martes, 9 de febrero de 2010

¿Has sido betelita o precursor especial? Dile a Betel: "¿Qué hay de lo mío?".

Centro de la Adoración Pura en España

Estimados camaradas víctimas de las tropelías watchtowerianas:

Se acerca el glorioso cumplimiento de otra profecía que afectará las finanzas de la Orden Ajalvireña del Voto de Pobreza y el Santo Pedir. Los apóstatas somos la repanocha..., ¿a quién dimitirá ahora el Governing Body Bank?

Hay un despacho de abogados de Madrid que está preparando la demanda de un conjunto de ex trabajadores (betelitas y precursores especiales) para reclamar la justa y debida compensación económica por los años empleados como ministros de tiempo completo en esta empresa..., ¡de esta demanda no los libra nadie! La ley es la ley, al César lo que es del César, ¿debe el cristiano genuino cumplir con sus obligaciones financieras con el Reino de España, o, debe intentar escaquearse de pagar e indemnizar a los ex trabajadores?

Una pregunta para los más avispados en derecho laboral, ¿qué le pasa a una empresa que --por años-- no ha cumplido con sus obligaciones de cotización a la Seguridad Social para con sus trabajadores? ¿Alguien sabe la respuesta correcta? Ya avisamos de antemano, ¡no valen ni las especulaciones ni los presentimientos, sólo el derecho laboral?

Por ejemplo, podemos imaginarnos que hemos estado en el precursorado especial o en Betel por equis años, pero desde hace mucho tiempo --hace más de cuatro años-- dejé este servicio (empleo), ¿tengo derecho a una compensación económica, ya que no se cotizó a la Seguridad Social por mi?

Te contesta el Departamento de Asuntos Legales Apóstata:

"Querido hermano en la fe:

El asunto y la indemnización la tiene que determinar un tribunal de lo social. Te tienes que buscar un abogado laborista para que te represente. De lo que no hay duda es que la empresa en cuestión (la confesión religiosa de los testigos de Jehová) tiene que indemnizarte por cada mes y año que hayas estado trabajando allí. Por ejemplo, ¿has estado cinco años en Betel? Pues entonces la empresa deberá indemnizarte en metálico por cada mes que hayas trabajado allí. El juez determinará la cantidad que te corresponderá por mes (aunque el abogado puede darte una cifra aproximada fundamentada en otros casos similares que hay en la jurisprudencia). Una cifra a la baja, serían 300€ por mes trabajado, multiplica eso por doce meses y luego por cinco años, ¿a cuánto asciende el monto? ¡Espabila pardillo integral ibérico!

¿Qué pasa si he sido despedido de Betel o me ido voluntariamente, en los pasados; uno, dos, tres o cuatro años?

Pues, la confesión religiosa deberá pagar todas las cotizaciones tuyas a la Seguridad Social por un máximo de cuatro años..., ¡además de la multa correspondiente por escaquearse de pagar esas cantidades a la Seguridad Social! Lo que exceda de cuatro años atrás, deberán de pagártelo en metálico a ti..., ¡en mano! ¿Lo pillas?

Algún lector ha escrito que no pueden reclamar esos años atrás porque ellos han firmado el Voto de Pobreza de la Orden..., ¿eso quién te lo ha dicho, la confesión religiosa, no? No seas pardillo. Cuando estás en una empresa y te han despedido o tú decides irte, ¿le preguntas al Departamento de Recursos Humanos qué es lo que te corresponde de indemnización, o, más bien, vas y te informas en un abogado laboralista? ¡Que es que tenemos que enseñaros todo..., hombre!

Normalmente, por la consulta al abogado no tienes que pagar nada. Si el abogado acepta el caso, él se llevará sobre un 10% --más o menos-- del dinero que tú recibas como indemnización..., ¡lo preguntas también cuando hables con el abogado!".

Éstos somos los apóstatas. Así somos de malos, ¿quién mira por tus intereses..., la Sociedad Watch Tower..., o los apóstatas? ¿Quién te informa de la verdad y quién te la oculta? ¿Quién busca tu bien y quién quiere llevárselo crudo lo que te pertenece legalmente..., a la chita callando? ¿Quién mira porque tengas los suficientes años cotizados para que puedas cobrar tu pensión de jubilación el día de mañana..., nuestra "madre" la Organización..., o los apóstatas! ¡Abre los ojos, pardillo integral! ¡Que no te timen más! ¡Dale a la Watch Tower donde más le duele..., tócale el dinero!

¡POR VOSOTROS, POR NOSOTROS, POR LOS MÁS DÉBILES, POR TODOS...!