viernes, 17 de abril de 2009

Los bienes de amo..., ¿quería Jesucristo que los vendieran?


Estimados camaradas que soportáis el cachondeo watchtoweriano con los publicadores:

La Atalaya del 15 de febrero de 2009, en su página 26, dice: ¡no hace falta que os lo diga..., la tenéis escaneada arriba!

Es un artículo que rezuma humildad y modestia watchtoweriana..., ¡amén de otras cosas que desgranaremos para el ingénuo del publicador-vendedor testiguín ibérico y allende los mares! ¡Todo un alegato del Governing Body Bank para justificar lo moral y cristiano de la masiva venta de bienes inmuebles..., con el plácet del mismísimo Jesucristo! ¡Vivir para ver, o, para..., leer! ¿La opinión de un servidor?: "¡Sencillamente, vomitivo!".

Empieza el artículo escaneado, con el siguiente subtema:

JESÚS CONFÍA EN EL ESCLAVO

No puede ser, el Jesús de los evangelios, no puede confiar en un esclavo que cubre con el tupido velo de la opacidad las finanzas de la confesión religiosa del notorio arraigo y olé. Además, es una afirmación que pretende ser indiscutible per se. ¿Se vilusbra algo de arrogancia en esta breve oración gramatical? "¡Baja Modesto, que subo yo!".

"¿Qué pruebas hay de que Jesús tiene absoluta confianza en sus seguidores ungidos?". ¡Je, je, je! ¡Eso pregunto yo! ¿Qué pruebas hay de que Jesús aprueba la venta del Betel de Ajalvir y el despido masivo de los trabajadores? ¡A ver si algún espabilado puede darnos unas razones convincentes!

"Pensemos por un momento, ¿se comprometería Jesús a compartir su poder real con ellos si no les tuviera confianza?". ¿Y quién dice que Jesús va a compartir su poder real con los que le están vendiendo los bienes raíces para hacer caja y vivir como reyes sobre la Tierra? Lo malo de todo esto es que, con la pregunta se da por hecho que Jesús aprueba todos los demanes que cometen esta pandilla de indocumentados con son el Cuerpo Gobernante.

"Por otra parte, Jesucristo ha nombrado al esclavo fiel y discreto 'sobre todos sus bienes', o sea, sobre todos los intereses del Reino en la Tierra". ¡Ja, ja, ja! ¡Menuda cara tenéis pandilla de pillos! ¿Qué comprenderá "los bienes de Jesús sobre la Tierra"? Yo, desconocía que el Señor que, en la Tierra, no tuvo donde recostar la cabeza..., en el tiempo de fin le diera por amasar una inmensa fortuna en forma de bienes inmuebles e inmensas y desconocidas cantidades de dinero..., ¿para qué necesitaria Jesús toda esta riqueza material? Él usó cuanto tuvo para cubrir las necesidades materiales de los más necesitados..., ¡sin duda hoy día haría lo mismo!

¿Qué son --específicamente-- los bienes del amo? "Entre estos figuran las instalaciones de la Central Mundial de los Testigos de Jehová, las sucursales (como la de Ajalvir), los Salones de Asambles, los Salones del Reino de todo el mundo, así como la comisión de predicar el Reino y hacer discípulos". ¡Todo, todo, todo! Todos los bienes inmuebles escriturados a nombre de la Organización..., y todo el dinero amasado. ¡Os lo habéis montado de película..., Governing Body Bank! El esfuerzo de los 6.000.000 de publicadores en todo el mundo, es una fuerza motríz que se convierte en dos cosas: propiedades inmobiliaras y dinero para vuestras necesidades terrenales. ¿Alguien da menos por más? ¿Nos creéis ingénuos del todo, eh? ¡Error! ¡Os tenemos tomada la medida..., pandilla de trileros!

"¿Quién dejaría a alguien a cargo de sus posesiones valiosas si no confiara en él?". ¡Hombre! ¡Si estáis vendiendo todas las posesiones valiosas con el fin de hacer caja..., y se desconoce dónde y qué hacéis con el dinero de la venta! La pregunta evángelica pertinente para estos últimos días, se podría cambiar por: "¿Cuando el Hijo del Hombre llegue en el día del fin, encontrará alguna posesión que no se haya vendido..., sobre la Tierra?". ¡Estáis descapitalizando de espaldas a los que echan el dinero y sin la deferencia de consultarnos! No, no podemos confiar en el balance de cuentas que nos presentáis..., ¡porque nunca nos lo habéis presentado! Todo lo tranformáis --como el rey Midas-- en oro, en dinero..., ¡hasta los pisos que pillais de las abuelas, que os dejan por herencia!