miércoles, 18 de diciembre de 2013

¿Que quieres ir a la universidad?, ¡eso no lo digas ni de broma!



El B.O.E.: La Atalaya, 15 de octubre de 2013, páginas 14-16

     Estimados camaradas víctimas de la política educativa del Cuerpo Gobernante:

     Desde sus orígenes, los mandamases mundiales de nuestra confesión religiosa del notorio arraigo y olé, están obcecados y nos lobotomizan día sí y día también, advirtiéndonos de los muchos "peligros" de la educación universitaria.  Los estudios superiores, son uno de los instrumentos del Diablo para corromper el alma impoluta del cándido cristiano watchtoweriano.  Por eso, hemos de huir de este tipo de educación académica que nos conducirá inevitablemente al camino de la perdición.  El pensamiento crítico que se inculca en las universidades, son el caldo de cultivo de los apóstatas del mañana.  La universidad, es una fábrica de apóstatas en potencia.  El cristiano watchtoweriano, no tiene por qué pensar por sí mismo o intentar mejorar nuestra sociedad.  El tener ideas propias no es propio de un cristiano maduro.  Debemos ser ejemplares, poniéndonos nuestras anteojeras watchtowerianas para poder mirar el mundo con la perspectiva que quiere el Cuerpo Gobernante.  ¡Huid de la inteligencia y la razón!

     El 16 de agosto de 2013, escribí una entrada donde se documentaban multitud de citas sacadas de las publicaciones de los testigos de Jehová, despotricando de lo lindo sobre la educación académica universitaria.  http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2013/08/los-testigos-de-jehova-y-la-educacion.html

     El Governing Body Bank, va a macha martillo con su oposición frontal a este tipo de educación y, por todos los medios, intenta desacreditar y desanimar a quienes con criterio propio hacen caso omiso de estas directivas teocráticas..., ¡a riesgo de ser estigmatizados en la comunidad religiosa!  Por este motivo, he colgado la ilustración y parte del texto que aparecía en al B.O.E.  --de la entidad religiosa--  La Atalaya, 15 de octubre de 2013, páginas 14-16.  Todo el artículo merece la pena, pero nos hemos centrado en lo más sobresaliente y por eso, pasaremos a diseccionarlo teocrática y convenientemente.  ¡Va por ustedes!

     En la parte superior de las páginas 14 y 15, encontramos una ilustración doble, donde se contrapone las ventajas en "educación" que nos suministra a los miembros la confesión religiosa de los testigos de Jehová por una parte, y por la otra, las desventajas de la educación universitaria.  En esta doble imagen, en la parte superior tenemos una tira cómica a todo color donde todo son parabienes y felicidad para quien hipoteca su vida y su tiempo en distribuir las publicaciones de la entidad religiosa (¡sin olvidarse de pedir un donativo en metálico a los transeúntes!) y en colaborar como obrero voluntario y gratuito en las proyectos de construcción de edificios religiosos que con los años se venderán para mayor gloria y loor de Dios.  Y, en la tira cómica inferior, nos encontramos con los inconvenientes y suplicios que tiene que soportar en su vida, quien opta por unos estudios universitarios y buscarse un empleo en una empresa mundana.  Esta tira, está básicamente en color azul, con una serie de dibujos que representa las distintas etapas a las que tendrá que enfrentarse la cristiana "desobediente".

     La primera, se ve cómo la joven tiene que confraternizar con otras jóvenes mundanas (fuente de toda ociosidad e inmoralidades diversas), en contraposición con la que escoge hipotecar su futuro en la comunidad religiosa..., ¡que sólo tiene compañía de otros miembros puros y prístinos de los testigos de Jehová!

     En el segundo dibujo, tenemos una feliz cristiana que está disfrutando y estudiando las profecías fallutas y las verdades caducas del Cuerpo Gobernante, mientras la joven estudiante universitaria está perdiendo su tiempo hincando codos..., ¡labor dura y tediosa!

     En la tercera ilustración, tenemos a una joven cristiana que se ha "graduado" en la Escuela de Precursores de la Watchtower  --dos semanas de duración--, donde ha aprendido una serie de técnicas de mercadotecnia (cómo hacer adeptos, que contribuirán con su tiempo y donativos a la causa).  En contraposición, tenemos a una joven que habrá tenido que estar un pila de años esforzándose para finalmente graduarse en una universidad mundana y recibir un diploma de papel como premio.

