempre hemos advertido al pardillo del publicador ibérico de la necesaria precaución cuando andamos con pedigüeños..., ¡sobre todo cuando se trata de dinero! Los agentes pro Watch, nos han llamado de todo y nada bonito, por nuestra desconfianza congénita.

No obstante, como siempre, documentamos lo que decimos --¡qué diferencia con los defensores a ultranza del Governing Body Bank!--. La periodista, Mercedes Gómez, escribía en el diario El Mundo el 5 de octubre de 2006:

TRAMA FILATÉLICA

LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ, CLAVES PARA REFLOTAR EL NEGOCIO EN LOS AÑOS 90

MADRID.- El negocio de captación en inversión filatélica de Afinsa ha tenido altos y bajos durante sus 25 años de historia. Uno de sus momentos más críticos tuvo lugar a principios de la década de los 90, años en los que la firma tenía problemas para atraer clientes y captar ahorros para potenciar esa división.


La actividad, sustentada en una estructura piramidal, pedía a gritos nuevos clientes que soportaran con sus aportaciones el rescate de los fondos depositados por los más antiguos. Fueron inversores pertenecientes a la confesión de los Testigos de Jehová, según afirman fuentes cercanas a la empresa, los que salvaron a Afinsa de la quiebra. Este colectivo, que encontró una posibilidad de sacar un rendimiento interesante a sus ahorros, se convirtió en un pilar fundamental para relanzar la actividad del grupo, sobre todo, en Andalucía, donde Afinsa tiene una gran implantación. Es más: llegaron a representar alrededor de un 70% de la estructura comercial de Afinsa, según las citadas fuentes.

Una vez que la división de inversión en valores filatélicos estuvo encarrilada, los directivos de Afinsa se embarcaron en un ambicioso plan estratégico para crecer e internacionalizar la compañía. La sociedad, que se autodenomina como el grupo filatélico más grande del mundo, emplea a 2.500 personas y está presente en ocho países diferentes. Otro de los objetivos de los responsables de la firma de inversión en bienes tangibles era la de sacar a Bolsa parte de su negocio para disponer de liquidez con la que afrontar el rescate de las inversiones de sus clientes.

Desde septiembre de 2005, cotiza en el mercado tecnológico Nasdaq, en la Bolsa de Nueva York, a través de su filial Escala Group.Esta empresa surgió en 2003 de la fusión de Greg Manning y del negocio de subastas de la empresa española Auctentia.

Pero su proyecto empresarial no quedaba ahí. Según anunció recientemente su presidente, Juan Antonio Cano, su objetivo era el de consolidar su red comercial en Europa y Estados Unidos e iniciar su andadura en el continente asiático.

Fin del artículo.

¿Porqué nos remitimos a esta noticia de hace unos pocos años? Porque tenemos una desagradable noticia para todos los afectados --muchos son testigos de Jehová, según las informaciones--. Tras muchos años de litigios, al final la justicia se ha pronunciado. La siguiente noticia aparecía hace unas horas en el siguiente periódico electrónico (el enlace lo tenéis arriba):

EL JUEZ DICTA LIQUIDACIÓN DE AFINSA, QUE SÓLO DEVOLVERÁ A LOS AFECTADOS EL 10% DE LO INVERTIDO

El Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid ha dictado la apertura de la fase de liquidación de Afinsa tras la falta de apoyo recibido por los acreedores a la propuesta de convenio presentada por un grupo de afectados, por lo que los 190.000 perjudicados sólo recuperarán cerca del 10% de lo invertido, según el auto de apertura de la liquidación dictado el pasado 4 de noviembre...

Afinsa se ve de este modo abocada a una liquidación que sólo asegura a los afectados un 10,32% del total de 2.403 millones de euros invertidos, ya que la compañía cuenta con un activo de 613 millones de euros, lo que arroja un agujero patrimonial de 1.823 millones de euros, según concluyó el informe concursal.

Se puede leer todo el artículo en el enlace.

¿Un agujero patrimonial de 1.823 millones de euros? ¡Por alto les salió a los testigos de Jehová el reflotar la empresa con sus ahorros de toda la vida! La verdad de la buena es la de siempre, no te fíes de nadie en la congregación cuando esté interesado en tu dinero..., ¡ni siquiera en los ancianos (pastores)! ¡Acaban pegándotela! Sí, el dinero desapareció como el Rey del Norte (¿quién sabe dónde?), los testigos de Jehová salvaron a la empresa de la quiebra, ¿pero quién los salva ahora ellos de esta tremenda pérdida económica? ¿Cuántos de los afectados, confiaron en las garantías de viabilidad de la inversión, por la simple razón de que venía de otro testigo de Jehová..., que no podía mentir?

Sí, nos acusan de desconfiados, ¡y no lo negamos! Pero, en esta ocasión, lamentablemente, los datos y sucesos nos dan la razón..., ¡no te fíes ni de tu padre en el tema del dinero! El que quiera dinero, que trabaje como tú. ¡No dejes que te lleven al huerto!