jueves, 8 de enero de 2009

Nueva Campaña: ¡Ninguna abuela sin calefacción este invierno!


Estimados camaradas en la diáspora:

La bajas temperaturas que asolan la Península Ibérica, hace que reflexionemos en los más necesitados de las congregaciones de los testigos de Jehová..., las abuelas.

La inmensa mayoría de ellas tienen una pensión mínima con la que malviven durante todo el año, pero, cuando llegan los días crudos de invierno, no tienen el suficiente dinero como para poder calentarse..., no tienen para la bombona de butano. Al no poder disfrutar en su casa de una calefacción como la que tienen en Betel, se agravan sus problemas de salud..., principalmente los problemas respiratorios, ocasionando que algunas mueran.

¿Eres anciano de congregagión? Como cuerpo de ancianos, ¿habéis tomado las medidas oportunas para que ninguna abuelita de la congregación pase frío este invierno..., o no os importa nada esto? ¿Hay algún hermano de la congregación encargado de visitar a las abuelitas en sus hogares y, con un termómetro, tomar la lectura de la temperatura ambiente en el hogar de éstas personas? ¿Qué le puede pasar a una abuelita con bronquítis crónica, si en su casa tiene una temperatura ambiente de 10ºC? Vosotros, como ancianos de congregación, ¿habéis pensado en que éstas abuelitas sean visitadas diariamente por alguien y comprueben que no pasan frío? ¿Vale más la vida de un betelita que la de una triste y solitaria abuela de congregación? ¿Hay alguien encargado, por los ancianos de la congregación, en comprobar que a éstas personas delicadas no les falta una bombona de gas butano en su estufa, o un convector de aire caliente? Las abuelas, por edad y por lo mucho que han pasado, normalmente son personas muy delicadas de salud.

¿Y tú? ¿Eres publicador de congregación y lees este blog? ¿Cuánto dinero echas en la caja de contribuciones del Salón del Reino cada mes? ¿Has pensado emplear ese dinero de una mejor manera y así acumular tesoros en el cielo? ¿Y si emplearas ese dinero en comprar una bombona de gas butano a una abuelita solitaria con una pensión raquítica? ¡Tal vez pudieras salvarle la vida! El dinero que tú echas en la caja de contribuciones, se emplea para que los betelitas puedan disfrutar de: calefacción, refrigeración, piscina climatizada, jacuzzi, gimnasio, sauna..., amén de otras prebendas inherentes al cargo, ¿porqué las abuelitas de congregación --más delicadas de salud-- no pueden disfrutrar de calefacción..., por lo menos? ¿Es más importante que un Coordinador de Sucursal disfrute de 25ºC en su habitación..., que el que una abuela tenga calefacción en su casa? ¡No podemos quedarnos con los brazos cruzados mientras Cáritas se encarga de nuestros hermanos mayores! ¡Todo el dinero de las contribuciones..., para ayudar a que nuestras abuelitas tengan calefacción este invierno! ¡Corre la voz entre los hermanos! ¡Ellas nos necesitan!

¿Que tus sentimientos no se conmueven? ¿Que te da lo mismo si alguna abuelita empeore de su bronquitis y derive en una pneumonía..., de la que muy probablemente no saldrá? ¡Míralo desde otra óptica! ¿Quiénes, en los Salones del Reino, son las personas que echan el dinero en las cajas de contribuciones? ¿No son los abuelas? Si ellas fallecen, ¿quién tendrá suficiente fe como para echar dinero en la caja de contribuciones del Salón del Reino? Si ellas no echan dinero..., el Salón del Reino donde tú te sientas cómodamente..., acabarán cerrándolo. ¿Lo pillas..., ancianete de congregación? Cuando les ayudas..., te estás ayudando a ti mismo. Te conviene, desde un punto de vista enteramente egoísta.

Eres publicador, ¿por qué no dejas una nota escrita en la caja de contribuciones de tu Salón del Reino, sugiriendo a los ancianos que se ocupen de que las abuelitas no estén sin calefacción este invierno? Además, todo el tiempo que emplees en ayudar en esta labor, lo puedes apuntar en tu informe mensual de predicación..., ¿qué más quieres?

ACCIÓN PARA EL POST:

Dejar una nota en la caja de contribuciones de tu Salón del Reino, explicando a los ancianos la necesidad de que se ocupen de que las abuelitas tengan calefacción este invierno. También, podemos dejar una carta, apropiada y teocrática en el buzón del Salón del Reino de nuestra localidad.

¡MÓJATE CON NOSOTROS!