     En el cuarto dibujo, nos encontramos a una joven cristiana encantada trabajando como obrera voluntaria  y gratuita en aras de unos mayores beneficios económicos para los mandamases mundiales de la entidad religiosa.  Mientras que la licenciada universitaria, tiene que trabajar duramente para ganarse la vida en una empresa mundana: se le ve cansada, agotada, tomando café y teniendo que comer en su despacho..., ¡una desgraciada!  No hay cosa peor que ganarte la vida en una empresa mundana.

     En la quinta y última, se ve cómo la joven que ha optado por adelantar los intereses económicos de la confesión religiosa, está feliz y contenta por adoctrinar a domicilio y captar a nuevo miembro para la comunidad religiosa..., un nuevo apoquinante neto.  Mientras que la joven que optó por la carrera universitaria, está aburrida viviendo una vida sin sentido, explicando unos gráficos a sus jefes o clientes.

     La que optó por la carrera universitaria, sabemos de qué vive y vivirá.  De la que escogió servir a la Sociedad u Organización religiosa..., ¡no sabemos cómo se gana la vida!  Parece que quien trabaja en una empresa mundana es un tonto de remate, ¡pudiendo vivir del "aire" cuando te dedicas a los intereses de la comunidad religiosa!  Un viejo betelita cordobés, decía: "Quien no corre de joven, de viejo galopa".  Y una persona, sin cualificación académica y sin experiencia profesional, en un mundo con una economía globalizada y un mercado laboral tan especializado..., ¡prácticamente está destinada a una vida de privaciones y dependencias  --con un amor propio por los suelos--  y a ingresar en la lista de desempleados de larga duración!  Finalmente, tendrá que acabar en los servicios sociales o, lo que es peor para un Testigo de pro, en la competencia..., en Cáritas.

     En la página 16 de esta misma revista, encontramos algunas frases para enmarcar, escritas por el Cuerpo Gobernante:
APROVECHEMOS LA MEJOR EDUCACIÓN DE TODAS
¿Qué ambiente se respira en la mayoría de las universidades de este mundo?  ¿Verdad que suelen ser foco de descontento social y político, y se caracterizan por la inmoralidad y los excesos?  (Efesios 2:2 ["en los cuales en un tiempo anduvieron conforme al sistema de cosas de este mundo, conforme al gobernante de la autoridad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de la desobediencia".])  En contraste, la organización de Jehová ofrece la mejor educación en el pacífico ambiente de la congregación cristiana.  [...]
Hoy día, elegir la mejor educación también nos traerá alegrías y recompensas.  Para muestra, veamos el caso de Michael.  Él sacó tan buenas notas que sus profesores lo invitaron a una reunión para hablar sobre sus posibilidades de entrar en la universidad.  Pero, para sorpresa de ellos, Michael decidió tomar un curso vocacional corto.  Al poco tiempo ya podía mantenerse y era precursor regular.  ¿Siente que se haya perdido algo?  Él comenta: "La educación que obtuve como precursor, y ahora como anciano de congregación, tiene un valor incalculable.  Las bendiciones y responsabilidades que he recibido compensan de sobra el dinero que hubiera podido ganar.  ¡Cuánto me alegro de no haber ido a la universidad!
La educación divina es la mejor que existe, pues nos ayuda a servir a Jehová como esclavos y nos a conocer su voluntad.  [...]  La Atalaya, 15 de octubre de 2013, página 16.
     En el sitio oficial de la confesión religiosa de los testigos de Jehová, podrás descargarte gratuitamente la totalidad de la revista y así poder leer íntegramente el artículo:
http://www.jw.org/es/publicaciones/revistas/?contentLanguageFilter=es&pubFilter=w&yearFilter=2013

     Según indica la entidad religiosa, el joven creyente tiene una disyuntiva: elegir una carrera universitaria mundana,  o dejar de lado esa titulación académica y dedicarse a "vender" los productos de la empresa religiosa..., por la cara y autofinanciándose el "vendedor" con trabajos esporádicos y mal pagados.  Básicamente, el que opta por seguir las directrices de la confesión religiosa, está hipotecando su futuro, y le espera una futuro laboral y económico bastante negro.  ¡No se puede servir a Dios y estudiar en la universidad!  ¡Uno tiene que decidirse por servir a un amo, o al otro!

