miércoles, 25 de agosto de 2010

Sin fe..., ¡no hay dinero!

Tejota (desde el burladero)






La Biblia y el Dinero: Administrándose uno el dinero en el tiempo del fin

http://www.extj.com/showthread.php?18285-Urge-contribuir-por-las-revistas

Estimados camaradas que sudáis la gota gorda para llegar a fin de mes:

La peña no echa parné en las cajas de contribuciones de los Salones del Reino..., ¡salvo las abuelas con una perspectiva de vida de un par de telediarios! Ellas son las únicas con suficiente fe como para confiar sus donativos a los pedigüeños sin fronteras que, a cambio del dinero te prometen una parcela en Wacthtowerlandia, donde podrás vivir en eterna juventud y perfección, allí, en ese paraíso terrestre, te prometen trabajo eterno de jornada completa para la Watchtower..., ¡nada de paro, nada de desempleo, nada de INEM! ¿Pensabas ir al paraíso para echarte a dormir debajo de la higuera? Lo tienes crudo..., ¡el Cuerpo Gobernante no tiene planeada ninguna zona de ocio allí!

El tema que nos ocupa no es un problema puntual ni ibérico, trae cola desde hace bastante tiempo. El testigo de Jehová típico, manifiesta una absoluta confianza en las profecías de la Sociedad..., ¡de puertas para afuera! Pero, tiene el puño apretado y no quiere compartir el fruto del sudor de su frente con los de: la piscina climatizada, el jacuzzi, la sauna, el gimnasio y la cancha de tenis ajalvireña. El pardillo del publicador ibérico no es tan pardillo al fin y al cabo. Ha perdido la fe en la Organización y se aferra con todas sus fuerzas al poco dinero que tiene para llegar a fin de mes. Tanta generación traslapada, tanta verdad caduca, tanta profecía falluta, tanta tomadura de pelo teocrática..., ha tenido sus consecuencias. ¡La gente no tiene fe en el Cuerpo Gobernante y por este motivo no echa ni un duro en la alcancía! Podríamos bordarlo mejor, con más palabras y ejemplos, pero, al final..., ¡esa es la esencia!

Nuestro camarada Tejota, desde el foro de Mary y David Fuentes, nos comunica lo que es vox populi desde hace tiempo en las congregaciones de España..., ¡no hay parné! También, la singular manera de pedir que nos rasquemos el bolsillo por parte de los vividores de turno. Esto escribía el pasado 8 de agosto. ¡Oído al parche!:

"URGE CONTRIBUIR POR LAS REVISTAS


En necesidades de la congregación de la semana pasada se habló, por segunda vez en cinco meses, de la urgencia de “contribuir” por las revistas, ya que “el déficit es muy acentuado”. ¿Pero no quedamos en que no se venden las revistas, que tan solo se sugiere una contribución para la obra y no por la literatura? Y si la contribución es voluntaria, ¿a qué viene eso de decir que hay déficit para cubrir el costo de las revistas?

Se puso el ejemplo de 1 euro por revista, “por decir algo”. Si un publicador se lleva treinta revistas, lo más lógico es que contribuya con 30 euros para la obra. “No vendemos las revistas, pero es de lógica que al menos contribuyamos para el costo, por decir algo, con 1 euro por revista”, dijo el anciano que dio la asignación. Y también: “Al momento de retirar las revistas, justo es que contribuyamos tanto lo nuestro como lo contribuído por las personas a las que predicamos”.

Y me pregunté: hay publicadores que se llevan 100 revistas; y algunos, más. ¿Quiere eso decir que ellos tienen que poner de su bolsillo, “por decir algo”, 100 euros al momento de retirarlas, más lo que consigan de contribución de la gente a la que les colocan la literatura? Es decir, que el publicador contribuye primero con 100 euros de su bolsillo y después echa en la caja de contribuciones lo que recauda de la gente. O sea, que las contribuciones se duplican por la misma revista. ¿Y encima dicen que hay déficit?

¿Y qué podemos decir de los publicadores en paro? Algunos no cobran subsidio de desempleo y dedican muchas horas a predicar. Suelen ser los que más revistas colocan. ¿Tienen que contribuir de su bolsillo y después contribuir lo que recogen por donaciones?

Es evidente que el anciano que dio la asignación solo pensaba en el dinero que debía entrar en las arcas y no en las necesidades de la gente. ¡Qué diferente fue aquel a quien toman por Maestro!".

Puedo confirmar lo que dice Tejota, en el entorno que me muevo --las congregaciones próximas-- hay una crisis financiera persistente y con mucha dificultad se llega a pagar el préstamo o "deuda moral" contraída con Betel para la compra de nuestro Salón del Reino que, curiosamente está escriturado a nombre de la Asociación. Son muchos meses y la cosa no mejora, sino que empeora. No llegamos, pero tampoco llegan las congregaciones con las que tengo trato, por lo que parece que el mal es endémico. He hablado con muchos ancianos de diferentes lugares de España y suelen coincidir en lo mismo..., ¡los hermanos no echan dinero en las cajas de contribuciones!

Básicamente, los publicadores se llevan las publicaciones del Salón del Reino sin echar un real. Guardan las revistas en casa hasta que el montón alcanza la altura permitida por el armario y entonces llega el momento de cargar el carro de la compra con las revistas e ir al contenedor de la basura..., ¡así hasta empezar un nuevo ciclo sin fin! Algunos, como mucho, suelen echar una modesta cantidad de dinero por lo que ellos consideran los gastos legítimos del Salón: el agua y la luz..., ¡los lujos de los mandamases que se los paguen ellos!