lunes, 17 de noviembre de 2008

Religión, Paedofilia y la Administración Obama

Marci A. Hamilton

http://writ.news.findlaw.com/hamilton/20081113.html



Estimados camaradas sufridores impenitentes de la Watch Tower:

La noticia la recibimos hoy de parte de la catedrática en Derecho, Marci A. Hamilton. Ha escrito un artículo a propósito de la nueva Administración Obama, tras vencer en las últimas elecciones en los EE.UU. Ella, enumera una serie de cuestiones a las que debería dirigir la atención de su gobierno el electo Presidente Obama. En el tercer apartado, hace una llamada a que el gobierno próximo de EE.UU., haga un esfuerzo por proteger a los niños de los pederastas en las principales confesiones religiosas que hay en este país. Entresacamos lo que que mencionó sobre este preocupante asunto:

EL TERCER ASUNTO: PROMOVER MEDIDAS ESTATALES PARA PREVENIR Y PROCESAR EL ABUSO SEXUAL A NIÑOS, INCLUSO, CUANDO ESTO OCURRA DENTRO DE COMUNIDADES RELIGIOSAS

"Ahora disponemos de evidencia incontestable de que las confesiones religiosas ocultan el abuso sexual a menores. Demasiado a menudo, estas buscan proteger al pederasta y la imágen pública de la confesión religiosa, a expensas del sufrimiento de los niños por este tipo de abusos. Este no es un problema exclusivamente católico, de los mormones o los testigos de Jehová. Ahora también sabemos que que es un problema también de los judíos ortodoxos entre otros: afectando a todas las creencias y credos. La paedofilia es enteramente interconfesional. Donde pueda ocurrir, sea en un contexto religioso, laico o comunitario, debe ser combatido.

Trágicamente, la cultura estadounidense está estructurada de tal modo que hace difícil identificar a los pederastas dentro de estas comunidades, los fiscales y otras personas relevantes frecuentemente tampoco difieren de los líderes religiosos, o simplemente les falta el corage para atacar las creencias religiosas de su propia confesión religiosa.

Recientemente hemos recibido la noticia, gracias al valiente reportaje de Hella Winston en la publicación Jewish Week, que Dov Hikind de la New York General Assembly, mantenía registros de conocidos pederastas dentro de la comunidad ortodoxa --habiendo fallado al no comunicárselo a la policía, y esto fue así aun cuando Hikind tenía conocimiento de un pederasta en particular, quien había abusado de un niño hacía poco tiempo. Este modus operandi de encubrir este tipo de sucesos, no es de ningún modo algo excepcional, sucede siempre, sea en estamentos laicos o religiosos. La conducta de Hikind es comparable a la de Fray Andrew Greeley --quien públicamente se jactó de conocer a muchos pederastas dentro de la religión católica, pero que rehusaba dar a conocer sus nombres, como discutí en otro artículo.

La red resultante de que éstos líderes religiosos abdiquen de su responsabilidad (en esta asunto) es la de que todos nuestros hijos bien pudieran ir vestidos con una camiseta con la siguiente leyenda: "¡Ven y cógeme!", porque éstos depredadores no se circunscriben necesariamente a víctimas de su propia confesión religiosa. Ellos quiere niños para prácticas sexuales. Así, cuando su propio grupo religioso no identifica al pederasta ante la policía, está exponiendo a un peligro pontencial a todos los demás niños.

La evidencia no puede ser más clara: Muchas entidades, tanto laicas como religiosas, encubren la identidad de los pederastas que hay entre sus propias filas. Con medidas estatales deplorablemente ineficaces, el gobierno federal necesita dar un paso adelante para animar a los Estados el que faciliten a las víctimas el que puedan identificar a los pederastas en contra de la opinión de sus líderes religiosos.

Sólo exite una manera de que tengamos éxito: permitir que las víctimas acudan a los tibunales siempre que estén preparadas (mentalmente). Hasta ahora, en la mayoría de los Estados, la leyes limitan el que las víctimas puedan testificar personalmente en el juicio cuando están preparadas emocionalmente para ello, esto permite a los pederastas la oportunidad de seguir con su particular campaña de "acoso y derribo" de piezas de caza. Como sugiero en mi libro: Justice Denied: What America Must Do to Protect Its Children, el gobierno federal puede dar un gran paso para ayudar a los niños al crear incentivos financieros (o penalizaciones) a aquellos Estados que permitan a las víctimas de paedofilia testificar en los tribunales".

Interesante y acertado el análisis que hace esta Catedrática en Derecho sobre la situación de las víctimas de paedofilia y cómo el Gobierno de la Nación debe tomar cartas en el asunto. Ese es nuestro objetivo final, informar a las diferentes agencias gubernamentales españolas afectadas por este asunto, del trato que dispensan a los pederastas los testigos de Jehová como colectivo..., "NO DENUNCIANDO A ESTOS CRIMINALES ANTE LA POLICÍA O GUARDIA CIVIL".

Ya sabemos que hay historiadores Watch, que admiran a Don Miguel de Unamuno (su sentido crítico e inquisitivo, su tolerancia a las ideas contrarias), que le aburre el tema de la paedofilia y los testigos de Jehová, pero, si él se aburre, ¿porqué tiene que leer el blog cada día? ¿Le obliga alguien, a modo de castigo, a leer los post? ¿Le pagan por ello? ¡Por que a mí no me pagan por escribir los post..., lo hago por que es un deber cívico y humanitario!

OrgulloseteTJ, si te aburres mucho, internet ofrece una variedad amplísima de información para todos los gustos..., ¿o eres masoquista?

¡Liberté, égalité, fraternité!