     Cuando uno es joven y vive con el apoyo financiero de sus padres, es muy fácil dedicarse a promover los intereses económicos de la confesión religiosa..., sirviendo como precursor.  O, durante un tiempo, mientras se es soltero y sin responsabilidades familiares, "pasárselo bien" sin tener que hincar codos y recibiendo: "privilegios", protagonismo, consideración social, palmaditas en la espalda y los diferentes parabienes insustanciales por parte de los caciques de la confesión religiosa.  Sin embargo, ¿qué pasará si te falla la salud...?  ¿Quién te mantendrá económicamente?  O, ¿qué pasará si conoces a tu media naranja y decides formar una familia?  ¿De qué se vivirá?   Si tienes hijos, ¿qué tipo de educación les podrás dar?  ¿Te ayudará económicamente la Sociedad u Organización?  Y los más probable de todo, ¿cómo te las apañarás si entras a formar parte de la lista de los parados de larga duración...?  ¿Cómo te irá una vida sin cotizaciones a la Seguridad Social, sin paga de jubilación?

   Para las personas ajenas a la comunidad religiosa de los testigos de Jehová, les puede parecer que la "formación" que suministra la entidad religiosa a estos miembros, es alguna.  El joven de la experiencia anterior lo dice así: "La educación que obtuve como precursor, y ahora como anciano de congregación, tiene un valor incalculable".   Estoy de acuerdo con él: en esta etapa de la vida, no puede "calcular" el daño que se ha hecho, ¡eso llegará inexorablemente después, con la edad!   La Escuela de Precursores, dura dos semanas..., y básicamente son técnicas de mercadotecnia.  La Escuela para Ancianos, dura una semana, te enseñan a seguir las instrucciones del Cuerpo Gobernante: mientras ejerzas el cargo de ancianos, recibirás cartas desde la dirección de la entidad religiosa y tu trabajo consistirá en seguir al pie de la letra las instrucciones.

     Ahora, dime, ¿con esta "educación" adjetivada como la mejor, qué opciones tienes en el mercado laboral de tu localidad?  ¿Dónde, en todo este proceso que recomiendan los mandamases mundiales de la confesión religiosa..., se menciona que te apoyarán económicamente?  ¡En ningún sitio!  ¡Y te lo dice alguien que ingenuamente siguió todas estas directrices que ahora recomienda la confesión religiosa!  He hecho el precursorado, he servido más de una década en la sede nacional de los testigos de Jehová en España, me he pasado la mitad de mi vida siguiendo sus directrices...  Sé de lo que hablo.  Conozco a mucha gente que les hizo caso y están ahora en la indigencia y sin el amor propio de quien tiene un empleo que le da para llevar una vida digna.  ¡Todo esto es un timo de tomo y lomo!  ¡Estarás hipotecando tu futuro si les haces caso!

     Nuestra confesión religiosa, ¿regenta algún hospital?  ¿Alguna residencia geriátrica?  ¿Algún albergue para madres solteras o para personas dependientes de sustancias estupefacientes?  ¿Algún banco de alimentos?  ¿Qué hacen con el dinero de las donaciones y el de las ventas de nuestras "iglesias y catedrales" (Salones del Reino, Salones de Asambleas y Casas Betel)?  ¿Por qué son totalmente opacos en las finanzas?

     La disyuntiva que presentan antes los jóvenes, es inmoral.  No es ética.  Tampoco cristiana.  Es propia de caraduras.  Uno puede cursar una carrera universitaria y creer en Dios y estar dedicado a Él y al prójimo.  ¿Mi consejo?  ¡No les hagas caso!  Vivimos en un mundo laboral globalizado y muy especializado, el tener estudios universitarios no es una garantía absoluta de empleo y un sueldo que os permita vivir dignamente..., ¡pero el no tener estudios académicos..., es muchísimo peor!

     Además, piensa que los miembros del Cuerpo Gobernante, viven a cuerpo de rey con nuestros donativos: buena ropa, buen comer y un mejor beber.  Les cubrimos todos los gastos y lujos.  Tienen buenos vehículos con todos los gastos pagados.  Tienen piscina climatizada, calefacción y aire acondicionado, sauna, baños turcos, jacuzzi, gimnasia, cancha de tenis, pádel, etc., etc. etc.  No pagan, ni luz, ni agua, ni gas ni electricidad. ¡Y no tienen que pagar ni un céntimo por todas estas cosas..., porque todos estos lujos los pagamos tú y yo con nuestras donaciones!  ¿Se puede recomendar a los demás a que lleven una vida espartana, mientras tú disfrutas de todas estas comodidades..., sin pegar un palo al agua?  Sencillamente, ¡no tienen más cara dura porque no entrenan!

     Comparte este artículo de La Atalaya, con tus compañeros de colegio y con los profesores con el fin de tener una charla en clase.  ¡Divúlgalo!

     La verdad, toda la verdad y nada más que la verdad.  ¿Quién es el padre de la mentira y todos los chanchullos teocráticos en el nombre de Dios?